Los influencers protagonizaron el cierre de los Cursos de Verano de la...

Los influencers protagonizaron el cierre de los Cursos de Verano de la UMA en Marbella

Los Cursos de Verano de la Universidad de Málaga en Marbella finalizaron el pasado viernes en el Palacio de Congresos de la ciudad. Organizados por la Fundación General de la UMA y el patrocinio principal de Santander Universidades. Una de las últimas actividades en celebrarse fue la mesa ronda “Implicaciones jurídicas del marketing y la publicidad en redes sociales”, enmarcada dentro del curso sobre Influencers, en la que participaron Isabel Pascual de Quinto, asociada principal del bufete de abogados Garrigues; Anxo Tato, catedrático de Derecho y secretario general en Autocontrol y Ramón Herrera, profesor titular de Derecho Civil en la Universidad de Almería.

Pascual de Quinto incidió en que, aunque sea un concepto relativamente nuevo para el que no hay normativa específica, los profesionales que desarrollan su actividad en redes sociales están sujetos a las mismas limitaciones legales que rigen otros sectores, sobre todo en asuntos relacionados con la publicidad o los derechos de imagen. En este sentido, especificó que muchos de los influencers no tienen formación concreta en esta materia, ni tampoco asesoramiento jurídico, por lo que hay un riesgo en la relación que establecen las marcas y las agencias de publicidad con ellos ya que la responsabilidad recae en los contratantes. A pesar de ello, no cree que sea necesaria en la actualidad una regulación determinada para esta figura nacida con el boom de las redes sociales porque con el actual marco jurídico por el que se rigen es suficiente y que hay que esperar todavía para saber si hay vacíos legales para completarlos.

Por su parte, Anxo Tato centró su exposición en los principales problemas que a nivel jurídico se plantean cuando los influencers difunden publicidad a cambio de una prestación económica y bajo el control de una empresa anunciante, como son la necesidad de que esa publicidad esté correctamente identificada para que los usuarios perciban que se trata de un mensaje publicitario y que dicha acción se ajuste a la normativa vigente en esta materia. Señaló que, debido a que la publicidad que se hace en redes sociales a través de los influencers se integra en los mismos contenidos propios que genera la persona, surgen una necesidad especial de separación entre ambos contenidos, por lo que recomienda advertir siempre cuándo un mensaje tiene propósito comercial y cuándo tiene únicamente una finalidad informativa. 

Por último, Ramón Herrera habló sobre los límites legales en las redes sociales, poniendo el foco especialmente en lo relacionado a los menores de edad. El profesor de la UAL distinguió entre dos comportamientos: los que utilizan a sus hijos y los exponen públicamente, advirtiendo del peligro de dejar desprotegido el derecho a su intimidad y precisando que ya hay países en los que algunos padres han perdido la custodia de sus hijos por esta práctica, y los menores de edad que se convierten en influencers. En esta línea, especificó que la mayoría de ellos no cumplen la normativa, ya que para tener perfil en cualquier plataforma digital se exige un mínimo de 14 años, tal y como marca el nuevo reglamento de Protección de Datos, pero utilizan las cuentas de sus progenitores o directamente mienten en la edad. Por ello, aportó que una buena base de la que partir para solucionar esta situación sería que las grandes corporaciones apostaran por exigir un elemento identificador real para acreditar las edades de los menores y, sobre todo, concienciar a los padres de su responsabilidad en este sentido.

Como cierre, la ponencia de clausura del seminario corrió a cargo del estilista y blogger Pelayo Díaz, que ha contado a los alumnos su experiencia y repasó su trayectoria profesional, desde sus inicios en las redes sociales, su etapa formativa en la escuela Saint Martins en Londres y sus primeros trabajos en el mundo de la moda. Díaz aportó su visión personal del fenómeno de los influencers desde que su aparición a finales de la década pasada, al tiempo que señaló algunos peligros y malas prácticas en Internet y dio consejos para triunfar en las redes sociales.

Turismo sanitario

Juan Carlos Martínez, actualmente CEO de Job Management Liberty, consultora centrada en el ámbito sanitario, y que fue director de Comunicación y jefe de Gabinete del Ministro de Sanidad Bernat Soria, participó en la última jornada del curso que analiza el estado actual del turismo sanitario en España y en la Costa del Sol. En la opinión de este experto, las principales causas por las que, en un emplazamiento como nuestro país, con factores climatológicos favorables y “magníficos profesionales sanitarios”, no tiene éxito el turismo sanitario son la falta de promoción y transparencia y la inexistente unión entre el sector privado. Martínez considera que es fundamental que se publiquen indicadores sobre la cualificación de los profesionales e intervenciones quirúrgicas realizadas: “Los sistemas suelen ser opacos, pero la tendencia debe cambiar, saber qué se hace para que alguien tenga confianza y se desplace desde su país”.

También indicó que no hay datos que recojan el número de personas que llegan a España con la intención de obtener servicios sanitarios privados. Por ello, Martínez hizo hincapié en que todos los interesados, tanto la administración, por el despliegue económico que supondría, como los entes privados de Andalucía deberían constituir un grupo y hacer una apuesta seria por el turismo sanitario: “La unión haría la fuerza”. Por último, expresó su convencimiento de que en Málaga tendría una repercusión económica grande, una dinamización en hoteles, restauración…

Externalización y remunicipalización de servicios públicos

Federico A. Castillo, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Granada y magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, desarrolló su participación en los Cursos de Verano de la UMA sobre la inclinación de las administraciones por recuperar servicios públicos que pasaron a manos privadas en los últimos años: “Después de unas décadas de externalización de la prestación de servicios, tras las últimas elecciones municipales de España, se está reconsiderando el papel del sector público en esos sectores claves y necesarios para la ciudadanía, como son la gestión del agua, los residuos o el saneamiento”. Sin embargo, las iniciativas surgidas recientemente presentan una especial problemática “sin una solución acabada”, pero que, a través de su análisis, “se apuntan vías para encontrarla”.

Junto a Francisco A. Vila Tierno, catedrático de la UMA y también magistrado del TSJA, dirigió el seminario “Externalizacion y remunicipalizacion de los servicios públicos” con el objetivo de dar voz no sólo a expertos sino a actores activos de partidos políticos, sindicatos, responsables municipales y juzgados, para así dar la oportunidad de aportar su opinión sobre la complejidad de los procesos tratados.

A través de extensos debates, las consecuencias de la remunicipalización de servicios ocasionaron un fenómeno por el cual los expertos han localizado más problemas que soluciones. ¿Cómo se podría iniciar este proceso y conseguir una mayor sostenibilidad y eficiencia? ¿Qué ocurriría con el personal que presta estos servicios, cómo se incorporarían al sector público y en qué condiciones laborales? “La integración se dificulta especialmente tras la implementación de la norma de 2013, que provoca una gran problemática jurídica que, además, hace más complejas estas cuestiones”, apuntó. Además, especificó que los limites y principios que se oponen a estos procesos nacen de la denominada “tasa de reposición de efectivos”, una medida impuesta vía presupuestaria a todas las administraciones públicas por las que no se pueden incorporar más empleados. 

Para el especialista, este planteamiento de recuperación de servicios públicos supone una tendencia que incumbe a todas las distintas fuerzas políticas, independientemente de su ideología, y que ha tenido particular calado en Cataluña y, en menor medida, en la Comunidad Valenciana o Andalucía. “Existen sensibilidades distintas, porque no es un tema que deba regirse únicamente por la eficiencia, pero valores como la protección del medioambiente también entran en juego, ya que se supone que el medio público vela mejor por este tipo de principios”, matizó.

Esta semana esta oferta formativa, organizada por la Fundación General de la UMA, se traslada a las sedes de Vélez-Málaga y Ronda. El martes, 10 de julio, darán comienzo un total de seis seminarios, un encuentro y un taller.

La Universidad de Málaga cuenta para la organización de sus Cursos de Verano con el apoyo de Banco Santander, a través de Santander Universidades (www.santander.com/universidades). Además, para la realización de los seminarios y las actividades benéficas en Marbella tiene la colaboración de las siguientes entidades: Cajamar; Instituto Nacional de Administración Pública; Unidad de Igualdad de la Universidad de Málaga; Instituto Andaluz de la Mujer; Acosol; Hidralia; Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE); El Corte Inglés y Suelos de Madera FM.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.