Reconocimiento de voz y lenguaje, nuevo escenario de la comunicación humano-máquina

El avance tecnológico traerá consigo nuevos dispositivos que se integrarán con los sentidos humanos. Este nuevo escenario requiere la colaboración entre tecnólogos y lingüistas como la que lleva a cabo la UNED en un proyecto europeo. El reconocimiento de voz, el procesamiento del lenguaje natural y el machine learning se dan la mano.

Internet, las redes sociales, el control de electrodomésticos a través del móvil, las compras on line o pedirle a un aparato que ponga la serie favorita son gestos cotidianos, que muestran hasta qué punto la tecnología ha entrado en la vida cotidiana.

Sin embargo, todos estos dispositivos son solamente un adelanto de lo que está por venir. Una revolución tecnológica que supondrá ir más allá de los dispositivos, para integrarlos en el organismo.

No se trata de microchips introducidos quirúrgicamente o mediante otros métodos invasivos, sino gafas, lentillas, auriculares o brazaletes, que abren una etapa nueva en la relación con la tecnología, con dispositivos mucho más integrados, para cuyo manejo ni tan siquiera se necesiten las manos, posiblemente bastará pensar la instrucción para ponerlos en marcha.

Qué relación se tendrán con los dispositivos integrados en el cuerpo

Este escenario parece más propio de la ciencia ficción, pero no es así. El avance de la tecnología y el desarrollo de los microchips, gracias en parte a la puesta al servicio de la tecnología de materiales con mejores cualidades para la conducción de electricidad, lo hará posible en tan solo unos años.

Por ello, se ha abierto un debate en el panorama científico sobre cómo articularlos y qué tipo de relación se mantendrá con ellos.

La UNED representa a España en la red internacional de investigadores Language in the Human-Machine Era (LITHME), que aglutina a expertos de 52 países tanto europeos como de otras regiones del mundo, para discutir sobre el futuro inmediato de la comunicación entre los seres humano y las máquinas.

Comunicación humanos – máquinas

“Se aproxima la era del humano-máquina. Un tiempo en el que la tecnología se integrará con nuestros sentidos y no quedará relegada solamente al uso de dispositivos móviles como en la actualidad”, explica el decano de la Facultad de Filología de la UNED, Rubén Chacón, que es miembro del Comité de Dirección en este panel de expertos internacionales, representando a España.

Este experto anticipa que los dispositivos tecnológicos “pasarán de nuestras manos a nuestros ojos y nuestros oídos”, lo que supondrá un cambio de paradigma en el que especialistas del campo de la informática y la tecnología tendrán mucho que decir, pero también, expertos en lenguaje, reconocimiento de voz y comunicación humana, que serán los encargados de dar las pautas en este campo para el diseño de las aplicaciones que medien entre los dispositivos integrados y las personas.

La irrupción de esta tecnología tendrá un impacto tan fuerte que incluso, auguran los especialistas de LITHME, cambiará la comunicación cotidiana entre personas y también la propia lengua.

Un nuevo lenguaje con las máquinas

La UNED cuenta con una amplia experiencia en desarrollos lingüísticos y tecnológicos, con un papel como universidad pionera en nuestro país en este ámbito. Es por ello que está tan implicada en este proyecto internacional, en el que se espera adelantarse al futuro, para contar con las herramientas y los conocimientos adecuados para saber convivir con este cambio tan radical, cuyo calado se sentirá en todas las capas de la sociedad.

Porque si bien la penetración de Internet y los teléfonos inteligentes ha sido amplia, la que tendrá esta tecnología será todavía mayor, hasta el punto de que prácticamente nadie podrá quedarse al margen en un futuro muy cercano.

Dispositivos integrados en el cuerpo, interlocutores en el día a día

El cambio será muy profundo, con “dispositivos o implantes en ojos y oídos, que traducirán las palabras de otra persona y permitirán comunicarnos como si lo estuviésemos haciendo en la lengua propia”, afirma Rubén Chacón.

Pero la tecnología irá mucho más allá, para dejar de ser mera receptora de instrucción o, llegado el caso, ofrecer la información solicitada, como podría ser el caso de dispositivos como Alexa, y convertirse en una interlocutora habitual en nuestra vida cotidiana, con la incorporación de nuevos sistemas de reconocimiento de voz, entre otros.

En este sentido ya hay algunas experiencias, con asistentes virtuales o chatbots que son capaces de solucionar pequeñas dudas, con una conversación sencilla. Pero lo que viene irá mucho más allá, para establecer “conversaciones cada vez más complejas”, por ejemplo, hacer de acompañante de personas mayores y darles conversación como si fuese un cuidador humano.

El futuro de la relación entre los humanos y las máquinas

Durante cuatro años, esta red de investigadores trabajará conjuntamente en atisbar el futuro de la relación entre los humanos y las máquinas, financiados mediante la acción COST CA19102 a través del European Cooperation in Science and Technology.

El propósito de esta red de investigadores integrados en el proyecto LITHME es minimizar la distancia que puede existir entre lingüistas y expertos en informática y tecnología de modo que se puedan complementar mutuamente y encontrar sinergias que ayuden al desarrollo tecnológico futuro, a entender el potencial de la lingüística y las consecuencias sociales que tendrán las tecnologías cada vez más presentes en nuestro entorno cercano. Esta relación es cada vez más habitual en el contexto actual.

Rubén Chacón, decano de la Facultad de Filología de la UNED.

Colaboración entre filólogos e informáticos

Equipos de lingüistas y filólogos trabajan mano a mano con especialistas en inteligencia artificial. Les proporcionan corpus lingüísticos, es decir, conjuntos de expresiones, palabras y oraciones, propias de un campo semántico determinado.

Este material es la base que emplean los especialistas en tecnología para enseñar a que las máquinas sepan interpretar el lenguaje humano de la manera más exacta posible y, una vez conseguido, sean capaces de elaborar sus propios discursos. Hacer máquinas inteligentes, gracias al big data, el aprendizaje automático y todo las tecnologías implicadas en el procesamiento del lenguaje natural y reconocimiento de voz.

Tecnologías comunicativas y reconomimiento de voz

“Es interesante destacar que la red LITHME tiene un espíritu visionario y pretende acercar a personas que normalmente trabajan en cuestiones lingüísticas de índole diversa para contribuir al desarrollo de investigación lingüística y tecnologías comunicativas como tecnologías del habla, el reconocimiento de voz, procesamiento de lenguaje natural, Big Data aplicado al análisis lingüístico, etc. Cabe destacar el carácter indisciplinar, interlingüístico e internacional de estas investigaciones”, subraya el decano Rubén Chacón.

LITHME se organiza en torno a ocho grupos de trabajo que representan diferentes áreas de investigación lingüística como son el lenguaje computacional, el lenguaje y la ley, el lenguaje y los derechos, la diversidad lingüística, el aprendizaje y enseñanza de lenguas, las ideologías, creencias y actitudes, el lenguaje profesional, y la variación lingüística.

El escenario tecnológico que se acerca será diferente, porque va a requerir un conocimiento todavía más interdisciplinar y una colaboración intensa entre tecnólogos y humanistas, tal y como se plantea en este gran proyecto en el que participa la UNED.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.