Noticias UAL

La UAL adapta su protocolo a la nueva situación de la pandemia

La Universidad de Almería ha aprobado un Plan de Prevención, Protección y Vigilancia COVID-19 que permite atender a las actividades académicas durante el curso 2021-2022 en el marco de la situación epidemiológica actual.

La Universidad de Almería apuesta por la reapertura de la “nueva normalidad”, donde se combinen las estrategias sanitarias con pequeñas intervenciones, simultáneamente. Para ello ha elaborado el Plan de Prevención, Protección y Vigilancia COVID-19 que pretende desarrollar una estrategia que permita atender a las actividades académicas durante el Curso 2021- 22 sobre la Adaptación de la Enseñanza Universitaria a las Exigencias Sanitarias Derivadas de la Epidemia de la Covid-19. Este Plan fue aprobado por Consejo de Gobierno el pasado 20 de diciembre.

Conscientes de que no existe un «riesgo cero», la reapertura de la actividad académica presencial en la UAL requiere aceptar la estrategia de “riesgo controlado”. De esta manera se continúa con medidas ya conocidas por todos como la desinfección de manos, la distancia de seguridad, el uso de mascarilla, la higiene respiratoria y auto-contacto (usar un pañuelo al toser o estornudar, evitar tocarse los ojos…).

Con el fin de limitar los contactos, hay carteles informativos en cada edificio sobre los accesos- rogando mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros e indicando las puertas de entrada y salida en cada centro para evitar aglomeraciones-, también se recomienda circular por la derecha por el campus e interior de edificios, siempre que la anchura de la vía permita la doble circulación, y el uso de escaleras, limitando el uso del ascensor al mínimo imprescindible y con mascarilla.

En el exterior, a pesar de las fuentes disponibles en el campus se recomienda que se use botella de agua propia y usar las zonas de trabajo o descanso situadas al aire libre.

En cuanto a los interiores, se pasa al aforo completo con el uso obligatorio de mascarilla, y las reuniones de coordinación y de órganos colegiados se realizarán, preferentemente, de forma presencial. Por su parte, todas las actividades académicas grupales como congresos o jornadas, deberán respetar las medidas preventivas en vigor.

Sobre la atención a estudiantes, el Plan contempla que los servicios del Área de Atención Integral al Estudiante (ARATIES) y las salas de Biblioteca y Deportes, atenderán de forma presencial, aplicando las medidas adoptadas en los planes específicos de todos sus servicios. La Unidad de Atención a la Diversidad Funcional, en coordinación con los Centros, realizará el seguimiento de los estudiantes con necesidades educativas, ante las circunstancias de más vulnerabilidad ante el aislamiento, cambio de dinámicas y otras situaciones especiales.

La actividad docente será presencial. Siempre que sea posible por el número de estudiantes a acoger, se recomienda guardar la distancia de seguridad. El aforo será del 100% tanto en las aulas de docencia como en laboratorios, aulas de informática o los espacios destinados a las actividades académicas como Paraninfo, Auditorio o salas de conferencias. Cada Centro deberá ajustar los horarios para escalonar el acceso y la salida de estudiantes, tanto del edificio como de las aulas, y evitar así aglomeraciones.

El plan contempla medidas específicas de limpieza y ventilación, como se viene haciendo desde el inicio de la pandemia. Cada edificio sigue contando con dispensadores de gel hidro-alcohólico, así como de solución biocida específica y rollos de papel para la limpieza de teclados, ratones, tabletas y mobiliario a utilizar, que deberá realizar cada usuario. Además, se recomienda el uso de ordenadores portátiles propios de los estudiantes.

La ventilación de las aulas de los aularios, las de informática y los laboratorios se realizarán de forma natural mediante apertura de las ventanas. En las aulas de docencia, informática y laboratorios, las ventanas deberán estar abiertas al inicio del turno y deberán ser ventiladas antes y después de su uso por los usuarios, en la medida de lo posible. El profesorado tiene que terminar 5 minutos antes y empezar 10 minutos después para su correcta ventilación.

Gestión de casos positivos por Covid-19

Se considera caso sospechoso de infección por SARS-CoV-2 a cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire. Otros síntomas atípicos como la odinofagia, anosmia, ageusia, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, entre otros, pueden ser considerados también síntomas de sospecha de infección por SARS-CoV-2 según criterio clínico. Hay que considerar que otros tipos de dolencias infecciosas pueden presentar síntomas similares a los de la COVID-19. Se considera caso confirmado aquel que tiene un diagnóstico con prueba (test) y es identificado como tal por el Servicio de Epidemiología.

En cuanto a los grupos vulnerables, serán considerados las personas que tengan alguna de las siguientes patologías: enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer en fase tratamiento activo, inmunodepresión o hipertensión arterial, insuficiencia renal crónica, enfermedad hepática crónica u obesidad mórbida y mayores de 60 años.

Los estudiantes vulnerables podrán acudir al campus siempre que su condición clínica esté controlada, manteniendo unas medidas de protección adecuadas. Es aconsejable que acudan a su médico para su valoración. El Personal Docente e Investigador o Personal de Administración y Servicios que se encuentre en estos grupos solicitará al Vicerrectorado con competencias en PRL la evaluación del Trabajador Especialmente Sensible (TES), a través de Vigilancia de la Salud, en relación a la infección de SARSCoV-2. Vigilancia de la Salud establecerá la naturaleza del TES y emitirá informe sobre las medidas de prevención, adaptación y protección

Actuación ante caso confirmado de Covid-19

En aquellos casos en los que un Centro tenga conocimiento de la existencia de un caso confirmado entre el alumnado o el PDI/PAS, se actuará de acuerdo al documento ‘Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de covid-19’ del Ministerio de Sanidad (y por tanto sujeto a actualizaciones y revisiones).

Una vez confirmado, la Dirección del Equipo Covid-19 contactará con Vigilancia de la Salud de la UAL y la Delegación Territorial de Salud y Familias. Cualquier miembro de la comunidad universitaria que sea un caso confirmado deberá permanecer en aislamiento en su domicilio o residencia sin acudir al campus, en espera de que por parte de Epidemiología se proceda a realizar una evaluación de la situación y de la consideración de posibles contactos estrechos, en base a la actividad concreta que haya desarrollado en el Centro, debiendo seguir las indicaciones que dimanen de esta evaluación. En caso de ser trabajador de la UAL, previa solicitud, el Centro de Salud podrá otorgarle la baja laboral.