Los problemas que asfixian a las universidades valencianas

Compartir

Las rectoras y rectores de las cinco universidades públicas valencianas -Mavi Mestre, de la Universidad de Valencia; José Capilla, de la Universidad Politécnica de Valencia; Amparo Navarro, de la Universidad de Alicante; Eva Alcón, de la Universidad Jaume I de Castellón y Juanjo Ruiz, de la Universidad Miguel Hernández de Elche– se han reunido esta mañana con el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Arcadi España y la consejera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Josefina Bueno, para abordar el modelo de financiación y dar solución a los problemas que asfixian a las universidades.

Rectoras y rectores de las universidades valencianas.

El encuentro, celebrado en el despacho rectoral de la Universidad de Alicante, ha servido para poner en común los dos principales problemas del sistema de financiación valenciano que, según ha explicado la actual portavoz de la Conferencia de Rectoras y Rectores de las Universidades Públicas Valencianas, CRUPV, la  rectora de la UA, Amparo Navarro «son la actual insuficiencia financiera y la falta de equidad en el reparto de fondos», cuestiones que impiden a las universidades acometer planes a medio y largo plazo.

Qué reclaman las universidades valencianas

Los rectores y rectoras han trasladado a los consejeros que para resolver ambas deficiencias sin perjudicar a ninguna universidad, «es necesario incrementar los recursos del SUPV» y que ese incremento «se reparta de manera que se mejore la equidad del sistema». Es por ello que la Conferencia de Rectoras y Rectores urge a poner en marcha «un plan de financiación estable consensuado por todas las universidades que garantice la estabilidad de las universidades», aseguran.

En este sentido, la consejera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Josefina Bueno ha destacado la «buena senda» de las negociaciones y la importancia de esta primera reunión de trabajo celebrada en Alicante en la que se ha evidenciado «la sintonía entre las prioridades de la Generalitat, las de las universidades públicas y las de la comunidad científica». Ha explicado que ya hay varios grupos de trabajo avanzando en estos temas y que en breve será el Presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien explique el calendario y las medidas que se van a adoptar tras haber escuchado las peticiones y sugerencias de los máximos mandatarios de las univesidades.

Además del modelo de financiación, el consejero de Hacienda y Modelo Económico, Arcadi España, ha insistido en la necesidad de desbloquear el convenio colectivo de las Universidades, «fundamental para el futuro de las universidades» y se ha comprometido a avanzar en paralelo en ambas cuestiones «para garantizar la estabilidad laboral y financiera del sistema universitario público valenciano. España asegura que son dos temas que llevan mucho tiempo estancados y que «ha llegado el momento de dar el impulso definitivo para que puedan resolverse» y ha hecho hincapié «en el buen ambiente de trabajo y la buena sintonía mostrada entre las universidades y las dos consellerías para avanzar y consolidar cuanto antes las soluciones de ambas cuestiones».

Las demandas universitarias

La portavoz de la CRUPV ha explicado que «lo esencial en estos momentos es el compromiso para alcanzar la suficiencia financiera que exige la Ley de Universidades». Las universidades aseguran que para lograrlo es esencial que la financiación universitaria avance hacia la meta del 1’5% de PIB de la Comunidad Valenciana frente al 0’85% que se destina en la actualidad.

En este sentido, Navarro ha aludido al  «Estudio y diagnóstico de las universidades públicas valencianas» realizado por el IVIE en 2022 por encargo de la Consejería de Universidades, del que se desprende que para el conjunto de las universidades valencianas los ingresos por estudiante provenientes de las transferencias corrientes de la Generalitat Valenciana en 2019 son los mismos que en 2008.

«Sin embargo, los gastos corrientes por alumno durante ese mismo período se han incrementado en un 18%, lo que implica una fuerte reducción de las inversiones, cuyo importe en 2019 es el más bajo de todo el período 2008-2019», ha explicado Navarro que también ha insistido en la preocupación de los rectores y rectoras ante el creciente gasto provocado por el aumento de precios de las energías.

La catedrática de Derecho Tributario y Financiero ha alertado de que «nos encontramos ante una situación de grave insuficiencia financiera que está afectando sobremanera a las inversiones. Si seguimos con la misma tendencia, la insuficiencia alcanzará a los gastos corrientes, lo que afectaría a la propia supervivencia de las universidades por lo que insisten en que es «imprescindible que se apruebe lo antes posible un Plan Plurianual de Financiación que nos permita realizar una gestión universitaria a medio y largo plazo».