Robots: toman el relevo en los cuidados a mayores

Robots: toman el relevo en los cuidados a mayores

Las residencias de ancianos son los entornos ideales para estos robots sociales.

Se imaginan una sociedad en la que un equipo de robots se encargan del cuidado de personas mayores. Pues esperen unos años, no muchos, que lo verán. Especialistas de la Universidad de Jaén analizan el uso de la tecnología para el cuidado de mayores.

España es uno de los países más envejecidos de Europa. Se calcula que en 2033 habrá unos 12,4 millones de personas de más de 65 años. Y en 2057, la edad media de los españoles será de 49,3 años.

Estas cifras ofrecidas por las Proyecciones de Población 2018, del INE, ponen de manifiesto el envejecimiento preocupante de la población española, una realidad que tendrá repercusiones en todos los ámbitos de esta sociedad, pero sobre todo, en el campo de la intervención social, para el que habrá que multiplicar los recursos económicos y humanos, si se quiere atender a los mayores del futuro tal y como se merecen.

Tecnología para el cuidado de mayores

En este contexto, la tecnología puede ser la vía de salvación para ofrecer una atención adecuada a este sector de la población creciente. Así opinan investigadoras del Área de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Jaén, que firman un estudio en el que se pone de manifiesto la idoneidad de las soluciones tecnológicas para la atención e intervención social con personas mayores.

Soluciones basadas en la robótica social que, si bien ahora están emergiendo, en unos años ofrecerán productos bastante fiables, que faciliten la vida de estas personas y contribuyan a su bienestar físico y psicológico.

Yolanda Mª de la Fuente y Mª Carmen Martín.

Robots en intervención social

Yolanda María de la Fuente y Mª Carmen Martín han elaborado un estudio que avala el uso de la tecnología y la robótica como herramientas para la intervención social con personas mayores. Su trabajo se enmarca en una línea de investigación nueva, que aborda el trabajo social desde la tecnología, y con este artículo, publicado en la revista European Journal of Social Work, han analizado el impacto de la tecnología en la población mayor.

El desarrollo de soluciones tecnológicas para la atención de mayores tendrá un época dorada en cuestión de unos años, a medida que se vaya reduciendo la brecha digital. Porque actualmente, las personas que están por encima de los 70 años viven totalmente ajenas a la tecnología o, en el mejor de los casos, aprovechan poco su potencial.

Yolanda María de la Fuente defiende el uso de TICs en la atención social porque permiten poner el énfasis “en la posibilidad de desarrollar las habilidades, las capacidades y destrezas. La meta fundamental es usar la tecnología para desarrollar su ‘propio plan de vida’. Porque la tecnología aporta: autonomía, seguridad, comunicación e información”.

Tecnología social asequible y con un gran potencial

Una tecnología que no resulta especialmente cara, en comparación al coste que supondría que ese trabajo lo hiciera una persona, y que igualaría el acceso a una atención muy necesaria cuando se llega a cierta edad, sobre todo ante un escenario en el que aumentan las personas con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson.

Las investigadoras de la Universidad de Jaén también llaman la atención sobre la nueva oportunidad de negocio que abre el desarrollo de tecnología para la asistencia social de personas mayores, una línea que empleará tanto a especialistas en TIC encargados de la ejecución tecnológica del producto, así como a especialistas en el campo de la atención, como psicólogos y trabajadores sociales, que se encargarán de aportar el contenido y las funciones que deben cumplir estos dispositivos de nueva generación.

Oportunidades de empleo en la robótica social

“La robótica social será una salida profesional que tendrá que llevar aparejada el empoderamiento de los grupos sociales con los que se trabaje y sobre todo haciendo labor de couselling en la intervención profesional, la robótica será el vehículo para dar una respuesta y una atención especializada centrada en la persona”, opina Yolanda María de la Fuente.

Las investigadoras de la Universidad de Jaén llaman la atención sobre la desigualdad que existe en la actualidad en el acceso a la tecnología. El “sentimiento de desfase y el desconocimiento” son dos de los factores principales, a los que también se suma el que son productos caros y la dificultad que entraña su uso para personas que apenas han utilizados las funciones avanzadas de un teléfono móvil inteligente. Aunque esta realidad cambia, a medida que a esta franja de edad se incorpore una generación mucho más familiarizada con la tecnología.

Aisoy, un referente en los robots sociales hechos en España.

Posibilidades al alcance de los mayores

Por esto mismo apoyan la aplicación de lo que se conoce como pedagogía gerontológia, es decir, educar a los mayores para quitarles el miedo a la tecnología y mostrarles todas las posibilidades que tienen a su alcance. Esta actuación allana el camino de los profesionales del Trabajo Social a la hora de introducir a los mayores en la ayuda a domicilio 2.0, que se vale de la domótica y la robótica asistencial dentro del propio domicilio de la persona mayor.

La tecnología está cambiando el campo de la atención social a las personas mayores. Pero para conseguir hacerlo de la manera adecuada, se necesitan profesionales con una formación multidisciplinar, que comprendan el funcionamiento de la tecnología y que tengan la visión para aplicarla en los escenarios más diversos, también el de la asistencia social.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.