Medio Ambiente

Una guía ayuda a reducir la contaminación con la restauración vegetal de las carreteras

carreterag1.jpgLa Junta de Andalucía ha editado una guía para la restauración vegetal de las carreteras en la que se ofrece información sobre las especies autóctonas y las condiciones ambientales del terreno; una lista de las especies más adecuadas para la reducción de la contaminación provocada por los vehículos; y un listado de árboles y arbustos adecuados para mejorar la seguridad, como la reducción de destellos.

El director general de Carreteras de la Junta de Andalucía, Jesús Merino, ha dado a conocer en Almería la guía especializada sobre tratamiento vegetal de las carreteras andaluzas. Le han acompañado en la presentación Alejandra Mª Rueda Cruz, delegada provincial de la Consejería de Obras Públicas y Transportes, y Braulio Asensio, de Analiter que ha confeccionado el trabajo.

La guía se ha editado con el objetivo de facilitar información a los técnicos sobre las especies autóctonas y las condiciones ambientales del territorio. Con esta información, los responsables de las obras podrán diseñar los planes de restauración paisajística más favorables para el entorno y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

La plantación de las especies adecuadas es un factor determinante para que la vegetación actúe como reductora de dióxido de carbono, con efectos positivos sobre el medio ambiente. Además, los árboles y arbustos plantados en el entorno de las carreteras contribuyen a una conducción más segura evitando destellos, disminuyen la erosión de los taludes en márgenes y embellecen el trazado, integrando la infraestructura en el paisaje.

La Junta de Andalucía ha elaborado para cada provincia un mapa, con sectores diferenciados por colores en función del tipo de paisaje predominante. Se adjunta una lista con los tipos de árboles y arbustos presentes en cada una. En el reverso se añade información para elegir la especie, que va desde el tipo de hoja hasta la resistencia, tanto a condiciones climáticas (viento, temperatura y sequedad) como ambientales: proximidad al mar, contaminación urbana e industrial y altitud.

También se precisa la velocidad de crecimiento, posibles enfermedades o exigencias de mantenimiento. Estos datos están referidos no sólo a las especies autóctonas sino también a las naturalizadas, especialmente recomendadas para zonas urbanas, como travesías y accesos a núcleos poblacionales.Además de la información especializada sobre el tipo de vegetación, la guía ofrece consejos de plantación, datos sobre características climáticas y un pequeño mapa de los ámbitos paisajísticos del territorio.

Para elaborar la guía se ha utilizado datos de fuentes especializadas, incluyendo el Instituto de Cartografía de Andalucía, Consejería de Medio Ambiente, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación o el Instituto Geológico Minero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.