Hacia una horticultura bajo plástico mucho más sostenible

Bosque Isla de las Palmeras, en la Estación Experimental Las Palmerillas, de la Fundación Cajamar.

Bosque Isla de las Palmeras, en la Estación Experimental Las Palmerillas, de la Fundación Cajamar.

El borrador de la nueva Ordenanza Reguladora del Entorno Agrario pretende dar un salto cualitativo muy importante en la mejora de la imagen de la horticultura intensiva del Poniente Almeriense, incidiendo especialmente en aspectos tales como la recogida de agua de lluvia, la gestión de los residuos y el establecimiento de infraestructuras ecológicas, destacando esta última medida como una novedad importante.

El establecimiento de estas infraestructuras ecológicas, basadas en setos de plantas autóctonas, pretenden ser refugio para los insectos auxiliares con la intención de asegurar su presencia en el entorno de los cultivos actuando como una barrera para la proliferación de las plagas.

Para la adopción de esta medida el Ayuntamiento se ha apoyado en los resultados de los trabajos de investigación llevados a cabo por Estefanía Rodríguez Navarro (IFAPA La Mojonera) y Mónica González Fernández (Estación Experimental Las Palmerillas de Fundación CAJAMAR).

Desde 2010 ambas investigadoras están estudiando qué plantas arbustivas de nuestra flora autóctona son las más adecuadas para conformar setos en el entorno de los invernaderos, con el fin de ofrecer todos los recursos necesarios que necesita la fauna auxiliar beneficiosa para fomentar su presencia.

La intensificación de la horticultura bajo plástico ha supuesto la desaparición de la mayor parte de la vegetación natural y de su biodiversidad, lo que sin duda ha influenciado negativamente en la presencia y rápida dispersión de insectos plaga en los cultivos.

Es bien conocido que un buen manejo del hábitat cerca de los cultivos genera un mejor control natural de las poblaciones de estos insectos por sus enemigos naturales, lo que se conoce como “control biológico por conservación”.

Gracias al proyecto Recupera 2020 “Nuevas tecnologías para aumentar la eficiencia del control biológico de plagas en áreas de invernaderos”, estas investigadoras han evaluado 28 especies de arbustos, seleccionados entre más de 70 especies por reunir caracteres que los hacen adecuados para potenciar la presencia de enemigos naturales, ya que no todas las plantas son atractivas para estos insectos y por el contrario pueden ser reservorio de plagas.

El objetivo del proyecto era el diseño de Infraestructuras Ecológicas, tecnología encaminada a aumentar la eficiencia en el control biológico de plagas en zonas de producción hortícola bajo invernadero, reduciendo las necesidades de plaguicidas y aumentando así la calidad de los productos.

Al amparo de este proyecto, durante un año (entre mayo de 2012 y junio de 2013) se muestrearon las especies de artrópodos asociados a las plantas seleccionadas y establecidas en un bosque-isla en la Estación Experimental de Cajamar Las Palmerillas.

Ha llevado varios años la determinación taxonómica de los insectos recogidos en los muestreos, paso importante para seleccionar adecuadamente las plantas que se van a emplear para estas infraestructuras ecológicas.

Con estos resultados se pretende evitar utilizar especies que soportan elevadas poblaciones de las principales plagas, como son la mosca blanca y trips, lo que reduciría los lugares fuera del invernadero donde estas plagas pueden permanecer en ausencia de cultivo.

Y, por otro lado, se puede potenciar la presencia de aquellas plantas que, por el contrario, son muy atractivas para los depredadores y/o parasitoides y que apenas soportan poblaciones de plagas.

A la luz de estos resultados, para combinar adecuadamente las especies a emplear además de deben tener en cuenta otros muchos aspectos. El principal de ellos es la disponibilidad de espacio para establecer el seto, ya que eso va a condicionar qué plantas podremos utilizar en función de su porte. Una vez tenido esto en cuenta, se ha de escoger una selección de especies capaces ofrecer una floración accesible a lo largo de todo el año.

Y por supuesto, un requisito importante a tener en cuenta es que las plantas empleadas no sean huésped de virus que afecten a los cultivos, aspecto que ya ha sido evaluado en las especies que se proponen.

Casi todas las plantas que estas investigadoras recomiendan para conformar setos están disponibles comercialmente en viveros forestales (http://www.recupera2020.csic.es/es/hito/nuevas-tecnologias-aumentar-eficiencia-control-biologico-plagas-areas-invernaderos)

El Ayuntamiento de El Ejido, consciente de que no todas las plantas son útiles para conformar infraestructuras ecológicas, ha estado en continuo contacto con el grupo de investigación solicitando asesoramiento para elaborar el apartado de la Ordenanza relacionado con esta medida, para ofrecer a los agricultores un listado de las plantas adecuadas para estas infraestructuras ecológicas y evitar el empleo de plantas cuya presencia pueda generar el efecto contrario al deseado.

Al igual que el bosque-isla diseñado en la estación experimental de Las Palmerillas, en el Centro IFAPA – La Mojonera se han diseñado infraestructuras ecológicas en los perímetros de los invernaderos experimentales.

Estas infraestructuras piloto cumplen la doble misión de servir de ensayo para continuar con las investigaciones y poder transferir el conocimiento adquirido en las visitas que técnicos y agricultores pueden realizar a las mismas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.