Portada

Estas son las claves para sacar buena nota en Selectividad

Se aproxima el mes de junio y, como cada año, los alumnos de segundo de bachillerato viven con nervios, ansiedad y estrés los días previos a la celebración de la prueba que decidirá su futuro académico, la EBAU. Después de un curso entero preparando los contenidos, llega el momento de poner a prueba los conocimientos adquiridos. En este artículo vamos a darte una serie de consejos para poder afrontar la prueba y sus días previos de la mejor forma posible.

Alumnas estudiando para la Selectividad.

Lo primero que debes tener en cuenta es que es un examen más, no vas a encontrar en la prueba algo diferente a lo que has estudiado durante todo el curso. Si has superado todas las materias durante el año la selectividad solo va a ser un pequeño escalón para llegar a la universidad.

Los días más importantes no son los de la prueba, sino las semanas que la preceden. Los prolegómenos a la EvAU han de servir para apuntalar todo lo que has ido construyendo durante todo el año, de este modo una buena preparación previa puede ser la clave para conseguir una buena nota que te ayude a alcanzar el grado universitario que deseas.

Cómo planificar el estudio para selectividad

El modo en el que planifiques y organices las jornadas de estudio para la Selectividad es uno de los elementos clave para preparar la EvAU ten en cuenta que tienes varias asignaturas y es importante ser consciente de que hay algunas que necesitan un mayor refuerzo que otras. Intenta dedicar mayor tiempo a las asignaturas que te supongan más dificultades y a reforzar los contenidos que tengas menos recientes, sin olvidarte obviamente de las demás materias.

Los horarios son otro pilar fundamental para la preparación de la Prueba de Acceso de la Universidad (PAU), trata de establecer un horario de estudio fijo y procura que tenga lugar en una franja horaria parecida a la que tendrán los exámenes de la PAU. De este modo, conseguirás que el cerebro se habitúe y consiga sus mayores cotas de actividad en el momento en el que se celebre la prueba.

Es necesario un establecer buen entorno de estudio: intenta aislarte en una habitación y mantén fuera de tu alcance todos los elementos que puedan hacer que te distraigas (consolas, teléfonos móviles, televisión…), ten a mano únicamente lo imprescindible para la preparación de la prueba. Intenta que el lugar de estudio sea siempre el mismo para que tu cerebro establezca la rutina y le cueste menos concentrarse.

Alumnos durante la EBAU.

Si tienes dudas ponte en contacto con tus profesores: las búsquedas en internet y la cooperación con tus compañeros pueden ser un arma de doble filo que en algunas ocasiones puede terminar por crearte aún más confusión. Si tienes algún tipo de duda con el contenido lo mejor es consultar de forma directa con tus profesores, ellos han sido los encargados de prepararlo e impartirlo, y serán ellos los que mejor te orienten a la hora de preparar la prueba.

Estos son los hábitos saludables de cara a la EBAU

Ten en cuenta que el mejor aliado del estudio es un buen descanso, por tanto es importante que incluyas periodos de descanso entre la preparación de las asignaturas. Intenta establecer un tiempo fijo de descanso antes de cambiar de materia, es esencial que el cerebro se oxigene y que tenga un periodo de relax para poder asimilar los contenidos estudiados.

Dentro del descanso se incluyen también las horas de sueño, es vital dormir unas ocho horas diarias para obtener un buen rendimiento en el estudio. No te sobreesfuerces ni te des grandes atracones de estudio sin dormir, porque a la larga puedes terminar pagando caras las consecuencias de la fatiga y el cansancio.

Busca momentos de ocio y practica deporte, la actividad física es un gran aliado para evitar el estrés y la sobrecarga que produce el estudio. Intenta encontrar huecos para hacer deporte, sin poner en riesgo tu integridad física, y procura evadirte de la EVAU durante los momentos de ocio. Un cuerpo sano es el mejor aliado para mantener una mente activa y productiva.

Cómo alimentarse los días previos a la PAU

Mantén una buena alimentación durante el periodo de estudios: la comida basura es tentadora en los días con gran carga de trabajo, sin embargo sus efectos son muy negativos para nuestro cerebro. Una dieta equilibrada y saludable es la mejor gasolina para un cuerpo en periodo de exámenes, te ayudará a mantener una buena digestión y a conseguir una mayor concentración. Obviamente los pequeños caprichos están permitidos, pero es importante no abusar ni pasarse con ellos.

Estudiantes tras la selectividad.

Dentro de la alimentación intenta evitar las bebidas energéticas con una alta concentración en azúcar cafeína, a corto plazo pueden ser útiles, pero a la larga se van a convertir en tu peor enemigo. Además de aumentar los nervios y el estrés, este tipo de bebidas habitúan a tu cerebro a trabajar con ellas y pueden hacer que el día del examen rindas por debajo de tu actividad normal.

Piensa en positivo antes de la prueba

Este último consejo puede parecer muy simple, pero es quizá el más importante de todo. Deja a un lado los malos pensamientos y la negatividad, si has podido con todo bachillerato vas poder de sobra con la selectividad. Aléjate también de las personas negativas que te imbuyan de ideas tóxicas que solo sirven para desmotivarse y perder la concentración. Si confías en ti mismo, el estudio será mucho más fácil y los resultados de la prueba mucho mejores.

Dentro de un mes te darás cuenta de que la EBAU no es un enemigo tan difícil como el que ves ahora mismo, todos estos consejos sumados al estudio y al trabajo que has realizado durante el curso van a ser más que suficientes para que puedas superarla sin la mayor dificultad. Solo te queda prepararte bien y confiar en todo lo que has aprendido durante el bachillerato. ¡Mucho ánimo!