La UMA desarrolla una nueva generación de placas fotovoltaicas

La UMA desarrolla una nueva generación de placas fotovoltaicas

Investigadores de la UMA que trabajan en las nuevas placas fotovoltaicas.
Investigadores de la UMA que trabajan en las nuevas placas fotovoltaicas.
Investigadores de la UMA que trabajan en las nuevas placas fotovoltaicas.

La nueva generación de placas fotovoltaicas permiten que la autosuficiencia energética sea una realidad mucho más cercana. El Laboratorio de Materiales y Superficies de la Universidad de Málaga, con veinte años de experiencia en este campo, da un paso más hacia la independencia energética con unas placas que producen y almacenan energía

El grupo liderado por José Ramos-Barrado trabaja en el desarrollo de innovadores dispositivos nanoestructurados para la producción y el almacenamiento de energía.

“Para transformar la energía solar en eléctrica trabajamos con innovadores fotosupercondensadores, un tipo de dispositivo que adelanta a la fotovoltaica, ya que además de la producción, permite el almacenamiento energético”, explica el catedrático de Física Aplicada José Ramos-Barrado.

Este nuevo producto alternativo a las placas fotovoltaicas permite muchas más aplicaciones. Y es que, al ser transparente, se puede ubicar en las propias ventanas de un edificio, porque además, evita el uso de cables adicionales, al general y almacenar la energía en el mismo dispositivo.

El estudio de la célula fotovoltaica fue el inicio de este laboratorio de la Universidad de Málaga que hoy da un paso más, y avanza hacia el campo, aún por explotar, de los fotocondensadores. No obstante, junto al Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, aborda también la caracterización de células de alta eficiencia para la consecución de una energía fotovoltaica de tecnología más alta.

Evaluación del nuevo material para las placas fotovoltaicas.
Evaluación del nuevo material para las placas fotovoltaicas.

Pila de combustible

La preparación de materiales de cerámica nanoestructurados que utilizan hidrógeno como combustible, capaces de transformar la energía química en eléctrica, es otra de las líneas de trabajo del grupo, que logra, a través de procesos físicos y químicos, prototipos no contaminantes de alta eficiencia y resistencia.

El Laboratorio de Materiales y Superficies de la UMA forma parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Con 20 años de historia, está compuesto por 12 miembros de distintas disciplinas, físicos, químicos e ingenieros. Actualmente, cuenta con tres proyectos del Plan Nacional, uno europeo y otro de la Junta de Andalucía.

No hay comentarios

Dejar una respuesta