Humanidades

El Instituto Cervantes abre con el libro “Demolingüística del español en Alemania” una gran colección sobre nuestra lengua en toda Europa

Compartir

Hay 6,2 millones de usuarios potenciales de español en Alemania, 400.000 hablantes nativos (6% del total) y 800.000 estudiantes

El Instituto Cervantes presentó este jueves en línea el libro Demolingüística del español en Alemania, un exhaustivo examen de la situación de nuestra lengua en ese país, y la nueva colección El español en Europa, que a través de una docena de volúmenes estudiará su evolución en diferentes áreas y países. Se trata de un proyecto sin precedentes para conocer la realidad y perspectivas de la lengua de Cervantes y, con ello, contribuir a su conocimiento y refuerzo en el viejo continente.
 
El director del Cervantes, Luis García Montero; la directora académica, Carmen Pastor Villalba, y los directores científicos de Demolingüística del español en AlemaniaFrancisco Moreno Fernández y Óscar Loureda (ambos, desde la Universidad alemana de Heidelberg), presentaron la colección y el primero de sus volúmenes, que ya puede leerse completo, de manera libre y gratuita, en esta página del Centro Virtual Cervantes.
 
El libro cuenta con de numerosos mapas, cuadros y gráficos ilustrativos que ayudan a comprender la presencia del español en Alemania, donde hay 6,2 millones de usuarios potenciales.

Luis García Montero dijo que el libro que hoy se “bautiza” es solo “un primer paso” de un proyecto muy ambicioso en el que colaborarán 44 universidades europeas y un centenar de investigadores, para trazar un detallado mapa de la presencia y retos del español en nuestro continente.

El director del Instituto destacó “el rigor y la amenidad” de este volumen que se presenta precisamente en el año en el que el organismo cumple 30 años, y recordó que se suma a otros trabajos en marcha que diseccionan la realidad de nuestra lengua en el mundo, como los conocidos Anuarios que elabora el Cervantes cada año o los estudios sobre el español en Japón realizados con el Real Instituto Elcano.   

Después de este primer libro sobre Alemania, la colección continuará con volúmenes dedicados a Suiza (este será el segundo, y se espera terminarlo en unos meses), Francia, Italia, Reino Unido, Portugal, Bélgica-Países Bajos, Europa central, Europa del Este o los países nórdicos, entre otros. Todo ello, formará “un gran mosaico” sobre el español en el continente, dijo Francisco Moreno Fernández. “Es la primera vez que se aborda una investigación de esta envergadura”, afirmó, en un trabajo conjunto que no tiene precedentes y que ayudará a fijar estrategias y planificar acciones políticas, culturales y sobre todo educativas.

Después de América, Europa es el continente en el que más se habla y se estudia el español. El español es una de las 24 lenguas oficiales de la Unión Europea y es la cuarta más usada, con un 8% de hablantes nativos, situándose después del alemán (20%), el francés (15%) y el italiano (13%), ya sin el Reino Unido con el que el inglés representaba el 13%.
 
En los países europeos estudian español más de cinco millones de personas, con Francia, Alemania e Italia a la cabeza. Hay más de 32 millones de hispanohablantes repartidos por los países de la Unión Europea y en el Reino Unido.
 
Datos sobre Alemania

En cuanto a la presencia en Alemania, actualmente hay 6,2 millones de hispanohablantes que son usuarios potenciales de español, según explicó Óscar Loureda. De ellos, unos 400.000 son hablantes nativos (el 6% del total); el resto, más de 5,5 millones, son hispanohablantes que tienen competencia limitada o lo estudian (están en proceso de aprendizaje), sea en la enseñanza reglada o no.

Según desvela el libro, elaborado por el Cervantes en coedición con la Universidad de Heidelberg (Alemania) y la Universidad de Zúrich (Suiza), la comunidad inmigrante nativa la forman unas 300.000 personas, principalmente procedentes de España, México y Colombia, que representan solo el 2,5% del total de inmigrantes en Alemania.

Casi todos ellos (9 de cada 10) se concentran en siete de los 16 estados, en las ciudades más pobladas y desarrolladas, como Berlín, Hamburgo, Múnich… Destaca que la mayoría son jóvenes (tienen de media cuatro años menos que otros inmigrantes) y hay más mujeres que hombres, una excepción a la pauta habitual en el mundo.

Tienen un alto grado de integración social, no se sienten como grupo exógeno y mantienen estrecho contacto con otras lenguas. Es una migración reciente: casi la mitad de los hispanohablantes migrantes llevan menos de cinco años en Alemania.

Los hijos y nietos de la inmigración hispanohablante intentan mantener el vínculo cultural y lingüístico con sus raíces, lo que se facilita por la labor de las numerosas aulas de lengua y cultura extranjeras, si bien el nivel de español que consiguen es limitado.

Cinco centros Cervantes

El Instituto Cervantes, que se instaló en Alemania a principios de los años noventa del pasado siglo, cuenta con cinco centros en Alemania: Berlín, Múnich, Fráncfort, Hamburgo y Bremen. Más de 150.000 personas que residen en Alemania han aprendido o perfeccionado su español tras pasar por sus aulas.

Hoy, unas 800.000 personas estudian español en Alemania, una cifra que podría aumentar sustancialmente si en muchos estados se ofreciera el español como segunda lengua extranjera opcional (en vez del francés) en la enseñanza media.

El español es la tercera lengua extranjera de la enseñanza secundaria: más de medio millón de alumnos de secundaria lo estudian cada año. Cuatro de cada cinco de ellos cursan enseñanza general, y el resto en centros de formación profesional. En la universidad, los estudios de español se sitúan en cuarto lugar.  En la enseñanza primaria, el español tiene una presencia testimonial.

Difusión internacional e hispanismo: José Antonio Sierra.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.