Ciencia

Crean unos uniformes de policía con materiales 100% reciclados

La Policía Local de Rocafort se ha convertido en la primera en España en incorporar a su uniformidad unos polos realizados con un tejido fabricado con poliéster 100% realizado a partir de botellas recicladas que neutralizan el amonio del olor y expulsan el ácido acético del sudor con iones de hidrógeno.

Miembros de la policía local de Rocafort con sus nuevos uniformes.

En concreto, los polos están elaborados con el tejido Nature Fresh de la empresa especializada en uniformes y equipamiento policial de última generación Satara Seguridad, y tienen además la particularidad de cumplir todas estas funciones respetando las bacterias beneficiosas para la piel.

El Ayuntamiento de Rocafort ha incorporado estas prendas, entre otras piezas y complementos de uniformidad policial para sus agentes, como muestra de su “compromiso con la sostenibilidad y la seguridad de nuestro cuerpo de Policía Local y con el fin de renovar los equipos con la última tecnología disponible”, asegura su concejal de seguridad, Guillermo José Gimeno.

También destaca que este tratamiento bactericida “no se pierde con el lavado ni contamina en este proceso, como sí ocurre con otras tecnologías”, según afirma el director de marketing de Satara Seguridad, Edmund Valenzuela. Mientras, el proceso de producción sostenible está certificado mediante el estándar GRS y TC, que garantiza la trazabilidad del proceso productivo.

Uniformes y herramientas del futuro

Del mismo modo, el cuerpo de la Policía Local del municipio valenciano reciclará sus uniformes en desuso también a través de la compañía valenciana Satara Seguridad, que da solución a estas prendas que, al ser vestuario de organismos oficiales, no pueden ser tiradas a un contenedor común o donadas.

La empresa recoge las prendas, separa los elementos que componen los uniformes y los transforma en nuevos materiales textiles para darles una nueva vida. “Así, reducimos la contaminación que generaría la incineración de los tejidos y cerramos el ciclo de la economía circular”, explica Valenzuela.

Una «pistola» apaga fuegos

Asimismo, entre el equipamiento policial adquirido, destaca también el innovador dispositivo portátil de extinción de incendios EXO2. Frente a los más de 6Kg que pesa un extintor tradicional, esta solución tecnológica con forma de pistola incorpora un sistema de respuesta inmediata ante el fuego, cuyas cápsulas fumígenas de menos de 100 gramos apagan conatos de incendio en apenas unos segundos y a una distancia de entre 3 y 5 metros para garantizar la seguridad del usuario en todo momento.

Esta nueva fórmula, según Valenzuela, “respeta el medioambiente y no genera gases tóxicos, a diferencia de métodos clásicos como el extintor”. Las cápsulas están fabricadas con aluminio 100% reciclable y sin tratamientos químicos y el compuesto interno está confeccionado con materiales aptos para el consumo humano.