La pintura romana en Hispana, objeto de un congreso internacional en Cartagena

La pintura romana en Hispana, objeto de un congreso internacional en Cartagena

Teatro romano de Cartagena.

Teatro Romano de Cartagena.

El Museo Teatro Romano de Cartagena acoge el Congreso Internacional de Pintura Romana en Hispania desde este jueves 25 y hasta el sábado 27 de abril. Se trata de una cita que cuenta con la participación de numerosas universidades europeas y que está organizada por la Fundación Teatro Romano Cartagena en colaboración con el Ayuntamiento de Cartagena, así como por la Universidad de Murcia, el Centro de Estudios de Arqueología Virtual (DigitalMED) y el Consorcio Monumental de la Ciudad de Mérida.

En dicho Congreso se ha querido poner al día el estado de la cuestión sobre la pintura mural en Hispania transcurridos treinta años desde la última reunión científica con un programa muy completo. Si en 1989 tenía lugar el I Coloquio de Pintura Mural Romana en España, celebrado en Valencia, que supuso la primera piedra de la investigación española en torno a este campo. Pocos años después, en 1996, se procedía a la segunda reunión científica, en esta ocasión, en el Museo Nacional de Arte Romano de la ciudad de Mérida, siendo el último de estos congresos celebrado hasta la fecha.

En los treinta años transcurridos desde entonces, el aumento del número de conjuntos pictóricos que conocemos gracias a la renovación metodológica en la recuperación, registro, estudio y conservación de los restos, hace necesaria la organización de un nuevo congreso en el que se den cabida no solo los nuevos hallazgos, sino también los resultados obtenidos de la aplicación de todas aquellas disciplinas que han mejorado la intervención e interpretación de los datos.

El objetivo de este nuevo congreso es una puesta al día y en común de la investigación que se lleva a cabo en relación a los nuevos conjuntos pictóricos y/o talleres a los que pertenecen. La mejora en los procedimientos y técnicas de análisis con la aplicación de las más avanzadas tecnologías así como sobre su conservación y puesta en valor como elementos integrantes del patrimonio. 

Con motivo del Congreso Internacional sobre Pintura romana en Hispania, el Museo del Teatro Romano de Cartagena y la Universidad de Murcia han organizado una muestra que acerca a los visitantes al conocimiento de  la pintura mural romana, a través de paneles explicativos, así como un audiovisual sobre la recuperación de algunos conjuntos pictóricos hallados en Cartagena, ilustrando desde su aparición en las excavaciones arqueológicas hasta  su puesta en valor. Ello se suma a la visita a la exposición temporal de las Musas en el Palacio Consistorial.

La decoración pictórica en el mundo romano constituía una actividad puramente artesanal, llevada a cabo por un equipo constituido por el albator que prepara y realiza la mezcla, el tector que prepara las capas de mortero y el sistema de sujeción a la pared, el pictor parietarius que realiza la composición general y el pictor imaginarius que realiza las composiciones figuradas más complicadas. Todo ello refleja una jerarquización del trabajo y una diferenciación económica y social. Los  equipos se organizaban en talleres itinerantes e iban realizando por  encargo los trabajos  por los distintos edificios  de las  ciudades del Imperio. 

El estudio de los conjuntos pictóricos hallados en toda la Región permite conocer el desarrollo  de los cuatro estilos pompeyanos y de la pintura provincial, así como de los talleres  cuyas obra se puede constatar en gran diversidad de espacios urbanos de Carthago Nova pero también en las villas altoimperiales de su territorio, caso del conjunto procedente de los baños romanos de Archena, o de las villas romanas de Portmán, La Quintilla en Lorca y Los Torrejones en Yecla.

En cuanto a Carthago Nova se constata la llegada de artesanos itálicos, que utilizan cartones compositivos muy similares a los  presentes en las ciudades campanas, pero adaptándolos a los gustos  de la sociedad. Entre las pinturas del ámbito privado destacan las pinturas de la Casa de la Fortuna, las de la Casa de Salvius,  a  lo que debemos añadir los ricos  conjuntos pictóricos localizados en el Barrio del Foro.  

Entre las pinturas de carácter público se puede reseñar el rico programa pictórico localizado en dos espacios del pórtico tras la escena del teatro romano. En el interior de las galerías del pórtico occidental se ha podido identificar un grupo  decorado con  arquitectura ficticia y otro  de  medallones florales y geométricos concéntricos, cuya  zona central aparece decorada con motivos figurados como el grifo. De forma que a las funciones del pórtico como lugar de descanso o refugio en momentos de inclemencia se combinaba su destino como zonas de autorrepresentación de las élites locales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.