Hábitos saludables

¿Hay relación entre la satisfacción sexual y el doble estándar sexual?

La satisfacción sexual es la valoración que hacen las personas de sus relaciones sexuales, y según la OMS es una de las manifestaciones más relevantes de la salud sexual. Hasta la fecha, la investigación sobre esta cuestión ha puesto de manifiesto que la satisfacción sexual no solo depende de la propia relación sexual, sino que se ve influida por factores personales, interpersonales y socioculturales.

Ana Álvarez, Carmen Gómez y Juan Carlos Sierra, autores del estudio.

Entre los factores personales que se relacionan con la satisfacción sexual destaca la actitud que las personas tienen hacia el doble estándar sexual (DES). Este fenómeno se refiere al doble rasero que se utiliza para valorar la misma conducta sexual dependiendo de si la realiza un hombre o una mujer. El DES se observa en la valoración de conductas relacionadas con el ejercicio de la libertad sexual.

Doble Estándar Sexual

Por ejemplo, en la versión tradicional del DES, tener diferentes parejas sexuales se valora más positivamente en los hombres que en las mujeres. Además, esta doble rasero también se produce en la valoración de conductas relacionadas con el recato sexual, es decir, relacionadas con la manifestación del decoro, la castidad o la continencia de la conducta sexual. Por ejemplo, la forma tradicional del DES valora tener pocas parejas sexuales de forma más positiva en las mujeres que en los hombres.

Desde los años 80 y 90 del siglo XX, el doble estándar sexual puede manifestarse no solo favorable al hombre (apoyar mayor libertad y menor recato sexual para el hombre que para la mujer), sino también favorable a la mujer, lo que supone apoyar más libertad y menos recato sexual para la mujer que para el hombre. Además, los cambios sociales en pro de la igualdad de género han favorecido la prevalencia de una norma igualitaria que está a favor de que tanto hombres como mujeres dispongan de la misma libertad y guarden el mismo recato sexual. Hasta la fecha no se habían tenido en cuenta estas tipologías de adhesion al DES ni la implicación de otros factores en el estudio de la satisfacción sexual.

En un estudio realizado por Ana Álvarez-Muelas, Carmen Gómez-Berrocal y Juan Carlos Sierra, investigadores del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada, que acaba de ser publicado en la revista científica Frontiers in Psychology, se planteó como objetivo examinar el papel de factores de tipo personal, interpersonal y social sobre la satisfacción sexual teniendo en cuenta el tipo de adhesión al DES de las personas (favorable al hombre, favorable a la mujer e igualitario). El estudio contó con 1.194 adultos heterosexuales españoles que mantenían una relación de pareja. Entre los factores personales se tuvo en cuenta la edad, la predisposición a aceptar la desigualdad y la jerarquía entre grupos sociales, conocida como orientación a la dominancia social, y el rasgo consistente en la propensión que las personas tienen para excitarse o inhibirse sexualmente. Como factor interpersonal se consideró la satisfacción con la relación de pareja. Y como factor de naturaleza social, se tuvieron en cuenta las normas sociales de género sobre comportamientos sexuales.

A mayor igualdad más satisfacción sexual

Cuando se comparó el nivel de satisfacción sexual entre los grupos de personas con diferente forma de adhesión al DES, nuestros resultados indicaron que quienes no tienen un doble rasero o DES, es decir aquellas personas que apoyan la misma norma sexual para hombres y mujeres, informaron un nivel más elevado de satisfacción sexual que aquellas otras personas que o bien defienden un DES favorable al hombre, o bien favorable a la mujer.

El análisis del papel jugado por los factores de tipo personal, interpersonal y social sobre la satisfacción sexual, en general, indicó que la magnitud de la influencia de dichos factores sobre la satisfacción sexual variaba en función del tipo de adhesión al DES que mantenía la persona. Además, se encontró que los factores que predicen la satisfacción sexual son más numerosos y diversos en las mujeres que en los hombres. En hombres y mujeres, la edad resultó ser un predictor de la satisfacción sexual, prácticamente en todos los grupos formados según el tipo de adhesión al DES: las personas de mayor edad informan menos satisfacción sexual.

Inhibición sexual por miedo a no dar la talla

También, se resalta el papel de la propensión a la inhibición sexual. Concretamente, la inhibición debida a la preocupación por el rendimiento sexual resulta positiva para la satisfacción sexual en hombres y mujeres, aunque su efecto varió en función del tipo de DES. En los hombres su efecto se aprecia en la tipología favorable al hombre, por lo que en ellos la defensa del mayor recato de la mujer podría dar lugar a que sintieran un mayor peso de la relación sexual sobre sí mismos, lo que podría suponer mayor implicación en la actividad sexual con su pareja y, consecuentemente, relaciones sexuales más satisfactorias. En las mujeres, este efecto se encuentra en la tipología igualitaria, lo que podría traducirse en una mayor implicación en la actividad sexual con un impacto positivo sobre la satisfacción sexual.

En cuanto a la orientación a la dominancia social predijo negativamente la satisfacción sexual sólo en las mujeres que se adhieren a un tipo de DES favorable al hombre; de manera que las mujeres ven mermada su satisfacción sexual cuando apoyan una estructura social de género jerárquica y un DES favorable al hombre.

Tanto en hombres como en mujeres y en todos los tipos de adhesión al DES, el factor satisfacción con la relación de pareja fue el predictor que resultó tener más influencia sobre la satisfacción sexual; concretamente, cuanto mayor es la satisfacción con la relación de pareja, mayor satisfacción sexual reportan los participantes.

Aunque se encontró que las personas con diferentes tipologías de adhesión al DES se diferencian en cómo perciben las normas sociales de género sobre conductas sexuales, dichas normas no predicen la satisfacción sexual.

Los resultados de este estudio son útiles para comprender y, en su caso, promover una satisfacción sexual óptima en la población heterosexual. Por una parte, este estudio subraya la importancia de tener en cuenta la actitud de la persona hacia el DES. En este sentido, fomentar la interiorización de actitudes de género igualitarias en el ámbito de los comportamientos sexuales, no solo contribuye a promover una sociedad más equitativa, sino que repercute en la propia satisfacción sexual de las personas. Por otra parte, en el contexto clínico, la terapia psicológica debe promover la satisfacción en el seno de la relación de pareja. Además, de acuerdo con los datos de este estudio, la terapia sexual deberá tener en cuenta cómo interioriza cada miembro de la pareja los estándares de género sobre conductas sexuales.

Este estudio forma parte de un Proyecto de Investigación financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, en el que colaboran investigadores del Laboratorio de Sexualidad Humana y del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Granada.

Álvarez-Muelas, A., Gómez-Berrocal, C. y Sierra, J. C. (2021). Study of sexual satisfaction in different typologies of adherence to the sexual double standard. Frontiers in Psychology, 11, Artículo 609571. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2020.609571

Contacto:

Ana Álvarez Muelas
Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento
Universidad de Granada
Correo electrónico: alvarezm@ugr.es; labsex@ugr.es

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.