Medio Ambiente

Un grado más y un 30% menos de lluvia

cabo-de-gata-genovesesLa comunidad andaluza se está viendo afectada por el cambio climático. Entre 2007 y 2015, la temperatura media subió 1,1 grado y las precipitaciones se redujeron en un 30 por ciento, a pesar de que las emisiones de gases invernadero disminuyeron un 26 por ciento.

Son algunos de los datos más destacados del Informe Medio Ambiente en Andalucía (IMA 2015), en el que se constata la consolidación de la tendencia global del cambio climático en Andalucía, y que fue presentado por el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, al Consejo de Gobierno.

El consejero ha informado también sobre la participación de la delegación andaluza en la reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP22) celebrada en Marrakech (Marruecos), además de ofrecer los datos del último informe sobre escenarios futuros de este fenómeno en la comunidad, elaborado por la Red de Información Ambiental de Andalucía (Rediam) a partir del análisis de la evolución de los ecosistemas de la región y de las series históricas de sus estaciones meteorológicas.

Entre sus principales previsiones, el estudio señala que las temperaturas podrían subir entre 2,1 y 3,9ºC a finales del siglo XXI, mientras que las precipitaciones bajarían un 15% en el mejor de los supuestos y un 26% en el peor.

En su presentación del IMA 2015, Fiscal ha subrayado que la Junta fue la primera administración autonómica en disponer de sus propios estudios sobre vulnerabilidad e impactos del cambio climático en los recursos naturales y los sectores socioeconómicos. Sus últimos datos, recopilados por Rediam, apuntan a una acentuación del carácter mediterráneo del clima andaluz durante esta centuria, con más meses secos y cálidos, mayor aridez y una simplificación de la diversidad. El número de días con temperaturas de más de 35ºC pasará de los 33 actuales a prácticamente el doble a finales del siglo XXI. Por su parte, la evaporación subirá de un 15% a un 20%, dando lugar a un balance hídrico deficitario en un 40% al actual promedio histórico.

El consejero de Medio Ambiente ha señalado que los datos analizados para Andalucía en el IMA 2015 se sitúan en línea con la tendencia global. El pasado año fue calificado por la NASA como el peor en el comportamiento de las variables meteorológicas desde que existen mediciones históricas (1880). En 2015 se registraron a escala mundial concentraciones de CO2 (dióxido de carbono) de 400 partes por millón, con un incremento de más de dos puntos pese al esfuerzo realizado por numerosos países y a la crisis económica de la última década. Como consecuencia de ello, el nivel de los océanos aumentó en 70 milímetros respecto a la década de los 90 del siglo XX, las sequías afectaron a un 6% más de territorio y la temperatura subió 0,76ºC por encima del promedio de 1961-1990.

Respecto a la participación andaluza en la reciente en la Cumbre de Marrakech, José Fiscal ha destacado, entre otras iniciativas, la firma de un nuevo memorando con el Gobierno marroquí y con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para reforzar las acciones vinculadas a la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo, así como los encuentros con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cuyo Centro de Cooperación del Mediterráneo se ubica en Málaga.

En la Cumbre de Marrakech también se presentó el Congreso Internacional de Cambio Climático que se celebrará en Huelva en mayo de 2017, así como las iniciativas de seguimiento de este fenómeno en espacios naturales andaluces como Doñana, Sierra Nevada o Cabo de Gata-Níjar.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.