Hábitos saludables

El cerebro de las personas obesas reacciona de manera diferente ante la comida

Perder menos peso tras una dieta en la adolescencia está relacionado con que las áreas cerebrales de la motivación por comer y del efecto recompensante de la comida mantengan una conexión mayor, según un trabajo publicado recientemente.

Compartir

Un grupo de investigación del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada (UGR) lleva años estudiando el exceso de peso desde una perspectiva neurocientífica, investigando qué papel juega exactamente el cerebro en ellos.

En un estudio recientemente publicado en la revista International Journal of Obesity, fruto de la tesis doctoral de Cristina Martín con adolescentes con exceso de peso, los investigadores de la UGR han revelado que perder menospeso tras una dieta en la adolescencia está relacionado con que las áreas cerebrales de la motivación por comer y del efecto recompensante de la comida mantengan una conexión mayor.

Impulsividad ante una comida apetitosa

Este hallazgo se suma a los anteriormente obtenidos por el grupo Neuropsicología y Psiconeuroinmunología Aplicadas en su línea de investigación en adolescentes y adultos/as para mostrar cómo el cerebro de las personas con exceso de peso funciona de manera diferente al de las personas con peso saludable en todo lo relacionado con la alimentación.

“Ante comida altamente apetitosa y cuando las personas obesas tienen que tomar decisiones relacionadas con qué alimentos comer, a nivel cerebral se activan más los circuitos de la impulsividad y menos los de la reflexión”, explica Raquel Vilar López, investigadora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la UGR y una de las autoras de este trabajo.

Diferente grosor en la corteza cerebral

Además de estas diferencias en activación cerebral, varias zonas del cerebro de las personas con exceso de peso se diferencian en cómo se conectan y en el grosor de la corteza cerebral. Estas diferencias, que podrían estar relacionadas con una alimentación muy elevada en grasas, tienen relación con la dificultad para seguir una dieta y realizar ejercicio físico, y por tanto con la pérdida de peso.

En base a estos hallazgos, los investigadores Raquel Vilar y Alfonso Caracuel (departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación), en colaboración con dos grupos internacionales, han iniciado recientemente un proyecto para intervenir contra el exceso de peso.

Para ello combinan entrenamientos que, por separado, han mostrado eficacia para modificar aspectos alterados del funcionamiento de los circuitos cerebrales implicados en el sobrepeso y la obesidad, y que además, se pueden aplicar de forma online o presencial.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.