Medicina

La UMU participa en el análisis sobre si sexo y género influyen en los casos y mortalidad de la COVID-19

Compartir

Entre las incógnitas que existen en torno a la COVID-19 se encuentra la forma en la que el género y el sexo afectan en la susceptibilidad, vulnerabilidad y exposición al virus de los individuos. La Universidad de Murcia (UMU), en colaboración con la red Gender ERANET Going Forward, ha evaluado la influencia del género en el porcentaje de casos de la COVID-19 para comprender los riesgos y el impacto de la pandemia.

Las observaciones, obtenidas de la iniciativa Global Health 50/50 y el Índice de Desigualdad de Género (GII), sugieren que las desigualdades entre hombres y mujeres pueden jugar un papel en las diferencias epidemiológicas por sexo. Sin embargo, no está claro si esto representa diferencias reales respecto al riesgo de adquirir la COVID-19 o al acceso a las pruebas de detección. Las diferencias observadas varían según el desarrollo económico y la desigualdad de género presente en cada uno de los países.

El artículo, publicado en la revista The Canadian Medical Association Journal (CMAJ) y en el que han participado investigadores de la UMU, argumenta que los factores relacionados con la desigualdad de género pueden afectar a la prevalencia de casos entre los diferentes sexos.

La función inmunológica es uno de los aspectos en los que se ha demostrado que afecta a la probabilidad de que un individuo adquiera la infección. En este sentido, una de sus autoras, María Trinidad Herrero, catedrática de Anatomía Humana de la UMU e investigadora principal del grupo de Neurociencia Clínica y Experimental (NICE) perteneciente al Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB), afirma que “Al igual que en otras epidemias por coronavirus, como el SARS, el sexo masculino está asociado a una mayor gravedad de infección y mortalidad, e investigaciones realizadas demuestran que las diferencias en la respuesta inmunológica pueden conducir a peores resultados en los hombres en relación a la capacidad de recuperación”. Sin embargo, Trinidad Herrero advierte de que “las desigualdades sociales y económicas de mujeres sobre todo en comunidades con menor desarrollo económico les hacen más susceptibles”.

El porcentaje de casos notificados entre hombres y mujeres varían según el país. Este dato sugiere que los aspectos sociales, económicos y culturales pueden influir en la posibilidad de contraer el virus o en el acceso a las pruebas de detección. En este sentido, estas diferencias de género se relacionan con el poder, las oportunidades laborales y los recursos dentro del ámbito político, educativo y social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.