Hongos invencibles: el nuevo desafío para la salud al que se enfrentan los investigadores

La Fundación Séneca financia un estudio para combatir la resistencia de los hongos responsables de la mucormicosis, una enermedad contra la que no hay ninguna solución farmacológica y que por su peligrosidad podría generar una situación internacional de alarma parecida a la que se vivió con el coronavirus.

Compartir

Las infecciones de origen fúngico, las generadas por hongos, pueden convertirse en un problema de salud pública a nivel mundial de primer orden. Al igual que ocurre con las bacterias, los hongos presentan resistencias a los fármacos y algunas familias no se pueden combatir con ningún tratamiento.

Hongos Mucorales.

Por el momento, la amenaza de las infecciones por hongos, al menos en España, no ha alcanzado un nivel alarmante, pero todo podría cambiar si alguna cepa desarrollara la capacidad para infectar a las personas y sortear las barreras que le ponen el sistema inmunitario.

Cómo se combaten los hongos invencibles

El equipo de investigación de la Universidad de Murcia Genómica y Biotecnología Molecular de Hongos, dirigido por Victoriano Garre, trata de adelantarse a esa preocupante situación, con una investigación financiada por la Fundación Séneca, con la que busca dianas terapéuticas efectivas para neutralizar la actividad de los hongos Mucorales, responsables de la mucormicosis, una enfermedad que provoca necrosis en la zona de las fosas nasales, afecta a la actividad pulmonar y tiene una tasa de mortalidad que llega hasta el 90 por ciento.

El equipo de Victoriano Garre trata de encontrar las proteínas responsables de que los hongos realicen su transformación de levadura a micelio, estado en el que son capaces de desencadenar la mucormicosis, que afecta, principalmente, a personas inmunodeprimidas y pacientes con diabetes, pero en algunos casos también puede desarrollarse en personas sanas, con un sistema inmune robusto.

Hasta la fecha, el equipo que dirige Victoriano Garre ha identificado una serie de proteínas que intervienen en la transformación de estos hongos, un paso previo y esencial para el posterior desarrollo de las moléculas que tendrían la capacidad de neutralizar su actividad e impedir que los hongos Mucorales se vuelvan peligrosos para la salud de las personas.

La mucormicosis provoca necrosis en la zona de la nariz y también afecta a los pulmones.

Qué proceso se sigue para buscar tratamientos contra la mucormicosis

«En las distintas líneas de investigación tratamos de identificar dianas, concretamente proteínas esenciales para el hongo, contra las que se pueda fabricar alguna molécula que pueda bloquear su actividad. Nos fijamos en moléculas que son exclusivas de estos hongos y que no están en humanos», explica Victoriano Garre.

El proyecto financiado por la Fundación Séneca es una continuación de la línea de investigación iniciada hace unos años por este grupo de la UMU, y con la que tratan de generar un conocimiento de base sobre esta familia de hongos, a fin de poder desarrollar herramientas y estrategias para combatirlos. «Empezamos haciendo investigación más básica, para conocer cómo se regulaba la expresión de los genes de estos hongos en respuesta a aspectos ambientales, y hemos seguido hasta centrarnos en aspectos más relacionados con la salud humana».

Qué pasos se han dado hasta ahora para neutralizar la actividad de los hongos

En el marco del proyecto centrado en los hongos que causan la mucormicosis, el grupo de la UMU ha podido identificar un conjunto de genes que se piensan esenciales para la transición del hongo de la fase de levadura a la de micelio. El trabajo se está centrando en comprobar experimentalmente en laboratorio que, efectivamente, los genes y las proteínas identificadas sean responsables de la transformación de los hongos y de hacerlos letales para la salud humana, una labor que ocupará la totalidad del proyecto financiado por la Fundación Séneca, y que servirá de base para el posterior desarrollo de las herramientas farmacológicas para combatirlos.

Victoriano Garre (tercero por la derecha) junto al resto de investigadores del Grupo Genómica y Biotecnología Molecular de Hongos.

Como se está en una fase inicial de esta línea de investigación, es pronto para saber exactamente cómo serán las moléculas capaces de impedir la transición de la forma de levadura a la forma de micelio de los Mucorales. Sin embargo, Victoriano Garre adelanta que se emplearían compuestos orgánicos.

«Lo ideal es hacerlo con moléculas químicas que sean fáciles de identificar, pero va a depender de la estructura de las proteínas, porque lo que hacemos habitualmente es buscar mediante programas informáticos moléculas químicas que se unan a la proteína y bloqueen su actividad», dice el investigador de la UMU.

Por qué los hongos representan un peligro para la salud humana

La preocupación por las infecciones ocasionadas por éstos y otros tipos hongos que se encuentran libremente en el ambiente es creciente, debido a que en los últimos años se ha constatado un aumento de la resistencia a los antifúngicos que se emplean en clínica.

La fortaleza de los hongos se debe a factores diversos. Uno de los elementos que más han contribuido a que estos seres microscópicos hayan desarrollado resistencias es el uso de productos antifúngicos en la agricultura, que quedan liberados en el ambiente y funciona como una especie de entrenadores de las capacidades de los hongos para resistir el ataque de los fármacos antifúngicos. Además, pero en menor medida, estos hongos han desarrollado resistencias por un abuso en el empleo de fármacos, en una situación similar a la que se está dando en el caso de las superbacterias.

Los hongos Mucorales que estudian estos investigadores en el proyecto de la Fundación Séneca son oportunistas, es decir, que afectan solamente a personas en situación de bajas defensas y a población diabética.

Expansión de la mucormicosis; en negro, los países más afectados.

A qué se debe la preocupación internacional por los hongos Mucorales

En España, la situación está controlada y no hay motivo de alarma, porque se tiene un cuidado especial con personas inmunodeprimidas y las personas diabéticas están sometidas a un seguimiento continuo y tratamientos, que evitan grandes oscilaciones de glucosa en sangre. Nada que ver con lo ocurrido en países como India, especialmente, y otras regiones del mundo, donde la combinación de hongos mucorales y la Covid-19 ha sido letal para la población.

El problema vino porque la infección de coronavirus se trató con corticoides, que deprimen el sistema inmune, y eso abrió la puerta a que las esporas de hongos Mucorales infectaran a un número mucho más elevado de personas.

Con este proyecto de la Fundación Séneca, Victoriano Garre y su equipo tratan de poner coto a estos hongos, por el momento, invencibles y contribuir a paliar un prevenir un problema de salud pública que podría paralizar el mundo, igual que lo hizo la pandemia de coronavirus.