Portada

Soledad Becerril y María Izquierdo, Doctoras Honoris Causa por la UCA

Soledad Becerril y María Izquierdo, investidas Honoris Causa por la Universidad de Cádiz.

La secretaria general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rosa María Ríos, ha realzado la trayectoria política en los inicios de la democracia española de Soledad Becerril y María Izquierdo, investidas Doctoras Honoris Causa por la Universidad de Cádiz.

En el acto ha asegurado que estas dos mujeres, aunque de signo político distinto, compartieron una lucha común en esa etapa tan relevante: la elaboración de la Constitución Española, la consecución de una legislación basada en la igualdad por razón de sexo o la superación de la crisis económica en la que se encontraba inmerso el país.

Soledad Becerril y María Izquierdo fueron diputadas andaluzas en la primera legislatura de la democracia española de 1977, en la que, de los 700 parlamentarios, 21 fueron diputadas y seis, senadoras. “Mujeres preparadas y valientes que echaron arrojo en un tiempo en que ser mujer no era precisamente un alto privilegio”, ha explicado. A juicio de Ríos, “ambas lograron abrir un camino que entonces no existía y que ha permitido a las generaciones venideras disfrutar de derechos y libertades, algunos tan básicos como el acceso a la educación y a la investigación científica”.

Soledad Becerril, licenciada en Filosofía y Letras, fue la primera mujer en asumir una cartera ministerial desde la Segunda República, la primera en ocupar la alcaldía de Sevilla y la primera también en desempeñar el cargo de Defensora del Pueblo español.

Soledad Becerril ha mostrado su sincero agradecimiento a la Universidad de Cádiz en un momento de su vida tras más de tres décadas de actividad pública que “suena a una despedida de toda esa etapa larga. Lo hago en Cádiz porque su Universidad me hace el honor de investirme como doctora Honoris Causa, lo que es un poco atrevido por su parte, pero lo acepto encantada, muy honrada, y se lo contaré muchas veces a mis nietos”.

Ha comentado sentirse contenta de coincidir en este acto “con María Izquierdo, pues tengo muy buenos recuerdos suyos como diputada, ella del Grupo Socialista y yo de Unión de Centro Democrático, y miembros del órgano rector, la Mesa del Congreso, en 1979”.

En su discurso, ha tenido palabras de gratitud para todos, pero especialmente ha puesto en valor el papel clave de la Universidad: “nos da mucho, seguramente mucho más de lo que nosotros, generaciones y generaciones le damos, porque se llega a ella desde lugares, situaciones y orígenes muy diversos; en ella conocemos campos que desconocíamos totalmente, hacemos amistades que nos acompañarán toda una vida, encontramos a profesores y profesoras que nos inspirarán los caminos a seguir, y luego podemos trasladar a la sociedad lo aprendido, lo buscado o las ambiciones por conocer más y también por servir mejor”.

La secretaria general de Universidades ha subrayado la vinculación de Becerril a la comunidad, refiriéndose a su participación en la redacción del Estatuto de Autonomía de Andalucía o a las numerosas honoríficas que ha recibido, como la Medalla de Oro de Andalucía en 2006 o el Premio Manuel Clavero de 2018. “Hablar de Soledad Becerril es, sin duda, hablar de una de las figuras más destacadas de la Transición española que, con una intensa vocación por la actividad pública y un sobresaliente papel en la política española, atesora méritos suficientes para recibir este título honorífico que la Universidad de Cádiz le concede”, ha aseverado.

Por su parte, María Izquierdo, doctora en Filosofía y Letras y profesora de la Universidad de Granada, ha tenido una trayectoria personal y profesional también íntimamente unida a Andalucía. Ha desempeñado numerosas responsabilidades públicas entre las que destacan las de diputada, secretaria de Estado para las Comunidades Autónomas y europarlamentaria.

Iniciado el proceso autonómico tras la Legislatura Constituyente, compaginó su labor parlamentaria con la creación de la estructura preautonómica de la Junta de Andalucía y participó igualmente en la ponencia del proyecto de Estatuto de Autonomía. Rosa María Ríos ha puesto de manifiesto su compromiso con “la lucha por las libertades” y su papel decisivo en la evolución del movimiento feminista español de las últimas cuatro décadas.

María Izquierdo ha sido galardonada, entre otras distinciones y honores, con la Medalla al Mérito Constitucional, el Premio Clara Campoamor de Andalucía, el Premio Mariana Pineda o el Premio Meridiana, entre otros.

Izquierdo ha reconocido el honor que para la Universidad de Cádiz y su Claustro supone dar la bienvenida a “una profesora universitaria que a lo largo de su trayectoria ha desempeñado una importante función pública y ha sido una de las primeras mujeres que en el tardofranquismo, en la transición y en la democracia han contribuido a la conformación de nuestro estado de derecho”. Ha recordado que es “una mujer progresista y comprometida, partidaria del diálogo, la convergencia y el consenso, de la democracia interna de los partidos y de la actualización del marco constitucional en sintonía con la evolución de las mentalidades y el desarrollo en la coyuntura histórica”.

María Izquierdo ha afirmado que es un honor para ella el ingreso en el Claustro  de la Universidad de Cádiz, tiene un “significado progresista inseparable de la mejor historia de España, promoviendo antaño y desde la Constitución de 1812, ideales muy adelantados para la época. Principios y valores que la vigente Constitución Española de 1978 ha querido heredar y recoger”.

Asimismo, se ha congratulado por que la institución haya tenido la deferencia de aplazar más de un año esta celebración, esperando que mejoraran las circunstancias sanitarias y “poder disfrutarla como hoy hacemos, con el ceremonial y esplendor debido, superando las adversas circunstancias de la pandemia que nos asola”.

En su discurso de ingreso, ha compartido la voluntad de la UCA de “aumentar la presencia de mujeres entre los acreditados y excelentes doctores Honoris Causa de esta universidad, visualiza singularmente nuestra diversidad y pluralidad personal e ideológica”.

De igual forma, ha tenido palabras de admiración hacia su compañera de distinción, de su larga y sólida trayectoria política: “un gran acierto que era necesario destacar para dejar constancia de que las constituyentes, mujeres, ya estábamos en 1979 activas aquí en Andalucía, desarrollando plenamente la agenda pre-autonómica, y el proyecto constitucional democrático nacional y regional”.

No debemos olvidar, ha asegurado, “que el proceso de incorporación de las mujeres a la actividad política y nuestra visibilidad en estas tareas, respetando las distintas personalidades, sus diversas trayectorias biográficas y sus logros, son hechos indispensables como testimonio de la diversidad de género y del pluralismo que enriquece la Democracia”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.