Los proyectos andaluces destacaron en los debates del S-Moving

Los proyectos andaluces destacaron en los debates del S-Moving

José Aguilar, gerente provincial en Málaga de la Agencia IDEA perteneciente a la Junta de Andalucía, moderó en el foro S-MOVING celebrado en Málaga, una mesa sobre casos de éxito de movilidad inteligente. José Aguilar señaló que este foro es crucial para el desarrollo de la movilidad autónoma y recordó “que esta línea de trabajo está integrada dentro de los ejes principales en la RIS-3 de Andalucía”.

José Moreno, gerente Corporativo de Operaciones, Avanza Mobility ADO, explicó en esta mesa de debate el proyecto Automost, el cual se enmarca dentro de iniciativas financiadas por el CDTI y conformado por “un consorcio de ocho empresas básicamente tecnológicas”. En este sentido, José Moreno señaló que dentro del proyecto su empresa es “el operador de transporte” y detalló que la iniciativa se centra “en el servicio que se presta de forma regular a viajeros con un transporte convencional y sobre el que se quiere dar un paso más allá utilizando el transporte eléctrico y autónomo incorporándolo al tráfico de la ciudad”. Para la zona donde ese transporte tiene que convivir con el tráfico “se tendrá que limitar el grado de automatismo” especificó.

Manuel Gutiérrez, gerente de Málagaport explicó el proyecto Locations y en el que participa el Puerto de Málaga. Es una iniciativa que financia la Comisión Europea y cuenta “con más de 7 puertos implicados en el consorcio”. Manuel Gutiérrez explicó sobre el proyecto que “estamos desarrollando propuestas para una movilidad baja en carbono de los cruceristas en la ciudad”.

Jaime Briales, jefe de servicio del área de Innovación y Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Málaga presentó el proyecto Autodrive del que forma parte esta institución pública. Señaló que era necesario que en este tipo de iniciativas se implicaran las administraciones públicas locales, y Europa ha entendido que las soluciones inteligentes “deben ser testadas en la ciudad por lo que los ayuntamientos tienen que participar de forma colaborativa”. Es un proyecto de más de 60 socios donde se trabaja para “hacer realidad que se puede llegar a un nivel 4 de automatización, es decir, que ya no tengo que poner las manos ni utilizar la vista, solo tengo que pensar en la conducción” explicó. 

Jorge Villagra, responsable del programa Autopía perteneciente al Centro de Automatización y Robótica del CSIC y la UPM, dio a conocer esta iniciativa que fue creada hace 15 años para “mitigar las limitaciones potenciales de la conducción autónoma mediante el uso del control compartido humano-máquina”.

Sobre la autonomía completa en la ciudad refirió que “aún tendremos que esperar algunos años”. La razón fundamental, desarrolló, está en “factores socioeconómicos, de adaptación de la tecnología, también de regulación, y por supuesto, tecnológicos porque aún no somos capaces de cruzar con el vehículo autónomo una intersección donde haya vehículos y peatones, y predecir lo que van a hacer”. 

Impacto social de la movilidad futura

Rafael del Río, director Técnico de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE), fue el conductor de la mesa sobre el impacto social de la movilidad y explicó que “la movilidad en el futuro será totalmente social”. Además expuso la labor que desempeña la asociación y cómo en ella está integrada toda la cadena de valor del sector.

Por su parte, Efa Rimoldi, CEO del Instituto Movilidad Sostenible, mostró los últimos trabajos realizados en su institución. Identificó que “hay un nuevo ecosistema que es necesario que pongamos en orden” en relación a todo el movimiento social vinculado con la movilidad surgido en estos últimos años. La labor de este Instituto está muy vinculada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Hizo hincapié en que se habla de Smart City pero “quién habla de Happy citizen y Smart citizen”. También refirió que en la movilidad “el denominador común debería ser que los humanos seamos felices y tengamos más tiempo para hacer otras cosas”.

A su vez, Lourdes González de la Dirección de Accesibilidad Universal e Innovación en la Fundación ONCE, recordó cuál era la labor que realizaba esta organización. Mencionó algunos datos “la población mundial con discapacidad es del 15%”. En la conducción autónoma “el reto es poder utilizar el coche sin depender de los demás y gracias a la tecnología eso se conseguirá, pero la regulación no está adaptada aún a ese cambió”, subrayó. 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.