Noticias de Energía

Un yacimiento de agua caliente servirá para climatizar invernaderos en Almería

Compartir
Sondeo del yacimiento de agua caliente.
Sondeo del yacimiento de agua caliente.

La Comarca de Níjar es conocida por su parque natural y por ser el resultado de una intensa actividad volcánica. Parte de la fuera empleada por la Tierra para moldear el terreno todavía está presente en forma de un yacimiento de agua caliente, que se quiere emplear en climatizar 3.000 hectáreas de invernaderos.

Se trata del primer proyecto de geotermia que se pone en marcha en la provincia de Almería, una manera de aprovechar esta energía renovable y de evitar las emisiones de dióxido de carbono que se generan con la producción de calor para invernaderos.

La fuente de energía geotérmica fue encontrada casi por casualidad por un joven ingeniero agrónomo cordobés afincado en Almería, Carlos Díaz, en su propio invernadero. Ahora grupos de inversores han firmado compromisos económicos de hasta 6 millones de euros para que ponga en marcha la primera planta que garantizará 12 meses de producción lineal, con la misma temperatura las 24 horas del día y libre de plagas, lo que supondrá una ventaja competitiva capaz de desbancar a competidores como Marruecos en la carrera por el mercado Europeo.

La implementación del sistema permitiría generar hasta unos 4.000 nuevos empleos en el campo de Níjar, además de otros 7 de alta cualificación en cada una de las 20 estaciones que gestionarían el yacimiento al 100% de sus posibilidades.

El hallazgo cuenta ya con los permisos de investigación estatales y el soporte tecnológico de una multinacional holandesa (IFTEC), que durante los dos últimos años ha trabajado con el desarrollador del modelo en Almería para generar un sistema de estaciones modulares, pequeñas plantas o microinstalaciones que tomarán energía del mismo yacimiento pero acercando la fuente natural a las diferentes explotaciones.

sondeo-yacimiento-agua-caliente-nijar-trabajos-previos

El objetivo es evitar enormes y costosos tendidos de líneas de suministro como en el caso del gas natural. Asimismo, el Estado ya se ha hecho con los derechos sobre las 21.812 toneladas de CO2 que dejarán de emitirse a la atmósfera utilizando esta energía limpia una vez instalados los primeros 3,5 MW, pero sólo el yacimiento de Níjar podría proporcionar 1.500 MW de potencia energética térmica, 1,5 veces más que la central  eléctrica de Carboneras (funciona con Carbón y ocasiona unas emisiones a la atmósfera de más de 6 millones de toneladas anuales en pleno corazón del Parque Natural de Cabo de Gata Níjar).

El modelo es aparentemente sencillo, puesto que se trata de utilizar la temperatura del agua encontrada a 1.500 metros de profundidad para dar calor a los invernaderos durante el invierno y evitar el efecto de las heladas o los cambios climáticos que, entre otros efectos, provoca la aparición de hongos y enfermedades.

Controlando esta variable en el sistema de producción la calidad en esa estación será uniforme y libre de micro craking, el mal que hace al tomate almeriense enfermar durante su largo recorrido en camión hasta los mercados de Europa del norte. Pero la misma fuente energética servirá para generar el efecto contrario en el verano, aportando frío para poder alargar la campaña incluso en los meses de ola de calor.

Generado al 100% desde Andalucía, el nuevo sistema parte de un yacimiento natural, pero ha sido enriquecido con diseño industrial propio para adaptarlo a la agricultura gracias al apoyo de inversores especializados en instalaciones industriales, Sacyr y otros. Esta intervención de terceros ha generado que antes incluso de que la primera planta obtenga el último permiso pendiente de las instalaciones, competencia de la Junta de Andalucía, ya ha despertado el interés de zonas de producción como Murcia, Catalunya o varios grupos industriales del Caribe.

Actualmente la climatización de una hectárea de invernadero tiene un coste de unos 70.000 euros, lo que deja fuera del alcance de los pequeños agricultores esta opción, mientras que la tecnología aplicada de Cardial (Cardialra.es) tiene un coste de instalación de unos 15.000 euros que se amortizan en una única campaña, ya que la producción estimada es de 25 kg de tomate por metro cuadro frente a los 9 o 12 actuales.

Una vez obtenido el “ok” de la administración autónoma la empresa iniciará de manera inmediata la instalación de la primera planta que podría estar funcionando la próxima campaña.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.