La Vía Láctea podría albergar cien mil millones de enanas marrones

La Vía Láctea podría albergar cien mil millones de enanas marrones

Imagen en falso color en el infrarrojo de una enana marrón. Fuente: NASA/JPL-Caltech.
Imagen en falso color en el infrarrojo de una enana marrón. Fuente: NASA/JPL-Caltech.
Imagen en falso color en el infrarrojo de una enana marrón. Fuente: NASA/JPL-Caltech.

Las enanas marrones, en ocasiones conocidas como “estrellas fallidas” son el eslabón entre las estrellas de baja masa y los grandes planetas gaseosos. Se trata de objetos débiles y difíciles de estudiar, de modo que aún se desconocen muchas de sus características, e incluso el número de enanas marrones que existen. Un estudio, en el que participa el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), apunta a que la Vía Láctea podría contener entre veinticinco y cien mil millones de enanas marrones.

Se cree que las enanas marrones siguen un proceso de formación similar al de las estrellas, que comienza con la fragmentación y contracción de una nube de gas interestelar. Sin embargo, estos objetos apenas alcanzan un 10% de la masa del Sol, lo que impide que se desencadenen las reacciones nucleares que alimentan el brillo de las estrellas y provoca que con el tiempo vayan debilitándose. Desde el hallazgo de las primeras enanas marrones, en 1995, se han detectado más de dos mil, principalmente en regiones de formación estelar cercanas y con una densidad de estrellas baja.

La investigación

Ahora, un equipo internacional de investigadores ha buscado enanas marrones en el cúmulo estelar joven RCW 38, que presenta una densidad estelar muy alta y un gran número se estrellas masivas. Se trata de un entorno totalmente distinto a aquellos donde se han estudiado las enanas marrones, y los investigadores buscaban comprobar si su lugar de nacimiento afecta a la tasa de formación de enanas marrones, que en los cúmulos cercanos puede ascender a una enana marrón por cada dos estrellas.  
 
“Se trata del primer estudio de este tipo en un cúmulo estelar masivo a una distancia mayor que un kilopársec (3.262 años luz), y representa un gran paso adelante en este campo –apunta Rainer Schoedel, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) que participa en la investigación–. La gran resolución angular en óptica adaptativa del instrumento NACO del Very Large Telescope (ESO) resultó fundamental en este estudio y, precisamente, mi experiencia con imágenes de este tipo ha sido mi aportación en el trabajo”. 

El resultado

Los investigadores han hallado que RCW 38, que se encuentra a 5.500 años luz de distancia, muestra una proporción similar de enanas marrones y estrellas que otros cúmulos cercanos y poco masivos, lo que apunta a que las condiciones donde se forman no afectan al número de enanas marrones.

Los investigadores calculan que en la Vía Láctea podría haber entre veinticinco y cien mil millones de enanas marrones. Considerando que nuestra galaxia contiene entre cien y cuatrocientos mil millones de estrellas, constituye una proporción muy alta. “Y, dado que estos objetos son extremadamente débiles, puede que solo estemos viendo la punta del iceberg”, concluye Rainer Schoedel. 

 

Imagen en falso color en el infrarrojo cercano del cúmulo masivo RCW38, tomada por el instrumento NACO del Very Large Telescope (ESO). Cubre un área de 1,5 años luz, y destaca algunas de las candidatas a enanas marrones detectadas. Fuente: K. Muzic et. al.
Imagen en falso color en el infrarrojo cercano del cúmulo masivo RCW38, tomada por el instrumento NACO del Very Large Telescope (ESO). Cubre un área de 1,5 años luz, y destaca algunas de las candidatas a enanas marrones detectadas. Fuente: K. Muzic et. al.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.