Medicina

Investigadores de la UMH estudiarán las alteraciones del sistema inmunitario en pacientes con cirrosis

Cirrosis hepática. Fuente: Wikipedia.

Estudiar el papel de una proteína común a los procesos de cirrosis hepática, el envejecimiento y las complicaciones neurocognitivas es el objetivo del proyecto Prometeo de investigación ALBA (‘Papel de LSECtin en el envejecimiento y el eje hígado-cerebro en cirrosis’) que ha recibido 573.000 euros de financiación de la Generalitat Valenciana.

El Grupo de Inmunobiología Hepática e Intestinal de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche llevará a cabo este estudio con modelos experimentales y se desarrollará hasta 2024.

Tal y como explica el profesor de Inmunología de la UMH Rubén Francés, director del grupo de investigación, los pacientes con enfermedad hepática crónica muestran un daño y una respuesta inflamatoria progresiva que debilita la función del hígado.

En respuesta a este daño, que puede estar causado por el consumo de alcohol, por hábitos de vida sedentarios o por infecciones virales, el hígado sufre un proceso de cicatrización. Un exceso de tejido cicatrizado produce cirrosis que, en sus etapas más severas, conduce al desarrollo de carcinoma hepatocelular y a un incremento de la mortalidad.

Además, explica el Dr. Francés, la cirrosis puede provocar una acumulación de intermediarios tóxicos para la función cerebral, que pueden llevar a desarrollar la patología conocida como encefalopatía hepática. Cuando el hígado dañado no puede eliminar tóxicos presentes en circulación de forma eficiente, estos pueden acumularse en el cerebro y complicar la evolución de la enfermedad.

Los investigadores estiman que un 80% de los pacientes cirróticos muestran síntomas leves de complicaciones neurocognitivas y psicomotoras, como dificultad para conducir o mayor incidencia de caídas, que pueden pasar a ser más graves.

Grupo de investigación Inmunobiología Hepática e Intestinal de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Estos problemas suelen aparecer durante la vejez, empeorando el pronóstico de la enfermedad y la calidad de vida de los pacientes. Asimismo, los investigadores de la UMH apuntan que la cirrosis tiene una incidencia creciente en el mundo occidental. La cirrosis o sus complicaciones están asociadas a más de un millón de fallecimientos anuales en todo el mundo y, aunque la incidencia es algo mayor en hombres, afecta a ambos sexos y la mortalidad aumenta con la edad.

El grupo de investigación, afiliado al consorcio CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas del Instituto de Salud Carlos III, pretende evaluar la inflamación como elemento central común en el envejecimiento, la cirrosis hepática y las complicaciones neurocognitivas. Para demostrar la conexión de todos estos procesos, el estudio valorará el papel de una proteína (LSECtin) que está presente en el hígado y en el cerebro. Esta proteína está relacionada con la actividad inmunitaria y deja de producirse en el hígado durante la cirrosis.

El proyecto, concedido dentro del programa Prometeo para Grupos de Investigación de Excelencia en la convocatoria I+D+i de la Generalitat Valenciana, aúna a un total de 10 investigadores, con colaboradores de otros centros como el CEBAS-CSIC en Murcia, el Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón, en Madrid, o el Instituto de Neurociencias UMH-CSIC. 

La financiación permitirá continuar la actividad que el grupo desarrolla de forma consolidada desde hace años, afianzar su posicionamiento a nivel internacional e incorporar al grupo personal técnico de apoyo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.