Medio Ambiente

Los humedales aportan la cuarta parte de los servicios ecosistémicos del planeta

Los humedales y las áreas de suelos inundables ofrecen la cuarta parte de los servicios ecosistémicos ambientales. Esta es una de las conclusiones de la sesión que ha dirigido el catedrático de Edafología y Química Agrícola de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, José Navarro Pedreño, dentro del marco del XX Congreso Europeo de Suelos EUROSOIL, celebrado en Ginebra (Suiza).

Laguna de Castillo Génave, un humedal mediterráneo del Alto Guadalquivir.

A través de las ponencias inscritas en la sesión ‘Ecosistemas de humedales y llanuras aluviales, manejo del suelo y calidad del agua’, investigadores han puesto de manifiesto la importancia de las zonas húmedas para el mantenimiento de la biodiversidad, así como de los recursos y servicios beneficiosos para la humanidad. Según el profesor Navarro Pedreño, lo más destacado son los aspectos asociados al efecto mitigador de estas zonas con relación al cambio climático, la importancia del sistema suelo-agua para garantizar la calidad de los recursos hídricos y la necesidad de recuperar los cauces, renaturalizando aquellos que han sido canalizados durante el siglo XX.

En este último aspecto, se ha concluido que es necesario desarrollar actuaciones para eliminar la obsoleta canalización de ríos y su encorsetamiento en zonas de hormigón y cemento, que se llevó a cabo durante los años setenta y ochenta del siglo pasado. El profesor de la UMH señala que en estas actuaciones de recuperación de cauces fluviales destacan países como Alemania, Francia y Suiza, que prevén revertir prácticamente el 100% de las actuaciones realizadas en los últimos decenios, mediante el seguimiento de las directivas europeas que promueven la recuperación de hábitats naturales.

Un ejemplo de gran interés que se trató en la sesión ‘Ecosistemas de humedales y llanuras aluviales, manejo del suelo y calidad del agua’ fue el caso del río Thur (Suiza), cuya renaturalización y eliminación de su canalización ha permitido recuperar los servicios de depuración de las aguas que ejerce el sistema suelo-planta; regular los flujos de nitrógeno y evitar contaminación por nitratos; así como mitigar los efectos negativos del cambio climático con menores emisiones de gases de efecto invernadero y captura de carbono en los suelos. La calidad del agua en este río ha mejorado hasta tal punto que, en algunos de sus tramos, cumple los estándares para ser utilizada como agua potable.

En la sesión dirigida por el profesor del Departamento de Agroquímica y Medio Ambiente de la UMH José Navarro se ha profundizado en el necesario cambio de paradigma que supone pasar de aislar los cauces hídricos de los suelos de su entorno a incentivar la interacción del agua con el suelo, de manera que se ejerzan efectos beneficiosos para la salud de las personas y para la mejora del medio ambiente. Asimismo, el equipo investigador ha hecho especial énfasis en la mitigación de los efectos negativos que se padecen a causa del cambio climático de origen antrópico, tal y como lo ha reconocido en su último informe el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.