Medio Ambiente

Los procesos de restauración del suelo quemado no logran recuperar a corto plazo su composición original

Compartir


Los daños que provoca un incendio forestal son profundos y la restauración de los ecosistemas afectados es enormemente compleja. Un equipo en el que participan investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), lleva años estudiando cómo recuperar la materia orgánica del suelo, sustento de la vida, tras el impacto del fuego.

En el artículo que publican en la revista Science of the Total Environment confirman que, si bien a corto plazo las medidas de restauración no logran la recuperación de la composición original del suelo, sí producen un incremento significativo de su diversidad molecular, lo que, a largo plazo, podría permitir su recuperación completa.

Cubiertas vegetales para la restauración de suelos

El empleo de cubiertas vegetales es una de las prácticas que se aplican para la recuperación de los suelos quemados. Aunque su aplicación es eficaz para proteger al suelo de la erosión, se desconoce el impacto de su aplicación sobre la calidad y cantidad de la materia orgánica del suelo. En este estudio han trabajado en áreas de pinares del Parque Nacional de Doñana y han comparado cómo se comporta la materia orgánica de suelos en áreas quemadas; áreas restauradas tras un incendio previo y áreas no afectadas por el fuego. 

Frente a las zonas que han sufrido los efectos del fuego, las zonas no quemadas son las que conservan mayor cantidad de carbono orgánico, aunque las diferencias se perciben sobre todo en el análisis de las partículas más finas. En los suelos quemados se ha destruido gran parte de la lignina, un componente mayoritario de los tejidos de las plantas que está presente especialmente en las paredes celulares de la madera. “Los nuevos compuestos que se forman en los suelos quemados tienen un carácter más aromático y condensado, lo que sugiere que son más resistentes frente a la actividad biológica, retrasando los procesos microbianos requeridos para la restauración el suelo”, añade Gonzalo Almendros, investigador del MNCN. 

1 Comentario

  1. LA VERDAD enseña al pueblo todas las mentiras, males o errores que no se ven; y únicamente porque UNOS han estado “eternamente” interesados en que no se vean.

    Cada MENTIRA que existe socialmente, o sea, que está instalada en la sociedad CONLLEVA millones de beneficios para unos INTERESADOS (aprovechados de rentabilizar más y más tal mentira).

    En el esclavismo, por ejemplo, decir tú que todos somos iguales o hijos de Dios suponía el poner nerviosos a todos los poderes (con sus correspondientes guardias pretorianas y siervos o sirvientes-arrodillados del pueblo).

    Por eso la verdad siempre HA ESTADO PROHIBIDA (aún hoy) y no la permitirán ni la reconocerán porque, los siervos-comprados lamiendo la mierda que dejan atrás las mentiras, no lo permiten; son… muy suyos.
    Las MENTIRAS a gran escala siempre producen SUMISIÓN, ¡de la que calla bocas!
    Y las CONTAMINACIONES en un pillo plazo producen DINERO, ¡del sonante!
    Lo que tenían que legalizar ya de una vez por todas es… la VERDAD. Y no es poco. http://concursosypremiosjoserepisomoyano.blogspot.com/

    José Repiso Moyano

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.