La UA participa en la campaña «La innovació que importa» de la AVI

Imagen de los participantes en el debate. Autor: Agencia Valenciana de Innovación.

La Universidad de Alicante ha participado en la actual campaña de la Agencia Valenciana de Innovación, “La Innovación que importa”, de la mano de la catedrática de Química Inorgánica, María Ángeles Lillo.

Esta campaña tiene como objetivo dar a conocer los proyectos resultado del I+D+i que son apoyados por la AVI y lo hace a través de la difusión de tres casos de éxito que se están desarollando en la actualidad con la grabación de debates.

Cada año la AVI elige agentes de los tres vértices implicados en el desarrollo de los proyectos, empresas, insititutos tecnológicos y centros de investigación, para que debatan y comenten el interés la idoneidad y los beneficios que se extraen de esa colaboración. Este año en las charlas han participado, además de los miembros del proyecto, tres profesionales externas, tres mujeres que pertenecen al ámbito profesional, tecnológico y universitario. Así, María ángeles Lillo ha estado acompañada por Gracia Burdeos, directora general de la empresa SPB, y Marta García, directora del Instituto Tecnológico de la Energía (ITE).

Los tres proyectos seleccionados este año están relacionados con la Salud: “Formación a médicos con simulador de cirugía robótica”; la Ecomía circular: “Nuevos productos a partir de césped artificial reciclado”; y las Tecnologías habilitadoras: “Selección optimizada de embriones gracias a inteligencia y visión artificial”.

El primero de ellos ha sido desarollado por la Fundación de Investigación del Hospital General Universitario de Valencia (FIHGUV) y el Instituto Universitario de Investigación de Robótica y Tecnologías de la Información y Comunicación (IRTIC) de la Universidad de Valencia; el segundo por las empresas alicantinas RealTurf Systems y ACTECO con el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), y el tercero por el IVI en colaboración con la Universdad Politécnica de Valencia y la empresa Geotap Group.

Tal y como explica María Ángeles Lillo, durante estos debates motivadores, “hemos hablado de los proyectos en concreto, de qué problemas tenían y cómo el hecho de que se unieran los tres agentes ha permitido encontrar soluciones que son aplicables a otros productos similares.

En ellos se destaca que la cooperación entre los agentes hace posible el desarrollo de proyectos de gran alcance que de otra manera sería difícil abordar tan exitosamente”, comenta la profesora quien pone el acento en el interés social de los mismo al poner de manifiesto que “la investigación se pueda aplicar a muchos ámbitos.

“Me ha parecido interesante la propuesta. En muchos sectores todavía cuesta mucho entender que hay que recurrir a las universidades e institutos tecnológicos para colaborar”, apunta la catedrática de la UA, quien quiere resaltar que “el beneficio es mutuo ya que la empresa adquiere experiencia y conocimientos y también la posibilidad del uso de tecnología avanzada, mientras que la universidad se mantiene en contacto con la realidad empresarial de su entorno”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.