Sólo un 13% de los escolares granadinos cumplen las recomendaciones de la...

Sólo un 13% de los escolares granadinos cumplen las recomendaciones de la OMS de actividad física en el colegio

Equipo del proyecto PREVIENE de la Universidad de Granada.

Investigadores de la UGR lideran el proyecto de investigación PREVIENE, dirigido por el profesor del Departamento de Educación Física y Deportiva Pablo Tercedor Sánchez, que estudia la forma de aumentar los niveles de actividad entre los escolares. Unos niveles que son muy bajos, ya que según un estudio, apenas un 13% de los escolares granadinos cumplen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que propone que al menos la mitad del tiempo de las clases de Educación Física se destine a la actividad física.

Para lograr su objetivo, PREVIENE propone un programa de cinco intervenciones para mejorar la actividad física y la salud del sueño de los niños en edad escolar. Las actuaciones pasan por el desplazamiento activo al colegio (andando o en bicicleta), las unidades didácticas activas en Educación Física, el ejercicio en los recreos, la promoción de hábitos saludables de sueño y un programa en el que se engloban las cuatro intervenciones mencionadas para incrementar los niveles de actividad física en los escolares.

Los investigadores han demostrado que los escolares granadinos no alcanzan los niveles recomendados de actividad física intensa (lo que se conoce como actividad física moderada-vigorosa) durante las clases de Educación Física. Estos datos resultan alarmantes si se tiene en cuenta que la escasa práctica de actividad física es un factor de riesgo para el desarrollo de obesidad, diabetes y otras condiciones negativas, por lo que compromete seriamente la salud y el bienestar de los escolares.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que al menos durante el 50% de la clase de Educación Física se practique actividad física intensa, sin embargo, el proyecto PREVIENE muestra que tan sólo el 13% de los escolares granadinos evaluados cumplen dicha recomendación.

El problema también se traslada al recreo, que en España dura una media de 30 minutos diarios dentro del horario escolar. Las recomendaciones internacionales sugieren que los escolares practiquen actividad física intensa al menos en el 50% del tiempo de recreo, aunque solamente el 11.7% de los escolares alcanza este objetivo, y 1 de cada 4 si se reduce la recomendación al 40% del tiempo de recreo, como criterio menos exigente.

Estas cifras son preocupantes”, alerta el responsable del proyecto PREVIENE, Pablo Tercedor Sánchez, “porque los bajos niveles de actividad física pueden acarrear consecuencias sobre la salud de los escolares, aunque la obesidad se muestre como la punta del iceberg existen asociados otros problemas de salud. Los efectos pueden verse incrementados a largo plazo, manifestándose con mayor énfasis en la adultez, en el caso de no revertir los hábitos sedentarios en la infancia”.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ya propuso las Unidades Didácticas Activas (UDAs) para intentar aumentar los niveles de actividad física durante las clases de Educación Física. En el proyecto PREVIENE se han comparado las UDA con las clases estándar de Educación Física, impartidas en siete colegios granadinos. “No hay grandes diferencias en cuanto a cantidad de actividad física intensa. Es necesario diseñar propuestas para que los niños alcancen unos niveles adecuados de ejercicio durante las clases de Educación Física”, apunta Pablo Tercedor.

Los investigadores del proyecto PREVIENE han analizado y planteado soluciones para tratar de solventar este problema. El proyecto evalúa la efectividad de cinco intervenciones factibles e innovadoras para mejorar la actividad física y la salud del sueño de los escolares a través de la estrecha cooperación entre el profesorado, las familias y el equipo investigador. Se estudia si el desplazamiento activo al colegio, las unidades didácticas activas en Educación Física, los recreos con ejercicio físico, la promoción de hábitos saludables de sueño y un programa en el que se engloban las cuatro intervenciones mencionadas incrementa los niveles de actividad física en los escolares.

El estudio piloto y las primeras pruebas de PREVIENE se desarrollan en diversos centros de Educación Primaria de Granada y ya han ofrecido los primeros datos. “Este trabajo pretende demostrar que el programa integrado de soluciones elaborado por PREVIENE ayudará a incrementar los niveles de actividad física, la calidad del sueño, la forma física, la calidad de vida e, incluso, el rendimiento académico, ya que hay evidencias de que los alumnos más activos físicamente son también los mejores estudiantes”, indica el profesor de la UGR Pablo Tercedor. La muestra de escolares estudiada está formada por niños de tercer curso de primaria (8-9 años), ya que es una edad óptima para crear hábitos de vida saludables que puedan prolongarse durante la adolescencia y adultez.

La precisión de los parámetros medidos se garantiza gracias al uso del acelerómetro, un instrumento parecido a los relojes deportivos comerciales, capaz de medir objetivamente la cantidad de actividad física y a través del que se puede estudiar la cantidad de sueño.

El objetivo final de PREVIENE es extender el programa que engloba las intervenciones propuestas (desplazamiento activo al centro escolar, mayor tiempo de intensidad de actividad física durante las clases de Educación Física, el recreo escolar activo y la promoción hábitos saludables de sueño) a las estrategias educativas de los centros escolares de otras provincias españolas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta