Humanidades

Las universidades pecan de mirarse demasiado el ombligo en redes sociales

Compartir
Eduardo Simón.
Eduardo Simón.

Las universidades públicas andaluzas deben dar un giro en sus políticas de comunicación en redes sociales si quieren aumentar el número de respuestas e interacciones de los usuarios. Es una de las conclusiones vertidas en una tesis doctoral de la Universidad de Almería, que analiza el comportamiento de las universidades públicas andaluzas en las redes sociales.

Eduardo Simón es el autor de esta tesis doctoral, la primera en analizar en profundidad el feónmeno de las redes sociales como herramienta de comunicación oficial para las universidades públicas.

En su trabajo, Simón ha analizado los mensajes emitidos por las diez universidades públicas andaluzas en Facebook y Twitter, y ha hecho un estudio comparado de cómo se comunican cada una de ellas con su público.

Todas cometen el mismo error, hablar mucho de sí mismas: de jornadas, congresos, política universitaria… La mayoría de los mensajes emitidos en redes sociales por las universidades analizadas van en esta línea temática, a pesar de que, tal y como ha comprobado Eduardo Simón, son los que menos interacciones registran y, por tanto, los que menos interés tienen entre los seguidores de estas instituciones.

El mayor volumen de interacciones se da con publicaciones sobre investigación y todo lo concerniente a alumnos, explica este nuevo doctor de la Universidad de Almería e integrante del gabinete de prensa de esta institución, y son también las que más interacciones generan, como comentarios, estados de ánimo y son más compartidas.

En el periodo analizado, que va desde 2012 a 2015, se han observado dos tendencias diferentes. En los primeros años tanto el número de mensajes emitidos como el crecimiento en número de seguidores y fans de los perfiles oficiales de los campus en redes sociales era muy elevado. Eduardo Simón explica esta tendencia al alza porque era un momento de expansión de las redes sociales.

Un segundo periodo, que Simón sitúa a partir de 2014, viene marcado por una contención el crecimiento de número de seguidores, debido, explica, a que el uso de las redes sociales se ha estabilizado. Al mismo tiempo, las universidades realizan menos publicaciones al día, algo que, paradójicamente, no ha hecho que se reduzcan el número de interacciones de los usuarios, sino más bien al contrario, de forma que con menor número de entradas en redes sociales se ha conseguido una implicación mayor del público.

Del mismo modo, también ha comprobado que excepto en la Universidad de Granada, los encargados de la gestión de los perfiles sociales de los campus curre a cargo de los integrantes de los gabinetes de comunicación. La granadina es la única que ha externalizado este servicio, algo que es un «error», según piensa Eduardo Simón.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.