Medio Ambiente

El debate sobre los incendios forestales requiere más ciencia y menos política

Artículo de Alexandro B. Leverkus, investigador de la Universidad de Granada.

Compartir

Artículo de Alexandro B. Leverkus, investigador de la Universidad de Granada. Leverkus et al. 2020. Wildfire debate needs science, not politics. Science 370:416-417.

Las causas e impactos de los incendios forestales sin precedentes en todos los continentes boscosos son objeto creciente de discusión. Comprender y manejar los incendios forestales de forma adecuada es fundamental para salvaguardar vidas humanas y alcanzar el objetivo de la ONU de «detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo».

Sin embargo, los conocimientos obtenidos durante décadas de investigación científica sobre los incendios parecen menos representados en los debates públicos que las opiniones, a menudo sesgadas, de algunos políticos. Ello puede dar la impresión errónea de que comprendemos poco sobre los incendios forestales y que no se podía prever la intensificación de los incendios a nivel mundial.

Décadas de investigación, especialmente después de grandes incendios forestales como los de Yellowstone de 1988 y los del sur de Australia en 2009, han generado amplios conocimientos que algunos políticos están ignorando a favor de sus opiniones. Para hacer frente a estos incendios forestales cada vez más destructivos, el debate público y la respuesta política resultante deben estar basados en la ciencia.

Históricamente, la falta de comprensión sobre el papel del fuego en los ecosistemas y como promotor de biodiversidad ha producido políticas que conducen a más incendios y mayor degradación de los ecosistemas. Por ejemplo, la extinción generalizada de incendios ha producido paisajes con altas cargas de combustible que exacerban los incendios futuros.

La eliminación de árboles quemados en nombre de la restauración ha perjudicado la recuperación de las funciones de los ecosistemas y la biodiversidad. La plantación masiva de coníferas ha aumentado la propagación del fuego y ha puesto en peligro el potencial de regeneración posterior.

La eliminación de árboles quemados en nombre de la restauración ha perjudicado la recuperación de las funciones de los ecosistemas y la biodiversidad. La plantación masiva de coníferas ha aumentado la propagación del fuego y ha puesto en peligro el potencial de regeneración posterior.

Alexandro B. Leverkus, investigador de la Universidad de Granada y autor del artículo.

Existe un considerable consenso científico sobre la importancia del fuego para los ecosistemas, la evolución de las especies y la sociedad. También se conocen procesos de retroalimentación entre los cambios de uso del suelo, los cambios en los regímenes de incendios forestales y los impactos de los mismos en sociedad humana.

Hemos aprendido, además, que el cambio climático interactúa con los incendios forestales de múltiples formas, por ejemplo al extender la temporada de incendios y aumentar la frecuencia de los años secos. Los recientes incendios forestales en Australia, California y América del Sur ejemplifican cómo la sequía prolongada magnifica la propagación y la intensidad del fuego, genera incendios en ecosistemas que no se consideraban inflamables, aumenta la producción humo que daña la salud humana y socava la capacidad de los ecosistemas para regenerarse.

La investigación científica ha promovido políticas para una coexistencia más saludable con el fuego, como el uso de fuego prescrito para simular procesos naturales y la creación de paisajes heterogéneos en programas de restauración para mejorar la regeneración en caso de incendio.

Los incendios forestales y las sequías probablemente transformarán los paisajes y nuestras relaciones con ellos. Mientras que la investigación genera conocimiento y ayuda a identificar nuevas políticas para hacer frente a los incendios forestales, los debates públicos recientes politizan sus causas y consecuencias culpando a los opositores políticos.

Estos argumentos distractores corren el riesgo de hacer retroceder los avances que ya se han realizado en las políticas sobre el manejo de incendios. Abogamos por una representación científica más sólida para informar los debates públicos sobre los incendios forestales. Una mayor promoción de la ciencia puede mejorar la comprensión y la gestión de los ecosistemas que enfrentan regímenes de incendios cada vez más intensos a nivel mundial.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.