Investigación en Astronomía

Los meteoritos que sembraron el Universo de vida

La textura interna de la condrita carbonácea CK4 Larkman Nunatak 04318 muestra los materiales de grano fino en los que tuvieron lugar los procesos de alteración acuosa.
La textura interna de la condrita carbonácea CK4 Larkman Nunatak 04318 muestra los materiales de grano fino en los que tuvieron lugar los procesos de alteración acuosa.

Los minerales que forman las condritas carbonáceas, un tipo de meteoritos, pueden sintetizar ciertos compuestos orgánicos complejos en presencia de agua y formamida. Este descubrimiento aporta nuevas claves sobre el origen de la vida en el Universo, ya que estos meteoritos pudieron abonar distintos lugares del Sistema Solar.

Esta investigación ha sido desarrollada por un equipo hispano italiano, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y ha permitido descubrir propiedades catalizadoras de estos meteoritos, desconocidas en otras rocas de la Tierra y otros cuerpos planetarios del Sistema Solar, y que podrían haber tenido un papel determinante en el desarrollo de vida en el Universo.

Las muestras de meteoritos analizadas en este trabajo pertenecen a la colección Antártica de la NASA y proceden tanto de asteroides como, posiblemente, de cometas. “Las condritas son meteoritos no diferenciados, un legado fósil de la creación de los planetesimales, que nos aportan información sobre los procesos de agregación de los primeros bloques formativos de los planetas, pero también de todo lo que aconteció en su interior poco después de su formación”, explica el investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio Josep María Trigo, que ha codirigido el estudio.

Los resultados del trabajo muestran el papel fundamental que tuvo el agua que empapó los asteroides progenitores de ciertas condritas carbonáceas unos 50 millones de años antes de formarse la Tierra. Tales procesos promovieron la síntesis de moléculas orgánicas complejas en aquellos asteroides que, al alcanzar otros planetas, habrían abonado sus superficies con tales compuestos prebióticos.

“La llegada de dichos meteoritos suele ser brusca y causa la fragmentación de estos meteoritos y la degradación por las altas temperaturas de los compuestos orgánicos. Por ello nos decidimos a desarrollar experimentos capaces de sintetizar la materia orgánica a partir de los minerales de las condritas, una vez llegan al suelo y sin que necesariamente sobrevivan los compuestos orgánicos primigenios” añade Trigo.

Durante los experimentos, realizados en la Universidad de Tuscia (Italia), las muestras llegadas desde el Johnson Space Center de NASA fueron pulverizadas en un mortero, tratadas para eliminar cualquier signo de materia orgánica y puestas en contacto durante 24 horas con formamida y aguas termales y marinas a 140 °C previamente filtradas para evitar cualquier contaminación o presencia de organismos vivos.

“Resulta fascinante comprobar que las condritas poseen propiedades únicas que permiten reproducir, en un breve plazo de tiempo, su contenido en compuestos orgánicos complejos si son tratadas en una disolución acuosa que contenga formamida. Podríamos estar ante el descubrimiento de los procesos químicos claves en los primeros pasos hacia la complejidad de la materia orgánica en el Universo. Esas fases de hidratación posiblemente marcaron las etapas tempranas de asteroides y cometas”, señala el investigador del CSIC Carles E. Moyano, del Instituto de Ciencias del Espacio.

Los resultados de los experimentos apuntan a que estos meteoritos poseen unas propiedades catalizadoras de compuestos orgánicos desconocidas en rocas terrestres. Los minerales que forman las condritas carbonáceas son capaces de sintetizar ácidos carboxílicos, aminoácidos y todas las bases nitrogenadas que conforman el ácido ribonucleico (ARN) que se considera precursor del primer organismo vivo.

“Los datos obtenidos indican que, incluso si las condritas fuesen pulverizadas y perdiesen sus compuestos orgánicos durante la fase de deceleración y ablación en la atmósfera, aquellos minerales que alcanzasen una superficie planetaria y fuesen calentados en presencia de agua y de formamida estarían en condiciones de reproducir los compuestos orgánicos fundamentales en la química prebiótica. Eso claramente apunta a una vida abonada desde el exterior, que se podría por tanto dar en cualquier rincón de nuestro sistema solar, y por ende del Universo, en donde las condiciones fuesen propicias para mantener agua líquida durante un tiempo razonable: Marte, Europa y Titán, se sospechan como excelentes candidatos a nuestra exploración”, señala el Dr. Trigo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.