Diseñan una aplicación para detectar la vigorexia

Diseñan una aplicación para detectar la vigorexia

Asier Martínez, autor del estudio sobre vigorexia en gimnasios.
Asier Martínez, autor del estudio sobre vigorexia en gimnasios.

La vigorexia es un trastorno que hace que quien lo padece se vea muy delgado y se convierta en un adicto al ejercicio y a consumir sustancias para conseguir un cuerpo más musculado. La Universidad de Alicante ha analizado esta nueva enfermedad y ha desarrollado una aplicación para conocer el riesgo que tiene una persona de padecer este trastorno.

El diplomado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Alicante, Asier Martínez, ha llevado a cabo una novedosa investigación para valorar el estado nutricional de personas que hacen ejercicios de musculación, sus hábitos alimenticios y el tipo de suplementos que consumen.

En concreto, el estudio ha contado con una muestra de 141 varones, de edades comprendidas entre los 18 y los 45 años, de diferentes entornos sociales y económicos que acuden a centros deportivos de Alicante y San Vicente del Raspeig, incluido el gimnasio de la Universidad de Alicante, al menos 4 días a la semana con el objetivo de aumentar su masa muscular.

Conocer los hábitos para alertar sobre vigorexia

Una vez valorada la relación de la vigorexia o dismorfia muscular con índices antropométricos, como el índice de masa corporal (IMC) y el somatotipo – representación de la composición corporal-, y establecer el tipo de sustancias ingeridas, el estudio confirma que un 89,9% de los usuarios que presentan síntomas de vigorexia consumen suplementos. En concreto, el consumo de proteínas o creatina, sustancia para ganar músculo y fuerza, es del 48,9% en individuos con síntomas de la enfermedad y de 28,1% en usuarios sin síntomas. 

Por otro lado, con el objeto de determinar la distribución y cantidad de macronutrientes y micronutrientes en la dieta de personas que padecen este trastorno, comparando con gimnastas sin síntomas y con los patrones de referencia recomendados, en torno al 50 % de los sujetos del estudio no siguen una dieta adecuada a la mediterránea.

Los vigoréxicos consumen más proteínas

Los valores de consumo de proteína se sitúan por encima de los 2g/kg de peso corporal y la cantidad de colesterol superior a 300 mg/día. Respecto a vitaminas y minerales, los individuos están dentro de la cantidad diaria recomendada (CDR) excepto de vitamina A y yodo. 

“Tras analizar todos los datos y parámetros obtenidos, se puede concluir que el consumo de suplementos nutricionales, el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para padecer disformia muscular”, explica Asier Martínez. “Cabe destacar que el consumo de suplementos en la mayoría de usuarios es muy alto superando en más del 50% en ambos grupos”, añade. 

A pesar de que los 141 varones estudiados llevan una dieta variada, “los valores de proteína exceden los límites propuestos según la evidencia científica para desarrollo de masa muscular en deportes de fuerza que, junto con ingesta excesiva de colesterol, puede conducir a futuros problemas de salud”, advierte el nutricionista.

La investigación de Asier Martínez, dirigida por la profesora del Departamento de Enfermaría de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Alicante, Mercedes Rizo, junto a los profesores Ernesto Cortés y Vicente Gil de la Universidad Miguel Hernández, ha dado lugar a varios artículos publicados en la Revista Española de Nutrición Hospitalaria y, uno de ellos, ha sido aceptado por la prestigiosa revista internacional Clinical Journal of Sports Medicine.

Aplicación para detectar la vigorexia

Además, se ha diseñado una herramienta de cribado muy práctica que puede utilizarse mediante una aplicación móvil para detectar sujetos que puedan padecer dismorfia muscular o vigorexia. “Puede resultar útil para cualquier persona, ya sea profesional o no, incluyendo los propios deportistas, debido a su bajo coste, simplicidad y fácil uso”, detalla el autor del estudio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.