Ciencia

Descubren cuatro nuevas especies de hongos en la Antártida

Un grupo de la Universidad de Chile ha descrito estos nuevos hongos, pertenecientes a un género que ha sido poco estudiado y del que nunca se habían encontrado especies en el Hemisferio Sur.

Nuevos hongos descritos en la Antártida.
Nuevos hongos descritos en la Antártida.

Más de una década atrás, en el año 2010, un equipo de científicos de las universidades de Chile y de Santiago, junto al Instituto Canario de Investigaciones Agrarias, realizó una expedición a la Antártica para, entre otras cosas, recoger muestras de diferentes hongos que se encontraban en el Continente Blanco.

Grande fue la sorpresa de los científicos cuando al analizar la colección se dieron cuenta de que “un 75 por ciento de los hongos que íbamos aislando no los podíamos encontrar en nuestra base de datos, y no podíamos clasificarlos a nivel de género”, recordó Inmaculada Vaca, profesora del Departamento de Química de la Facultad de Ciencias.

La académica agrega que, al estar trabajando en la parte taxonómica, “salió en 2014 un artículo de hongos del Hemisferio Norte donde se describían nuevas especies. Comenzó a haber más datos genómicos y nos dimos cuenta que estos hongos que no habíamos podido clasificar pertenecían al género Pseudogymnoascus”.

No existen registros en el Hemisferio Sur de estos hongos hallados en la Antártida

Lo particular de este descubrimiento es que, hasta el momento, no existen registros de hongos de esta familia en el Hemisferio Sur, mucho menos en la Antártida. “Es muy importante porque estamos haciendo las primeras descripciones de estas especies, y todo apunta a que hay especies nuevas de este género que son endémicas de la Antártica, y es todo un logro por la poca información que había al principio. Con nuestro aporte se abre la posibilidad para describir muchas especies de este género que debe haber por seguro allá”.

Consultada por la importancia de este avance, la profesora Vaca destacó que el lograr una descripción detallada de estas especies permite conocer mejor la biodiversidad fúngica del Continente Blanco, y -por lo tanto- tomar medidas eficaces para conservarla, y con ella también al ecosistema antártico en su conjunto.

Inmaculada Vaca, Universidad de Chile.

Permiten que otros microorganismos puedan alimentarse

“Los hongos tienen la particularidad de que son regeneradores de las fuentes primarias de materia orgánica, entonces son fundamentales porque permiten que otros microorganismos puedan alimentarse. Toda la materia orgánica que otros organismos no pueden digerir, ellos hacen que pueda ser absorbible”, aseguró la académica, que además recordó que muchos ecosistemas se destruyen por perder la microbiota que tienen, lo que hace que los suelos pierdan sus nutrientes.

Finalmente, en cuanto a la proyección del trabajo que se encuentran realizando, la profesora Vaca explicó que actualmente están desarrollando varias líneas de trabajo. “Continuamos la identificación de más especies, y nuestra idea es identificarlas a todas a nivel de especie, mientras que seguimos estudiando el metabolismo secundario de los hongos, secuenciando genomas de estas cepas y realizando la parte química de la purificación de los metabolitos que producen”, detalló.

La idea, apunta, es conocer la genética de las especies y conectarla con la especie fúngica que la produce. Es “un trabajo lo más global posible respecto a estos hongos antárticos, y no quedarnos con solo una parte más superficial”, finalizó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.