Acabar con la pobreza infantil en España aumentaría la riqueza del país en casi un seis por ciento

España es el país de la Unión Europea con mayor tasa de pobreza infantil.

Compartir

La Cátedra de Infancia y Adolescencia de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) organiza las JornadaLa pobreza Infantil en España, a debate, en las que se analiza la situación de pobreza de niños, niñas y adolescentes en el Estado.  Especialistas afirman que acabar con la pobreza infantil en España aumentaría la riqueza del país en un seis por ciento. 

Las Jornadas «La pobreza Infantil en España, a debate» abordarán la relación entre educación y pobreza en la infancia.

Las Jornadas cuentancon el apoyo del Ayuntamiento de Torrevieja y el Aula de la UNED de la localidad. La inauguración por parte de las autoridades tiene lugar el viernes 19 de abril a las 12.00 horas en el Palacio de la Música de Torrevieja. España es el país de la Unión Europea con mayor tasa de pobreza infantil, con aproximadamente un 28 % de niñas, niños y adolescentes (algo más de 2 millones), viviendo en situación de pobreza.

Las carencias afectan a su salud física y mental, sus oportunidades educativas y sus posibilidades de empleo futuro, aspectos que se abordarán en las jornadas. El informe El Coste de la Pobreza Infantil en España, que se debatirá en el encuentro, concluye que el PIB español sería un 5,7% más elevado si se eliminara la pobreza infantil.

Las personas que viven situación de pobreza durante la adolescencia tienen un 28% menos de probabilidades de alcanzar niveles de estudios superiores, según el análisis que presenta El Coste de la Pobreza Infantil en España. El efecto en términos de productividad laboral es de 57.000 millones de euros anuales. Por otra parte, el impacto de las enfermedades provocadas por la pobreza es de 6.079 millones de euros al año. 

Por ello, el informe concluye que el PIB español sería un 5,7% más elevado si se eliminara la pobreza infantil. La inversión necesaria para revertir esta situación sería compensada largamente por los beneficios, no solo sociales y humanos, sino también económicos. Según el citado estudio sobre el coste de la pobreza, elaborado en 2023 por el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil (participante en las Jornadas) casi uno de cada cuatro menores experimenta pobreza crónica en España (durante tres años consecutivos o más). 

El fenómeno de la cronicidad se asentó a principios de este siglo en el Estado y creció un 70% entre 2006 y 2016.  La creación de puestos de trabajo en España desde 2017 no ha tenido el impacto deseado en las familias, debido a la mala calidad del empleo, según el estudio. 

Las Jornadas La pobreza Infantil en España, a debate abordarán la relación entre educación y pobreza en la infancia y la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad Carlos III de Madrid expondrán sus iniciativas al respecto. 

Vicente Cabedo, director de la Cátedra de Infancia y Adolescencia de la Universidad Politécnica de Valencia, destaca algunas acciones de universidades valencianas: “Tanto la Universidad de Alicante como la propia UPV cuentan con un programa de ayudas para que adolescentes y jóvenes provenientes de los sistemas de protección accedan a la universidad; también se está trabajando con la Consejería de Educación para que el próximo curso exista una plaza reservada en cada titulación para estos casos”. 

Por otra parte, Vicente Cabedo destaca que la Escuela de Verano de la UPV, en colaboración con la Cátedra de Infancia y Adolescencia, dispone algunas plazas para la infancia vulnerable. “De acuerdo con la Encuesta de Condiciones del Vida del INE, más de dos millones y medio de niños, niñas y adolescentes no disfrutan ni una semana de vacaciones al año fuera de casa. Este es también un parámetro de pobreza”. 

En cuanto al impacto de la pobreza en la salud de los niños, Vicente Cabedo señala carencias en la salud visual o bucodental: “Hay niños y niñas que necesitan gafas y no pueden comprarlas, porque no lo cubre la seguridad social, o dejan de ir al dentista”. En este sentido, el documento Estrategia nacional de prevención y lucha contra la pobreza y la exclusión social 2019-2023, confirma que el 45% de menores que viven en hogares con menos renta no han ido nunca al dentista. También especifica que tienen el doble de probabilidades de sufrir malnutrición y el triple de padecer obesidad que los niños del quintil más rico.