Juan García: “No veo necesarios los dobles grados pero se venden muy...

Juan García: “No veo necesarios los dobles grados pero se venden muy bien”

Juan García, vicerrector de Enseñanzas Oficiales y Formación Continua de la UAL.
Juan García, vicerrector de Enseñanzas Oficiales y Formación Continua de la UAL.
Juan García, vicerrector de Enseñanzas Oficiales y Formación Continua de la UAL.

Vicerrector de Enseñanzas Oficiales y Formación Continua de la Universidad de Almería, Juan García, tiene una visión clara de lo que debe ser una universidad pública y de la responsabilidad social que debe reinar en la institución. Aunque lleva un par de años al frente de este área, es en este curso cuando realmente se estrena el mapa de títulos diseñado por su equipo. Entre los logros que más le enorgullecen, haber multiplicado la formación dual y multiplicar por diez las ofertas de este tipo de becas. Con él repasamos las claves de su área y nos habla de los grados y másteres de la UAL. 

¿Cómo se vende la UAL?

La UAL se vende bien, a pesar de ser una universidad pequeña. Se vende bien desde el punto de vista situacional, al ser una ciudad pequeña, cómoda, con buenos servicios, buen clima… por esa parte tiene una fama considerable de ser un sitio acogedor, en el que se está cómodo y que no tiene unos precios desorbitados. La residencia también está dando buenos resultados, gracias a la nueva gestión que ha apostado por dar nuevos precios y por adaptarse a otras necesidades.

La situación viene dada, ¿qué ocurre con la aceptación de la oferta docente?

En la parte docente, nuestras líneas estratégicas se venden bien. Almería se identifica mundialmente por todo lo asociado a lo agroalimentario y también lo medioambiental. Son dos campos muy relacionados entre sí y las grandes empresas están apostando por ello, por ejemplo, como la actuación de Endesa en su planta de Carboneras, donde implantó un sistema para la reducción de las emisiones.

¿Se ve la estrategia de la UAL en los títulos generalistas?

Algunos de los títulos generalistas han ido especializando sus itinerarios, influidos por estos dos grandes ejes estratégicos. En el ámbito de Ciencias Económicas y Empresariales, Economía y Marketing hay muchos investigadores trabajando en estos campos. Y te los encuentran también en otros campos de las Ciencias Sociales como Educación, Derecho, también en parte de Salud… se han ido orientando, al menos en sus aspectos investigadores, hacia estos grandes temas en los que destaca la Universidad de Almería. Aunque ahí tenemos que trabajar algo más.

También hay que hablar de otros elementos que complementan la estrategia, que yo creo que también se venden bien y son los campus de excelencia. El Agroalimentario es claro, porque es que se nos identifica así. También está ceiMar y ceiPatrimonio.

¿La oferta de títulos responde a las demandas de los almerienses?

Esta universidad se creó, el próximo 2018 se cumplen 25 años, como una universidad generalista. No podemos olvidar nuestra historia, se crea como una universidad para dar cobertura a los estudiantes de la provincia y a su tejido social y productivo. Y aquí, al final, el grueso de los alumnos está en las titulaciones generalistas y no, por ejemplo, en las ingenierías muy especializadas, aunque tenemos casos como el de Biotecnología, que está funcionando muy bien. Y probablemente, en los próximos años haya una incorporación más.

El sistema de grados actual me parece un sin sentido

En ese sentido, creo que es una oferta adecuada, nos toca hacer un trabajo de convergencia, de analizar el papel que los títulos generalistas deben jugar en esta estrategia, que yo creo que, al igual que en el campo de la investigación se ha ido puliendo. Por ejemplo, el tener un centro de investigación sobre migraciones está muy relacionado con lo agroalimentario, porque este sector genera movimientos migratorios y eso hay que estudiarlo; del mismo modo que también se ha apostado por Trabajo Social… son consecuencias de los modelos de producción y tenemos que estudiarlas.

Yo creo que a lo largo de estos 25 años se ha ido, por un lado, proyectando nuestros ejes fundamentales en el ámbito de la investigación y transferencia a los tejidos productivos, y por otro lado, y ahí es donde tengamos más recorrido, ir modulando el papel que los títulos generalistas tienen alrededor de esas líneas estratégicas.

campus-ual¿La oferta de grados está consolidada?

Hay que tener en cuenta que estamos en el sistema andaluz. Se hizo un mapa de títulos en 2009, fruto de la llamada la Declaración de Jaén. Ahora la Junta está diciendo que ahora se debe replantear. Con esto te quiero decir que no es un tema exclusivo de la UAL. De cara a los próximos años, excepto pequeñas variaciones, el mapa de grados está cerrado. En 2009/10 iniciamos una etapa nueva que hemos cerrado ahora, que es la reacreditación de los títulos. Cuando llegó este equipo de Gobierno nos tocó reacreditar todos los títulos. Ahora estamos en fase de replantear, en la fase de definición de estructura de nuevos títulos… pero de alguna manera, por la racionalidad en los recursos humanos, los cambios en grados tampoco pueden ser de la noche a la mañana. Lo que hay que repensar muy bien es ver estrategias a aplicar y tener claro cómo va a ser a nivel regional.

¿Por dónde irá el replanteamiento?

Por reforzar las líneas estratégicas y por ver que la oferta generalista las apoye. Ya se está haciendo. Almería fueron los únicos grados de todo el sistema andaluz que se quedaron en 246 créditos. Esto y el 3+2 ó el 3+1+1 tendrá que ponernos en las pistas. Hay muchos elementos que acaban de entrar y no sabemos el recorrido que van a tener. No es fácil y son cuestiones que son a medio plazo.

Sí hay una apuesta por los dobles grados, ¿no?

En esos no hay ningún problema. Nosotros hemos lanzado este año un doble grado y seguiremos ofertando más dobles titulaciones, sobre todo en másteres, en combiación con el de Secundaria. Se trata de plantear una tabla de reconocimientos. Tenemos como estrategia potenciar los dobles grados, porque es atractivo y capta buenos alumnos. Sin embargo, a mí el sistema actual de grados me parece un sin sentido. El doble grado viene muy de nuestra mentalidad española, se estila poco fuera. Porque, por definición, tú tienes un grado y haces un máster que te especialista en algo que no necesariamente está muy relacionado con esa carrera que has estudiado. Los grados son básicos y la especialización viene con el máster. Aquí seguimos dotando a los grados de competencias profesionales, por eso la gente quiere abarcar el mayor espacio posible del campo laboral.

La especialización tiene que ir en el máster, y te pongo un ejemplo concreto. El big data, para este campo se han formado muchos especialistas de Matemáticas, Informática, Estadística… pero ahora se ven big data para ciencias sociales, se han dado cuenta de que tenían a gente muy buena analizando, pero muy mala interpretando. Interpretaba la literalidad de las cosas que salían ahí, y necesitaban mentes más abiertas, más creativas, que suelen estar en las ramas de Ciencias Sociales o Ciencias de la Salud. Se han dado cuenta de que necesitan interpretadores y a esos interpretadores tienes que explicarle también algo de la tecnología. Ahí es donde hay que incidir, en un profesional generalista en la base y especialista en la formación superior.

La especialización debe ir ligada al máster

Otro ejemplo, en los pasados Cursos de Verano tuvimos un seminario sobre invernaderos inteligentes, un ámbito en el que la UAL y el sector productivo están muy bien posicionados. Y a lo que a mí me interesa, poner al recurso humano en el mercado. Hablamos con empresas del sector y le pregunté si quería agrónomos para enseñarles informática o informáticos para enseñarles agronomía. Y me decían, dame al agrónomo, que yo lo formaré en aspectos informáticos. Y eso es lo que da los dobles grados, pero yo no lo veo absolutamente necesario, lo que ocurre es que se vende muy bien. Casi todos los dobles grados tienen un efecto llamada. Cualquier doble grado activa talento.

En cualquier caso, yo haría otro doble grado más.

CAMPUS-ual-pza-rectoradoEn el caso de los másteres, sí ve conveniente una mayor apuesta por las dobles titulaciones.

Sí. Además, tenemos un ‘comodín’ que es el máster de Secundaria que lo que intentamos es que algunos másteres que han salido por líneas de investigación se acoplen al de Secundaria para darle cobertura a la especialidad. El primer experimento fue con Matemáticas, y ahora estamos estudiando Educación Física y el Máster de Historia que ahora se ha aprobado y que entrará en el 18-19 va con el compromiso de ser doble título con Secundaria. Es decir, todos los másteres surgidos de una línea de investigación, que no van a tener un volumen de alumnos importante le acoplamos la salida de Secundaria. Cubrimos un doble objetivo: generamos las especialidad, en aquellos casos en los que no esté; y, por otra, damos una cobertura para salidas profesionales. Y tenemos que un máster de investigación se convierte en un máster mixto.

Queremos potenciar esta línea, lo que pasa es que no es sencillo. Nos gustaría másteres de 90 ECTS o como mucho, 100. Que sean atractivos.

¿Se han convertido a los másteres en la nueva línea de crecimiento de universidades?

Es una forma de captar mercado y de especializar en tus líneas. Mientras que en los grados todo está más inmóvil, en los másteres ocurre justamente lo contrario. De hecho, la oferta que entra ahora en octubre es la primera planteada por este equipo. Entra Energía Solar, con un pacto con la Plataforma Solar de Almería; entra una reconversión del de medio ambiente, con una fusión de los que se ofertaban y creo que sale un máster muy interesante; sale otra máster profesionalizante de auditoría de cuentas, que habilita para el examen oficial; también un máster interuniversitario de Historia, en el que participan todas la universidades andaluzas; y la fusión de los dos de informática que había en un solo máster, que mejora la eficiencia y en un mismo programa se oferce la parte de investigación y la necesaria para el ejercicio profesional.

Estamos contentos con la oferta de este año que, en realidad, se generó hace dos años. Y es la primera de este equipo de gobierno.

El máster en Energía Solar responde a una línea de trabajo de la UAL, ¿era casi una obligación ofertarlo?

Es un experimento nuevo. La PSA ha sido muy generosa y hemos presentado desde lo público un máster que tiene una proyección internacional. Y era una necesidad, una cuestión de entendimiento. Yo creo que va a salir muy bien.

El máster en Energía Solar tiene una proyección internacional

Y este año vamos a notar un crecimiento en matrículas precisamente por estos nuevos másteres y superaremos la barrera de los mil alumnos que estábamos rozando estos años. Un factor que va a condicionar también este crecimiento es el anuncio de matrículas gratuitas, que va a facilitar el acceso a los estudios.

Plataforma Solar de Almería.
Plataforma Solar de Almería.

La nueva medida de matrículas gratuitas en Andalucía, ¿acabaría con el dilema del 3+2?

Sí, sin duda. El problema del 3+2 es el encarecimiento del máster. Yo dejaría de llamarle 3+2 y hablaría de una estructura flexible que parte de un tres y que puede terminar en un 3+1 ó en un 3+1+1, porque para determinadas profesiones no se necesita un 3+2. Porque si no estamos sobretitulando, muy de nuestro país. Hay que definir muy bien lo que quieren los estudiantes y luego definir carreras que estén entrelazadas. Es que a lo mejor uno tiene un grado de tres años y un máster puede converger con varios grados al mismo tiempo, no tiene que cerrarse exclusivamente a uno. En el +1+1 acceden de otras muchas ramas… se introducen fórmulas flexibles que se pueden adaptar.

Con la orden ministerial que regulan las enseñanzas ha establecido una serie de títulos de grado que no se pueden hacer en tres años, pero el resto sí, y también los de nueva creación que no compitan ni en contenido ni en título.

¿Cuántos alumnos de máster espera la UAL?

Este año hemos tenido 1.206 y yo creo que este año subamos en alumnos de máster. Y en grado también, por el efecto de matrícula gratuita.

laboratorios-ual--alejandro-5En formación continua se ha reducido la oferta, ¿por qué?

Hemos tenido un año de transición, hemos cambiado la normativa y ha habido un parón. Era un parón necesario, porque teníamos los títulos cambiados, teníamos que hacer reformas… ha sido un año de transición duro, pero era necesario para tomar impulso. Hemos diversificado la oferta de máster y planteamos dos momentos de matrícula. Hemos pensado que los másteres propios pueden ir en dos momentos: uno con el curso académico y, en parte,

Podemos hablar de 3+2 y también de 3+1+1

compitiendo en el mercado con los oficiales, y en esta modalidad ofertamos una docena, la mayoría de ellos muy interesantes. Y hemos dejado una convocatoria abierta para octubre, para aquellos másteres que empiezan en enero o febrero. A mí esta lógica de año natural para las enseñanzas propias, año académico para las oficiales me gusta. Yo creo que va a ser bueno, porque el año pasado de los veinte másteres propios que teníamos al final salieron la mitad; entonces, hacerlo de esta manera, como en dos fases, puede rentabilizar mejor o recoger a quienes se hayan quedado fuera de los oficiales.

Este año se ha cambiado el nombre al Centro de Posgrado y ha pasado a llamarse Centro de Posgrado y Formación Continua, ¿a qué responde ese cambio?

Ha cambiado radicalmente. Hemos fusionado el Centro de Formación Continua con la Escuela Internacional de Posgrado. Y tiene dos grandes cambios importantes, uno es de concepto, que integramos en un único centro la formación no oficial y los másteres oficiales, para que convivan mejor, para que los controles académicos exigidos a unos se lleven también a los otros, y de hecho este año los másteres propios han tardado más en salir porque les hemos exigido una memoria similar a la de los oficiales. Y que los sistemas de garantía de calidad están caminando hacia sistemas y no de títulos, como hasta ahora. Lo que queremos es que con la acreditación de nuestros títulos oficiales podamos tener parte de nuestros títulos propios acreditados. Además, hemos aprovechado para que su comisión académica sea de amplio espectro y hemos integrado a todos los decanos, cinco directores de departamento y representantes de alumnos, Consejo Social y PAS. De tal forma que las enseñanzas propias tengan una mayor transparencia en cuanto a sus criterios académicos. Y a la vez, se ve qué másteres son más transversales y sigan camino, de forma que las facultades y escuelas puedan ceder la gestión de sus másteres al Centro, algo que no existía hasta ahora. Másteres estratégicos, másteres trasversales podrán ser gestionados desde este nuevo centro, con la confianza de que todos los decanos están allí y pueden opinar sobre las enseñanzas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.