Humanidades

La insatisfacción con la formación elegida, clave en el abandono escolar temprano

Una investigación de la UNED cuestiona los indicadores empleados tradicionalmente para evaluar el riesgo de abandono escolar.

En el momento actual, la reducción del ATEF se relaciona con la distinta consideración de la Formación Profesional Básica (FPB) y los programas de cualificación profesional inicial (PCPI) a los que sustituye. “El éxito de la titulación en FPB es menor que en los PCPI, por lo que su contribución a la mejora de la cifra de abandono es clara porque permite certificar un nivel CINE 3”, opina el investigador de la UNED Javier Morentín, uno de los autores del estudio que también firma Belén Ballesteros, y que recomienda valorar con urgencia el funcionamiento y la implantación de medidas de flexibilización en los centros educativos que faciliten el éxito escolar.

Esta es una de las conclusiones de un artículo publicado en la Revista Española de Orientación Psicopedagógica (REOP) sobre Abandono Temprano de la Educación y Formación (ATEF). Según nos explica Morentín, “desde el punto de vista de la orientación educativa, interesaba evidenciar las transiciones entre las distintas etapas hasta la consecución del nivel CINE 3 (Clasificación Internacional Normalizada de la Educación) para responder a las preguntas: ¿cómo se produce la progresión de Secundaria obligatoria hacia Secundaria postobligatoria? y ¿Cómo incide la Formación Profesional Básica (FPB) en el cálculo del abandono?”

Exponen los autores que “la mayoría de las personas tituladas en Secundaria obligatoria continúan estudiando con éxito, contribuyendo así a la reducción del Abandono Temprano de la Educación y Formación (ATEF). Sin embargo, un 30% del alumnado que comienza sus estudios en ESO, no llega a terminarlos, eso significa que aproximadamente dos terceras partes de ese porcentaje abandonan antes de 4º”.

El artículo es relevante para la comunidad científica y educativa que estudia el abandono temprano de la educación porque cuestiona los indicadores utilizados para medir las mejoras del sistema educativo nacional. “Además, los resultados derivados de nuestra investigación subrayan el interés del seguimiento y evaluación de las actuales medidas de prevención del ATEF, con especial atención a la FPB, considerando que el análisis de sus resultados y la continuidad de las trayectorias, educativas o laborales, son aspectos clave para la orientación”, explica el investigador.

Varios estudios –Morentín cita a Cedefop, 2016 y Cerdà-Navarro et al.,2019– han puesto en evidencia que la orientación académica recibida y la oferta formativa existente tienen una gran influencia en el proceso de elección de los estudios de formación profesional. “De hecho, la insatisfacción con la formación (bien por no ser la primera opción elegida, bien por no adaptarse a las expectativas del alumnado) es una de las causas principales de abandono en la Formación Profesional. (tanto en el CFGM como en la FPB)”, señala Morentín, que apunta que “el desarrollo de una orientación académica es fundamental en la prevención del abandono escolar”.

Los grandes retos que habría que asumir para disminuir el abandono escolar empiezan, según los autores, por evaluar correctamente el abandono. “A día de hoy no se realiza de forma adecuada”, opina Morentín. “En segundo lugar, habría que establecer procesos de orientación centrados en el interés del alumnado y tener una oferta académica suficiente, flexibilizando también la cantidad de contenidos que se exige al profesorado que imparta”, añade.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.