Medio Ambiente

Nacras, de la casi extinción a rayos de esperanza

Compartir

Investigadores de la Universidad de Murcia están cerca de reproducir nacras en laboratorio, un logro que podría cambiar el destino de este molusco gigante casi extinguido.

El calentamiento de los mares y la actividad humana son las principales amenazas de las nacras, uno de los bivaldos más grandes del mundo y que habita en los fondos mejor conservados del Mar Mediterráneo.

Este molusco, que puede llegar a medir hasta un metro, se encuentra en situación crítica, al borde de la extinción, sobre todo después de que en 2016 se desatara una ola de mortalidad masiva de esta especie endémica, en los litorales de Almería, Murcia, Alicante, Ibiza y Formentera, principales refugios para esta especie.

Un parásito que casi acaba con todas las nacras

El responsable es el haplosporidium, un endoparásito descrito recientemente, que encuentra un entorno ideal con el calentamiento de las aguas y el aumento de la salinidad del mar.

Se está ante un panorama realmente complicado, que hace que se tema seriamente por la conservación de esta especie, ya que los últimos estudios disponibles destacan una mortalidad de casi el 99,9% de los individuos de nacra en el Mediterráneo español.

Solamente quedan dos poblaciones vivas en el delta del Ebro y en la laguna costera del Mar Menor, donde actualmente hay geolocalizados 550 ejemplares, y se calcula que en todo este entorno haya en torno a un millar.

Nacras, también amenazadas por la ‘sopa verde’ del Mar Menor

Sin embargo, esta colonia se encuentra con la amenaza añadida de la situación tan delicada que vive esta laguna salada, a raíz de los episodios de hipoxia y la conocida como ‘sopa verde’. Esta situación llevó a la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente a la declaración de “situación crítica” el estado de conservación de la nacra, y a dar carácter prioritario a todas las actuaciones para la recuperación de esta especie.

Otro de los problemas que sufre la nacra es el conocimiento relativamente escaso que se tiene de ella, que dificulta llevar a cabo actuaciones de repoblación. Sin embargo, el Acuario de la Universidad de Murcia ha dado unos pasos muy importantes en este sentido, ya que, por primera vez, ha conseguido avances prometedores para su cría en cautividad.

Larvas en laboratorio y cría en cautividad

El director técnico del Acuario de la UMU y responsable del proyecto, Emilio Cortés, informó de que se ha logrado un evento reproductor y la obtención de larvas en laboratorio, un paso muy importante, sobre todo, si se tiene en cuenta la falta de conocimiento en este sentido dentro de la comunidad científica. La mala noticia es que todavía no se ha conseguido el asentamiento de larvas juveniles, pero será cuestión de tiempo y de más ensayos para dar con el modelo adecuado.

La satisfacción en el Acuario es enorme, porque los investigadores pensaban que este logro se iba a dilatar mucho más. “Siendo optimistas, y viendo el poco tiempo que hemos tardado en iniciar eventos reproductores, podemos decir que estamos cada vez más cerca y será algo que se consiga en no mucho tiempo. Aunque estamos hablando de una especie muy compleja, que se nos resiste”.

El equipo de investigación del Acuario de la UMU ha conseguido alcanzar este evento reproductor con ejemplares madurados en laboratorio, algo que no se había realizado hasta ahora, como tampoco se había logrado hasta ahora alcanzar unos estadíos de desarrollo larvario tan avanzados.

De larvas a juveniles de nacra

Sin embargo, “tropezamos siempre en el punto en el que las larvas están a punto de asentarse y formar juveniles”, afirma Emilio Cortés, que informa de que en octubre se realizará otro evento reproductor y no saben si ese será el bueno.

En cualquier caso, cuantos más hagan mejor. Más oportunidades tienen los investigadores de aprender de todo el proceso reproductivo, para alcanzar un modelo que permita ponerlo en marcha con éxito en un entorno controlado como es un acuario, donde se pueden reproducir las condiciones ambientales adecuadas.

Escenario nuevo para la conservación de este molusco gigante

Una vez que se aprenda a asentar las nacras juveniles, algo que se espera conseguir en no mucho tiempo, se abrirá un escenario nuevo para la conservación de esta especie, ya que se podrían plantear programas de repoblación en los entornos donde tradicionalmente ha vivido la nacra y de donde ahora ha desaparecido.

A diferencia de otras especies, la reproducción de la nacra está resultando bastante complicada para los científicos. Son especies hermafroditas secuenciales, es decir, que pueden ser macho, hembra o ambas, en función del momento de su desarrollo. Pero lo más influyente son los factores del medio natural que hacen que las nacras se sincronicen para la reproducción, como temperatura, concentración de oxígeno, luz… aspecto que se está investigando para reproducirlos de manera artificial en el acuario

El proyecto para la reproducción de la nacra ha recibido una subvención directa del Gobierno de Murcia de 52.000 euros, que se suman a los 450.000 aprobados en enero para el Banco de Especies, en el que también se está trabajando con otros animales en situación muy delicada como el caballito de mar y el fartet. Un apoyo indispensable para salvar a unas especies que forman parte de la identidad del Mediterráneo y que están acorraladas por el cambio climático y la acción humana.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.