Innovación

El Gobierno andaluz destina un nuevo programa de ayudas a la investigación y la innovación

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades pondrá a disposición de la I+D+i andaluza, entre el inicio de la legislatura en 2019 y finales de este año, un montante de 391,1 millones de euros en incentivos. Así lo ha subrayado Rogelio Velasco durante su comparecencia en Comisión Parlamentaria, donde ha destacado el “compromiso del actual Gobierno autonómico con la reactivación de las ayudas a la investigación y la innovación”, pilares “estrechamente vinculados al desarrollo económico, la competitividad empresarial y el bienestar social”.

Velasco ha destacado que su departamento ha consignado para este 2021 una  partida de 140 millones de euros a través de ocho líneas de incentivos, entre los que destaca el Programa Emergía (18 millones) para la captación de talento investigador de relevancia internacional, los incentivos para adquirir el sello Severo Ochoa o María de Maeztu (10 millones) o las ayudas para proyectos de investigación (38 millones) y para la contratación de investigadores postdoctorales (18 millones). Estas ocho líneas contrastan con el bajísimo nivel de publicación de convocatorias de la etapa anterior, donde en tres años, de 2015 a 2018, solo se abrieron cinco programas de ayudas que ni siquiera llegaron a resolverse. 

Ese montante se completa con la inyección pública de 251,1 millones de euros desplegada entre 2019 y 2020 dirigida a universidades y entidades públicas y privadas. Según ha explicado, dicho importe es el fruto de una doble vía de trabajo. Por un lado, el desbloqueo en menos de un año de convocatorias paralizadas y procedentes de la etapa anterior, que suman 87,8 millones y que ya se han resuelto. Y por otro, el lanzamiento de ocho nuevas líneas en este periodo, que han contado con una dotación de 163,3 millones y que se encuentran ya cerradas o en fase de resolución.

“Cuando llegamos al Gobierno, nos encontramos con un sistema paralizado por la propia Administración autonómica, lo que privaba a los grupos investigadores de recursos indispensables para el desarrollo de su actividad”, ha remarcado para añadir que a esa situación se sumaban “libramientos fuera de plazo por valor de 265 millones de euros procedentes de convocatorias anteriores que quedaban pendientes de justificar”. El cierre de estos expedientes era imprescindible para poder avanzar precisamente en la resolución y concesión de las posteriores convocatorias.

Incremento del 5,28% del gasto en I+D en 2019

Velasco ha puesto de manifiesto en su intervención parlamentaria que ese compromiso del Ejecutivo autonómico con el sistema andaluz del conocimiento en la actual legislatura ya comenzó a notarse en el gasto en investigación y desarrollo registrado en la comunidad en 2019, alcanzando un volumen de 1.538,4 millones de euros, cifra que la sitúa como la tercera región a nivel nacional por detrás de Madrid y Cataluña. Así lo recoge el ‘Informe sobre Actividades de I+D en Andalucía 2019’, elaborado por la Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC), organismo dependiente de la Consejería de Transformación Económica, a partir de los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De ese montante, el 63,5%, es decir, 976,3 millones, corresponde a inversión pública, mientras que los restantes 562,1 millones (36,5%) proceden del ámbito privado. El sector público, que aglutina a universidad y Administración, continúa siendo el motor del engranaje científico y en 2019 su esfuerzo en recursos experimentó un incremento del 5,28%, el mayor de la última década.  

En 2019, el gasto andaluz en I+D lo encabezaron las universidades públicas con 679 millones de euros (un 44,1% del total); seguido de las empresas, con 559 millones (36,3%); las administraciones públicas, con 298 millones (19,4%); y, por último, las instituciones privadas sin fines de lucro, con 3 millones (0,2%).

Atendiendo a la naturaleza del sector, las universidades y los organismos y centros de investigación públicos son los que siguen actuando como tractores de la inversión en I+D en Andalucía, sumando el 63,5% de los recursos invertidos frente al 36,5% del gasto privado. Por ello, el consejero de Transformación Económica ha resaltado la necesidad de “implicar al sector público, si queremos transformar el modelo productivo de la comunidad de manera efectiva”. El gasto de las empresas andaluzas en actividades innovadoras subió en 2019 hasta los 868 millones, un 24,4% más que en el año anterior, al tiempo que crecieron un 40,1% las firmas que invierten en este ámbito, según datos publicados por el INE.

Instrumentos de planificación 

El consejero de Transformación Económica también ha puesto el acento en otras acciones de apoyo y refuerzo de la investigación, el desarrollo y la innovación que se están llevando a cabo desde su departamento. Así ha aludido a la elaboración de la nueva Estrategia de I+D+I de Andalucía 2021-2027 (EIDIA 2021-2027), como documento que reemplazará al PAIDI 2020, cuyo horizonte temporal ha finalizado y para lo que el pasado 7 de enero se constituyó el Comité Directivo que se encargará de su redacción. “En este primer trimestre del año hemos ido perfilando los ejes de actuación para elaborar un borrador que después someteremos a consulta pública”, ha concretado Velasco. 

También la Consejería trabaja en la redacción de la Estrategia de Especialización Inteligente para la Sostenibilidad de Andalucía 2021-2027, (S4), un instrumento de planificación, desarrollo y evaluación de las actuaciones públicas que se realicen en materia de I+D+i en el nuevo marco europeo y con el que se dará continuidad a la actual RIS3 Andalucía. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.