Medio Ambiente acomete medidas urgentes para intentar salvar los pinos de la...

Medio Ambiente acomete medidas urgentes para intentar salvar los pinos de la Sierra de Baza

Visita a los pinos enfermos

Visita a los pinos enfermos

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha visitado las actuaciones que se están llevando a cabo en los términos municipales de Caniles y Baza (Granada). Su objetivo,  combatir el decaimiento de pinos negrales o resineros, un fenómeno que afecta a 2.000 hectáreas de masas forestales del Parque Natural Sierra de Baza.

Desde la Consejería se ha impusaldo una serie de medidas urgentes. Entre las que destacan los trabajos preventivos y de contención de plaga. Para ello, se cuenta con un presupuesto de casi tres millones de euros, cofinanciados con fodos europeos Feader, y que se ejecutarán durante los próximos 18 meses.

Medidas urgentes para combatir para curar a los pinos

El consejero ha explicado que estas medidas urgentes se han desarrollado teniendo en cuenta las directrices marcadas por el Plan de Acción del grupo de trabajo científico-técnico. Un grupo creado en octubre de 2016 para el estudio de este fenómeno reciente, que se está manifestando en algunas masas forestales tanto de Andalucía como en otras partes del mundo y que, según las investigaciones, está vinculado a los efectos del cambio climático.

Entre las actuaciones, destacan las tareas para mejorar el estado de los árboles aún no afectados o parcialmente afectados y en la corta de pies muertos o decaídos, introduciendo acciones de fomento de la regeneración natural existente y demostrativas, para que ayuden a determinar los modelos de restauración del paisaje que se puedan llevar a la práctica en sucesivas intervenciones.

Paisaje de pinos afectado

Los factores que provocan la enfermedad en los pinos

Los factores que provocan este decaimiento forestal son múltiples. Entre ellos, la falta de adaptación de las especies de pinos en algunas altitudes a causa de la modificación de las condiciones climáticas, con un aumento de la temperatura media desde la época en la que se repoblaron esos ejemplares y la disminución de las precipitaciones.

Por esto, el estado de debilidad del arbolado facilita la actuación de insectos perforadores, como la cochinilla, y de otras posibles plagas y enfermedades. Para Fiscal, “el objetivo fundamental de estas medidas es hacer todo lo posible para contener la incidencia de las plagas. No obstante, tenemos que ser conscientes de que nos enfrentamos a un escenario de cambio de condiciones climáticas y ambientales que tendrá efecto progresivo en la vegetación”.

Un problema global

Por su parte, el consejero ha insistido en que se trata de un problema complejo y muy preocupante y que afecta a otras regiones del mundo, no sólo andaluzas ni nacionales sino a países como Rusia o Estados Unidos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta