El último madroño de Cabo de Gata

El último madroño de Cabo de Gata

Artículo de Francisco Ortiz

Madroño hallado en Cabo de Gata. Foto: Francisco Ortiz.
Madroño hallado en Cabo de Gata. Foto: Francisco Ortiz.

Naturalistas almerienses confirman la presencia de un madroño en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, un arbusto cuya presencia se remonta a épocas remotas y que se daba por desaparecido en la zona.

La controvertida situación del planeta a causa del cambio global, hoy en día, se encuentra una vez más en un punto con retorno gracias a la botánica, un punto de esos que parecen aguardar en cada recoveco de una dialéctica enfrentada o hipótesis gracias a un nuevo descubrimiento.

Las tensiones entre defensores y negacionistas se avivan siempre, sin duda, de izquierda a derecha, y viceversa, en las nuevas interpretaciones de viejos argumentos naturales. Para la no poco argumentada crisis climática, tanto en una dirección como otra, ha sido un hito el hallazgo cotejado de una ‘zona de madroños’ ( Arbutus unedo L. ) en una ‘zona de no-madroños’ como es la seca y clasificada árida región de Cabo de gata.

El último pie de madroño del Cabo de Gata

El descubrimiento de hace 25 años del que seguramente es el último pie de este arbusto resume, en cierto modo, el potencial botánico de una zona compleja de la geografía almeriense desde el punto de vista de la biodiversidad.

La olvidada y desinteresada labor de naturalistas anónimos y su lucha por buscar un punto de apoyo, no solo a la salvaguarda del planeta sino también a la salvaguarda de los recursos naturales locales , marca lo estimulante de un paisaje que a todas luces puede representar una vara de medir el cambio climático a nivel local.

Madroño hallado en Cabo de Gata.
Foto en detalle del madroño hallado por Francisco Ortiz en Cabo de Gata. Foto: Francisco Ortiz.

Especies forestales en el Cabo

Las duras condiciones de aridez, vigentes también hoy, no impidieron observar al naturalista y académico Simón de Rojas en el siglo XIX la presencia en abundancia de especies forestales comunes, como la encina ( Quercus ilex L. ), el pino ( Pinus halepensis Mll.), el enebro ( Juniperus oxicedrus L.), el madroño ( Arbutus unedo L. ), la sabina ( Juniperus phoenicia L. ) o el durillo ( Viburnum tinus L. ).

A pesar de su escasa pluviometría se dio la existencia natural de esta y otras especies forestales en un emplazamiento imposible de reconocer por los especialistas actuales. Sin tener en cuenta nuestras percepciones a primera vista sobre el paisaje actual, se pueden citar estas especies forestales hoy en dia en dia tambien aunque pasen inadvertidas para los botanicos convencionales.

Descubierto en 1996

En el año 1996 , ante el asombro de los especialistas que pudieron avalar el hallazgo, el naturalista Francisco Ortiz descubre la presencia de un ultimo impensable pie de madroño en la zona sur de Cabo de gata. Lo recóndito de la zona presuponía una relativa proliferación de mas pies que nunca fue refrendada. La existencia de esta especie nos habla de unas condiciones climáticas que conectan nuestro paisaje actual desde el punto de vista medioambiental con el pasado más cercano. Las referencias históricas y los topónimos confirman en Níjar varias zonas con madroñales, los auténticos bioindicadores de suelo forestal fértil.

A pesar de todo, los clichés administrativos no impiden que la contribución privada ni la acción de reproducir variedades vegetales y animales en peligro de extinción prescriba nunca y se vea frenada. Sin tener en cuenta la coyuntura que supone no haber encontrado más pies en una zona donde las datos históricos de esta planta son más que constatados, ante el hecho de encontrar una subespecie, o variedad, en peligro, el naturalista y el hombre deben asumir su responsabilidad y actuar de modo propio para salvar cualquier herencia genética que se encuentre en el máximo nivel de extinción para intentar su reintroducción genética lo mas pura posible. A día de hoy se dan unas condiciones más mejoradas en este sentido; pero no mucho más porque se han podido sacar de semillas solo siete ejemplares nuevos.

Madroño reproducido a partir de las semillas obtenidas del de Cabo de Gata.
Madroño criado con las semillas del ejemplar hallado en Cabo de Gata. Foto: Francisco Ortiz.

La falta de interés por parte de las instituciones de todo tipo a nivel local no ha impedido la reproducción con éxito de esta planta autóctona en condiciones muy artesanales y en un estadio inicial , pero si no se toman medidas institucionales mas contundentes los siguientes pasos para poder salvar esta planta autóctona, muchos mas complejos y elaborados, se verán frenados y abocaran al final de la “Zona de madroños” que supone la zona de Cabo de gata. Esperemos que una vez mas no se hable de un extraño y curioso descubrimiento que no sirvió para nada: un extraño y curioso suceso más para los anales, en un punto sin retorno más hacia un planeta deshumanizado y destruido por el cambio climático y sus devastadores efectos humanos y biológicos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.