El Cervantes ya está presente en cien ciudades del mundo y el próximo año abrirá en Seul y extendiéndose por África

Compartir

Los Reyes presidieron hoy la reunión anual del Patronato del Instituto Cervantes, un acto en el que don Felipe celebró la presencia de la institución en cien ciudades de todo el mundo, lo que supone haber alcanzado “una meta simbólica, magnífica”, y calificó como un “desafío de enorme trascendencia” la Inteligencia Artificial (IA), “la tecnología que definirá nuestro tiempo y que sin duda afectará al aprendizaje, enseñanza y promoción del español y de nuestra cultura”.

Así lo declaró en el brindis del almuerzo posterior a la sesión del Patronato, que tuvo lugar en el Palacio Real de Aranjuez (Madrid), a la asistieron además el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; de Educación, Pilar Alegría, y de Cultura, Ernest Urtasun.

El Rey dijo que alcanzar el centenar de ciudades donde está presente el Instituto Cervantes es “un hito que marca el futuro de la acción cultural y la enseñanza del español, al que pronto se unirán otros, como la inauguración ya oficial del centro de Seúl, en Corea del Sur, el próximo año, así como nuevas extensiones en África donde nuestro idioma es uno de los más demandados” (con más de 1.500.000 estudiantes de español). Por eso, “es un buen momento para celebrar que en este 2023 el Instituto haya continuado con la expansión de su valiosísima red de centros en todo el mundo”.

Insistió el monarca en que su alegría “se multiplica al conocer la intensa actividad académica y cultural” del Cervantes y “cómo sigue creciendo en cifras e influencia en el mundo”. Tras referirse a “la transformación digital que está experimentando el propio Instituto Cervantes”, añadió que esta revolución “está teniendo ya un fuerte impacto en el lenguaje”. “Un desafío, sin duda, de enorme trascendencia para la institución y para la sociedad”.

Con este brindis “por los 32 años de éxito del Instituto Cervantes velando por nuestra lengua, por la riqueza del español, por nuestro valioso patrimonio común”, y el almuerzo ofrecido por los Reyes a los patronos y al cuerpo diplomático hispanoamericano acreditado en España, se cerraba una reunión que este año se ha retrasado respecto a las fechas habituales (vísperas de la Fiesta Nacional del 12 de octubre).

La sesión del patronato comenzó con el discurso del director del Instituto, en el que resumió el balance, en ocho puntos, no solo del último año académico, sino de la última legislatura, aprovechando que acaba de comenzar la nueva que abrieron los Reyes en el Congreso la pasada semana.

Entre otras cifras, Luis García Montero destacó que las transferencias del Estado han pasado de 66,3 millones (en 2018) a 80,9 millones (este año), y que los ingresos propios (por matrículas, certificación lingüística y actividades culturales) por primera vez superarán los obtenidos antes de la pandemia. También aumentó la plantilla de 937 (en 2019) a 951 trabajadores, un cambio de tendencia si se compra con 2012, cuando había 1.126 empleados, y los años sucesivos, en que este número siguió bajando.

132.000 matrículas para aprender español

“Se ha doblado la curva de deterioro de la institución”, declaró el director en un encuentro previo con periodistas, ante quienes reclamó “más inversiones en cultura” para que deje de ser “la hermana pobre”, porque “invertir en cultura no es crear clientelismo”. 

También informó a los patronos sobre la “profunda transformación digital” puesta en marcha gracias a los fondos de Recuperación europeos (se han ejecutado o están en ejecución mas de 20 millones de euros); el aumento de actividades relacionadas con las lenguas cooficiales y su cultura un 34 por ciento este año (un 225 por ciento respecto a 2019), o la mencionada expansión de centros, aulas y otras entidades menores por el mundo, “después de una parálisis de más de 10 años”.

El Instituto Cervantes ha reforzado este curso las actividades docente y certificadora. Se han superado las 132.000 matrículas para aprender español (un 12 por ciento más que el curso anterior); las horas-alumno crecieron un 16 por ciento, con los centros de Nueva Delhi, Tánger y Rabat a la cabeza; y los candidatos al diploma oficial de español DELE han superado los 125.000 en 2023 (un 6 por ciento más).

En cuanto a la cultura, se organizaron más de 7.400 actividades protagonizadas por 5.000 invitados, casi la mitad de ellas (47 por ciento) mujeres, lo que supone un aumento del 110 por ciento respecto a hace solo cuatro años. La actividad más frecuente giró en torno al cine en español (subtitulado a la lengua de cada país), con 550 ciclos de películas.

García Montero cerró su intervención con los cinco objetivos para el trienio 2024-2026: tener más relevancia en la diplomacia cultural española, favorecer la presencia del español, incrementar la red de centros, mejorar la oferta de productos y servicios, y reforzar la estructura organizativa y de recursos humanos.

Dieter Ingenschay recibiendo el premio de S.M Los Reyes.

Premio Ñ para Dieter Ingenschay 

Antes de comenzar la reunión, Felipe VI entregó el Premio Ñ 2023 del Instituto Cervantes al hispanista Dieter Ingenschay (1948), destacado difusor de la cultura española en Alemania, catedrático emérito de Literaturas Hispánicas en la Universidad Humboldt de Berlín y exprofesor titular de Filología Románica en la Universidad de Múnich.

Ingenschay, quien presidió la Asociación Alemana de Hispanistas (1998-2003) y ha investigado y escrito sobre las literaturas hispánicas, declaró su alegría por “recibir hoy aquí la estatuilla de la letra eñe, el más alto honor que se puede conceder a un hispanista extranjero”. El premio, agregó, “debe entenderse como galardón del hispanismo alemán en su conjunto, de un hispanismo en el extranjero que se dedica en su investigación y docencia desde los márgenes a la creatividad desbordante de la cultura de España y su ejemplar diversidad”.