Las importaciones masivas de biodiésel lastran su desarrollo en España

Las importaciones masivas de biodiésel lastran su desarrollo en España

Ramón García Marín (izquierda) junto a Cayetano Espejo Marín, investigador principal del grupo de investigación (derecha)

Investigadores del grupo Dinámicas Territoriales de la Universidad de Murcia (UMU) han realizado un estudio sobre biocombustibles en el que se afirma que apenas un redu­cido número de ins­ta­la­cio­nes dedi­ca­das a la pro­duc­ción de bio­eta­nol han sido capa­ces de estar a pleno ren­di­miento, por el con­sumo nacio­nal y las expor­ta­cio­nes. En cam­bio, el sec­tor del bio­dié­sel ha sobre­di­men­sio­nado su capa­ci­dad, y las impor­ta­cio­nes masi­vas de este pro­ducto han con­tri­buido a fre­nar su des­pe­gue.

Según el artículo, publicado en la revista digital de geografía y ciencias sociales Scripta Nova, España tiene un modelo de produc­ción de bio­car­bu­ran­tes basado en la impor­ta­ción de la mayor parte de la mate­ria prima con que se ela­bo­ran, y por tanto en una situa­ción muy pare­cida a lo que sucede con los pro­duc­tos deri­va­dos del petró­leo. Por lo que la depen­den­cia de un redu­cido número de paí­ses y de los mer­ca­dos de mate­rias pri­mas supo­ne un fac­tor limi­ta­dor.

El sec­tor de los bio­combustibles se implanta y desa­rro­lla en España como con­se­cuen­cia de la polí­tica ener­gé­tica de la Unión Euro­pea, que con­si­dera que la uti­li­za­ción de los mismos u otros com­bus­ti­bles reno­va­bles como sus­ti­tu­ti­vos del gasó­leo o la gaso­lina reduce las emi­sio­nes de gases a la atmós­fera y per­mite con­se­guir tres obje­ti­vos fun­da­men­ta­les: el cum­pli­miento de los com­pro­mi­sos asu­mi­dos en mate­ria de cam­bio cli­má­tico, la segu­ri­dad de abas­te­ci­miento en con­di­cio­nes eco­ló­gi­ca­mente racio­na­les y la pro­mo­ción de las fuen­tes de ener­gía renovables.

El biocarburante es un sector que debería potenciarse más, ya que las energías renovables son el futuro. Pero existe una fuerte competencia de otros países”, corrobora Ramón García Marín, profesor de Geografía en la UMU e investigador del grupo.

Según los datos expuestos en la investigación, para aca­bar con la com­pe­ten­cia des­leal que supo­nen las impor­ta­cio­nes masi­vas de bio­dié­sel, a comien­zos de 2014 el Gobierno de España esta­blece las plan­tas de pro­duc­ción de bio­dié­sel auto­ri­za­das, con can­ti­dad asig­nada para el cómputo de los obje­ti­vos obli­ga­to­rios de bio­car­bu­ran­tes, y que incluye 23 indus­trias espa­ño­las y 14 de otros paí­ses de la Unión Euro­pea.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.