Noticias de Economía

El cambio climático alargará la temporada turística valenciana

Compartir

Un estudio de Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico Regional en la Universidad de Alicante (UA), y Juan Javier Miró, profesor de Geografía Física en la Universidad de Valencia (UV), analiza cómo el incremento de las temperaturas permite ampliar la temporada turística en primavera y otoño, pero genera peor “confort climático” en el centro del verano. El trabajo, publicado en la revista Investigaciones Turísticas de la UA, explica cómo la subida de las temperaturas nocturnas en las zonas costeras y las diurnas en el interior impactan en el sector turístico valenciano.

El artículo muestra cambios en la temperatura y en los patrones estacionales de las lluvias, que inciden en el confort climático, un recurso principal para el turismo. En concreto, se ha detectado un aumento de las temperaturas máximas en verano y al final de la primavera, sobre todo en el interior, un aumento de la frecuencia de “noches tropicales” (temperatura mínima nocturna superior a los 20ºC) en la zona costera y un incremento de la temperatura del agua del mar Mediterráneo.

“La actividad turística es uno de los principales motores económicos de la Comunidad Valenciana, al mismo tiempo que se fundamenta en gran medida en las condiciones climáticas idóneas para el recurso ‘sol y playa’. En este contexto, el cambio climático afecta a estas condiciones, que pierden parte de su idoneidad típica en verano. Pero, al mismo tiempo, también abre nuevas oportunidades con mejores condiciones climáticas en el centro del verano, y mejora la aptitud para nuevas formas de turismo en el interior que se ve muy favorecido por la reducción de la temporada fría del año”, destaca Miró.

Como consecuencia de estos factores, “la investigación prevé una fuerte pérdida de confort térmico en verano de cara al año 2100, mientras ocurre lo opuesto para el invierno, ya que en esta estación la tendencia es hacia una mejora en toda la Comunitat. Además, es de esperar un aumento relativo del confort en las áreas montañosas y partes altas, no solo en invierno sino también en otoño y primavera”, apunta Olcina.

Jorge Olcina y Juan Javier Miró.

La rapidez de adaptación del turismo es esencial para mantener la competitividad y su fuerte influencia en la economía regional. Por eso, los autores proponen las siguientes medidas: modificar el calendario de “temporada alta” para incluir los meses de junio y septiembre, mejorar el acondicionamiento climático de los establecimientos turísticos, disponer de buenos sistemas de abastecimiento de agua y modificar los protocolos de protección civil y sanidad pública para hacer frente a peligros climáticos como las fuertes lluvias.

Los objetivos de la investigación han sido estudiar la distribución territorial del confort térmico en la Comunidad Valenciana, mediante el análisis de factores climáticos y geográficos, y proyectar la situación a finales de este siglo en el contexto del actual proceso de calentamiento climático. Se ha hecho uso del Índice de Confort Climático de Mieczkowski (TCI), una herramienta para evaluar la aptitud turística que ofrece un clima en base a sus características.

La investigación de Juan Javier Miró se centra en el estudio del cambio climático en la cuenca mediterránea de la Península Ibérica y en el desarrollo de técnicas de reconstrucción y análisis de bases de datos de carácter climático. Los trabajos de Jorge Olcina se focalizan en diversas temáticas geográficas relacionadas con la Ordenación del Territorio, Climatología y Riesgos Naturales.


Artículo:
Miró Pérez, J. J. y Olcina Cantos, J. (2020). “Cambio climático y confort térmico. Efectos en el turismo de la Comunidad Valenciana”Investigaciones Turísticas (20), pp. 1-30. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.