Humanidades

España necesitará hasta 2040 unos 290.000 profesionales más en el sector de los cuidados

Luis Barriga Martín, director general de IMSERSO del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que ha participado en los Cursos de Verano de la Universidad de Málaga ha afirmado que España va a necesitar hasta 2040 unos 290.000 profesionales más en el sector de los cuidados y se tiene que prestigiar ese entorno laboral para hacerlo más atractivo.

En este sentido, ha reconocido que la mejora de las condiciones laborales debe estar incorporada en el Plan de Choque a la Dependencia, que recoge medidas concretas a ejecutar a corto plazo con las comunidades autónomas. “Si la financiación va destinada a proveedores, algunos de ellos privados, una parte de esas cuantías deben destinarse a mejoras salariales, además hay que atajar los problemas de temporalidad y de parcialidad en los contratos”, ha sentenciado.

Barriga considera que ha habido una reactivación a la atención de la dependencia, tras el freno que supusieron los recortes desde 2012. Y para contrarrestar esta situación, ha explicado que este año la asignación se ha incrementado en 600 millones de euros, por lo que se ha pasado de 1.400 a 2.000 millones por parte de la Administración General del Estado. “Con el compromiso de que en los próximos dos años haya otro aumento de 600 millones más en cada ejercicio sólo en la inversión estatal”, ha confirmado.

Respecto a las acciones de mejora, el ponente del seminario organizado por la FGUMA ha destacado la decisión de que las listas de espera, tanto en el proceso de valoración como en la percepción de servicios a la ciudadanía, deben acortarse. Sobre este punto, ha reflexionado: “No podemos tener a cientos de miles de personas dependientes y a sus familias haciendo de cuidadores informales, es una situación que no nos podemos seguir permitiendo”. No obstante, Barriga ha reconocido que no se va a solucionar en seis meses o un año, ya que es mucho lo acumulado. “La dirección está clarísima y las comunidades están siendo muy valientes y estamos ahora monitorizando qué va a ocurrir con las listas de espera”, ha puntualizado.

La exministra Carcedo: “No podemos desear a nuestros conciudadanos que no acaben su vida con una muerte digna”

La exministra María Luisa Carcedo, que ha participado en el Curso de Verano de la Universidad de Málaga “Los servicios sociales ante la crisis social”, ha afirmado que no se puede desear a los conciudadanos que no acaben su vida con una muerte digna y ha reclamado, a los detractores de la Ley de Eutanasia, que dejen a un lado sus prejuicios y creencias personales y se coloquen en el lugar de los que sufren este proceso y que se acompañen en todas sus decisiones. “En la eutanasia decide la persona afectada, cuando no es capaz ya de seguir sufriendo, y es realmente inhumano hacerles morir en una situación que es para ellos un auténtico calvario y algunas enfermedades producen unas torturas para poder morir”, ha sentenciado.

Respecto al seminario de Vélez-Málaga organizado por la Fundación General de la UMA, Carcedo ha manifestado que las instituciones públicas son quienes deben garantizar la universalidad de los derechos del bienestar, que están protegidos por la Constitución; por tanto, deben asegurar que esos derechos sean efectivos. “Debemos sustraer que los servicios que necesita una persona dependan de su poder adquisitivo y se los compre según su capacidad económica”, ha indicado.

En relación a la pandemia, la exministra ha explicado que el virus no sólo atacó al ser biológico sino también al ser social, a nuestra forma de convivir; y los servicios sociales, singularmente los municipales, han jugado un papel imprescindible para que las personas no quedaran aisladas y no les faltaran los suministros o atenciones básicas. Carcedo ha alabado: “El inmenso valor como sociedad que tenemos de haber conseguido esta red de servicios públicos para asegurar esos derechos del bienestar”.

Así mismo, la exministra ha destacado entre las medidas sociales aprobadas por el Gobierno: por un lado, el ingreso mínimo vital que ha considerado como una nueva dimensión del estado de bienestar, “la última red de protección social y que se está construyendo en un momento complicado y difícil, pero avanza de forma progresiva y va dirigida a la población más vulnerable”, ha anunciado. Y, por otro lado, ha hecho mención a la Ley de la Protección de la Infancia frente a la violencia, sobre la que ha comentado que se trata de una realidad que debemos ser capaces de aflorar y poner en la agenda pública, en el conocimiento y en la preocupación de la ciudadanía porque solamente entre el 10 y el 15 por ciento de los casos que están sucediendo se denuncian o se conocen. “Hay una espesa capa de silencio cómplice de la ciudadanía para que esta realidad siga oculta, porque quien agrede a los niños generalmente es su entorno”, ha denunciado. Y en esta línea, ha defendido que la finalidad de la Ley es vigilar y colocar detectores en todos los ámbitos de la vida del menor para poder aflorar esta situación, prevenirla, evitarla y si se produce, tratarla de forma urgente.

Ronda

En la tercera jornada de la oferta estival de la UMA en Ronda ha tenido lugar la inauguración del curso “Reto demográfico y despoblación. Nuevas oportunidades en la sociedad digital”. El acto ha sido conducido por Maripaz Fernández, alcaldesa de la ciudad, y han participado Antonio Sanz, viceconsejero de la Junta de Andalucía; Javier López, vicerrector de Empresa, Territorio y Transformación Digital de la Universidad de Málaga; y Luis Ayuso, director del curso.

Sanz ha celebrado que se organicen estas jornadas por el mensaje que trasladan, “hacer del problema una oportunidad”, ya que, ha asegurado, el Gobierno de Andalucía trabaja por el desafío demográfico y ha anunciado que en las próximas semanas se presentará una estrategia de planificación y anticipación. Además, ha resaltado que la pandemia de la Covid “ha traído la aceleración de la transformación digital y ha llegado para quedarse” y que esta tiene que llegar a los pueblos para que sean más atractivas para el trabajo y el emprendimiento. En este sentido, ha añadido que se llevarán a cabo avances en la red Guadalinfo para fomentar este dinamismo económico en el ámbito rural.

La alcaldesa ha agradecido el empeño por la organización del curso, tanto a la Universidad como a la Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios Andaluces (CENTRA), entidad colaboradora. Además, ha declarado que “hablar de despoblación es un reto de subsistencia” y que “recae en las administraciones aportar recursos para que el interior no quede despoblado”. López ha mostrado su “alegría” por la vuelta de la ciudad del Tajo a los Cursos y ha agradecido el esfuerzo técnico por ofrecerlos al público tanto en formato presencial como virtual. En nombre de la Universidad de Málaga, ha expresado la importancia de la celebración del seminario para que “el talento” de los universitarios “pueda devolverse a sus puntos de origen. Por último, Ayuso también ha tenido palabras de agradecimiento a la FGUMA, al Ayuntamiento, a la Fundación CENTRA y al variado equipo de ponentes. Sobre la temática del curso ha manifestado que “la sociedad digital trae cambios profundos” ante el envejecimiento de la población y que existe la oportunidad de prestigiar el ámbito rural andaluz a través de diversas iniciativas.

Experto señala que la despoblación es «totalmente irreversible» en algunas zonas del país

En este seminario ha participado Albert Esteve, director del Centro de Estudios Demográficos en la Universidad Autónoma de Barcelona, que ha apuntado la “bajísima fecundidad” que no rejuvenece la población como síntoma que evidencia la despoblación: «Al menos durante los próximos treinta o cuarenta años, en este país, aunque nos fueran bien las cosas, moriría mucha más gente de la que nace». No obstante, no ha mostrado preocupación por las cifras absolutas, sino por la «capacidad de producir nacimientos” que no está a “la altura de nuestros deseos” ya que las personas jóvenes no reúnen “las condiciones necesarias para ser padres y madres” en unas zonas incapaces de originar economía o productividad.

A pesar de que el término «despoblación» ya estaba presente en el ámbito académico, ha explicado, «está entrando fuerte en la agenda política de la sociedad española, lanzando todo tipo de iniciativas», sobre todo desde la creación de la Comisión de Despoblación y Reto Demográfico. Para el catedrático hay pueblos que han conseguido volver a crecer gracias al turismo o la agricultura, pero son «una minoría» porque hay muchos otros que no tienen los mismos activos. «La política puede ayudar, pero al final la iniciativa popular o privada hace que los pueblos se revitalicen», ha especificado el investigador para que este impulso social continúe siendo rentable en el futuro. En este contexto, ha destacado como ejemplo a las políticas de empleo agrícola en Andalucía, “una de las comunidades menos afectadas por la despoblación”.

A pesar de ello, Esteve ha indicado que la despoblación es «totalmente irreversible» en algunas zonas del país porque los periodos necesarios «son muy largos» para una recuperación demográfica: «Incluso con una fecundidad alta podría llevar setenta u ochenta años». En este sentido ha esclarecido que «deberían replicarse los flujos inmigratorios en el orden de magnitud de la llegada de personas inmigrantes de la primera década del siglo XXI» y que por «cada mil habitantes deberían llegar quince nuevas personas cada año. «Hay un margen de renovación pequeñito y no aprovecharlo sería sintomático de que no vamos por buen camino», ha aclarado.

Elvira Roca: «El exotismo de España se vende bien turísticamente pero también paga un precio»

Ronda también ha alojado una clase magistral a cargo de Elvira Roca, escritora de ensayos de historia y maestra, sobre la construcción de la «España exótica» y sus consecuencias. «No solemos repasar las consecuencias que tiene el exotismo, que se vende bien turísticamente, pero por el que también se paga un precio», ha afirmado. En su ponencia ha tratado la construcción de esta «idea exótica» durante el Romanticismo, que sobrevivió en siglos posteriores, y del «mito rondeño» que no es separable del fabricado en la industria turística andaluza.

Roca ha sostenido que España «autofabricó» gran parte de ese exotismo, asumido para «obtener visibilidad», satisfacer a los viajeros y «bajo una inocencia» de conseguir una diferenciación que contraste con el resto de Europa. En consecuencia, según la autora, acabaron convirtiéndose en los «elementos típicos» cuando «en realidad son puro fake» y no tienen «nada de auténtico». En este sentido, le parece muy grave la aceptación social y el estilo exótico de convivir en occidente y ha recordado la campaña «Spain is different» el «gran eslogan» utilizado durante el franquismo, con Manuel Fraga de ministro de Turismo, para «atraer a un occidental que ya estaba convencido de que España era exótica».

Así mismo, la escritora considera que hay una falta de visibilidad de «cosas serias» como la economía, las finanzas, la cultura, la ciencia… Sobre el ámbito científico ha confesado «con dolor» la incapacidad del país para dar visibilidad al científico Francisco Mojica, que ha sido nominado por la Academia sueca en numerosas ocasiones sin éxito: «No somos capaces de hacer visibles trabajos de investigación que merecen el premio Nobel». «La industria del exotismo no permite montar otras», ha agravado.

Los Cursos en Ronda cuentan con el patrocinio principal de Santander Universidades y reciben el apoyo de la Diputación de Málaga, la Fundación Unicaja, el Centro de Estudios Andaluces de la Junta de Andalucía, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de Gobernanza y Territorio, el proyecto de investigación “Espacios naturales protegidos inteligentes en Andalucía” y la Universidad Internacional de Andalucía.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.