Estudian la respuesta de escarabajos acuáticos a la salinidad y la desecación...

Estudian la respuesta de escarabajos acuáticos a la salinidad y la desecación ante el cambio climático

Escarabajos acuáticos estudiados por el grupo de Ecología Acuática de la UMU.
Imagen de los escarabajos acuáticos que se están estudiando.

Investigadores de la Universidad de Murcia han realizado un estudio que evalúa los efectos de la combinación de salinidad y desecación como factores de estrés en dos especies de escarabajos acuáticos. El estudio, publicado en la revista Journal of Experimental Biology, establece como principal novedad con respecto a lo analizado hasta ahora, que se están investigando los efectos combinados de dos factores de estrés (salinidad y desecación) de forma simultánea, intensificados como consecuencia del cambio climático.

En concreto, el análisis se ha realizado con dos especies de escarabajos típicos de ramblas y arroyos salinos del sureste ibérico: Enochrus jesusarribasi (Hydrophilidae) y Nebrioporus baeticus (Dytiscidae). Asimismo, los ambientes estudiados son singulares, y están amenazados por las actividades humanas y la aridificación asociada al cambio climático. Lo que supondrá un aumento de la temporalidad y la salinidad del agua en muchos de nuestros ríos y humedales.

“Individuos de las dos especies fueron expuestos en el laboratorio a una salinidad alta para medir una serie de respuestas fisiológicas (supervivencia, pérdida de agua y concentración iónica de los fluidos internos) durante una exposición posterior a desecación, y en otro conjunto de experimentos se hizo la secuencia contraria, exposición primero a desecación y después a salinidad”, explica Susana Pallarés, licenciada en Ciencias Ambientales y doctora de la Universidad de Murcia, principal autora del estudio.

El orden de la exposición de los factores de estrés influye en las reacciones

La respuesta que se encontró en el primer caso se conoce como ‘tolerancia cruzada’: la exposición a un estrés, salinidad, favorece la resistencia a otro estrés posterior, desecación. En cambio, cuando el primer factor de estrés es la desecación, disminuye la tolerancia a la salinidad. Dicho con otras palabras, las respuestas dependen del orden de exposición a los factores, mostrando que los efectos combinados de varios factores estrés son mucho más complejos que sus efectos aislados

Las especies estudiadas son capaces de tolerar salinidades muy elevadas ya que tienen mecanismos fisiológicos muy eficientes para excretar sales y conservar agua, que pueden ser beneficiosos cuando son expuestos posteriormente a una desecación moderada. En cambio, la desecación es un estrés mucho más extremo para estos organismos acuáticos, que conlleva una pérdida de agua y aumento de la concentración iónica de los fluidos internos muy rápido. Esto puede impedir el correcto funcionamiento de los mecanismos de regulación iónica, explicando la respuesta encontrada cuando los individuos son primero expuestos a desecación y después a salinidad.

Los efectos del cambio climático aumentarán la aridez y la salinidad, lo que obliga a analizar mejor los mecanismos de respuesta de las especies

La ambientóloga resalta que puesto que los efectos del cambio climático en los ecosistemas acuáticos continentales mediterráneos serán precisamente un aumento de la aridez y de la salinidad, es imprescindible conocer los mecanismos de respuesta frente a estos factores para predecir el impacto del cambio climático sobre la biodiversidad acuática. Además, esta aproximación “multi-estrés” es necesaria para detectar “respuestas que son difíciles de predecir cuando se evalúa un solo factor, porque no son efectos aditivos, sino sinérgicos o antagónicos”, aclara la investigadora.

El estudio ha sido realizado por los miembros del grupo de investigación de Ecología Acuática: Susana Pallarés, María Botella-Cruz, Paula Arribas, Andrés Millán y Josefa Velasco.

No hay comentarios

Dejar una respuesta