Humanidades

Un investigador de la UGR analiza la eficacia de los centros españoles de secundaria

El profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Granada (UGR) Manuel Salas Velasco ha publicado un artículo en la revista Manchester School en el que evalúa la eficiencia técnica de las instituciones de educación secundaria española a través de la metodología de análisis de frontera estocástica para datos de panel.

Esta metodología fue diseñada para estudiar la eficiencia del sector bancario, y ha sido adaptada en esta investigación para medir la eficiencia técnica de los centros españoles de educación secundaria que participaron simultáneamente en 2003 y 2012 en las pruebas PISA de la OCDE en la evaluación de competencias matemáticas.

La principal fortaleza de la metodología propuesta es su capacidad para separar la heterogeneidad, esto es, las características específicas de la escuela (invariantes en el tiempo) que influyen en los resultados del aprendizaje pero que no son ineficiencia, de la ineficiencia persistente o que no cambia en el tiempo. En el artículo, el autor identifica la motivación de los estudiantes de cada escuela (interés y disfrute de las matemáticas) como el efecto de la heterogeneidad en los resultados del aprendizaje.

En relación con la ineficiencia (incapacidad de los centros para maximizar los resultados académicos de los estudiantes), el artículo muestra que la ineficiencia de los centros educativos en el período bajo estudio no fue transitoria debida a problemas en cada curso escolar, como una mayor dificultad observada para contratar docentes, sino que se trata de ineficiencia invariante en el tiempo explicada por factores persistentes relacionados con la gestión del aula: los centros educativos con mejor clima disciplinario tienden a ser menos ineficientes en la producción educativa (las aulas disciplinadas están relacionadas con mejores resultados). En PISA, el clima disciplinario en las clases de matemáticas (classroom disciplinary climate) es un índice que mide los problemas de organización del aula: ruido, desorden, etc. Los valores más altos en este índice indican percepciones de un mejor clima disciplinario (positivo) en las lecciones de matemáticas.

Cómo mejorar el desempeño escolar y lograr mejores resultados es una cuestión a la que se ha enfrentado el sector educativo durante tiempo y que ha recibido una atención cada vez mayor, en aras de mejorar la rendición de cuentas, desde el año 2000 cuando PISA evalúa por primera vez a los jóvenes de 15 años en diferentes países de la OCDE, incluyendo España. “Si un clima escolar positivo fomenta el rendimiento de los estudiantes, la presencia de deficiencias sistemáticas en las capacidades de gestión del aula de las escuelas podría superarse con la formación del profesorado en técnicas de gestión del aula”, apunta el autor. Las políticas de reducción del tamaño de las clases (estudiantes por aula) son seguramente más caras y menos efectivas que el coste de la formación del profesorado en gestión del aula (classroom management).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.