El Rectorado de la UMA incorpora un espacio histórico en pleno centro...

El Rectorado de la UMA incorpora un espacio histórico en pleno centro de Málaga

Entre los restos conservados, un tramo de muralla fenicia de 2.700 años.

El Rectorado de la Universidad de Málaga dispone desde hace unos días de un nuevo espacio patrimonial que convierte la Sala de la Muralla en un nuevo eje para los recorridos monumentales por el centro histórico de la ciudad.

El rector, José Ángel Narváez, ha asistido a la inauguración de la exposición “Málaga. Un tiempo, todos los tiempos. Un viajero, todos los viajeros”, dirigida tanto al turista internacional como al público español, y que ofrece una experiencia muy novedosa de Málaga y su Historia: un potente audiovisual y otros elementos táctiles y visuales, que refuerzan los restos arqueológicos allí conservados y que incluyen un tramo de la muralla original fenicia, de hace 2700 años.

Estos restos arqueológicos fueron descubiertos y documentados en 1998, cuando se inició la rehabilitación de lo que había sido Casa de Correos y Telégrafos entre 1924 y 1986 para convertirla en Rectorado de la Universidad de Málaga. En la restauración del edificio se integraron tanto la muralla como la factoría romana de salazones de pescado, que desde entonces eran visitables. Con esta intervención, la Universidad de Málaga vuelve a ser pionera en las iniciativas culturales de la ciudad, al convertir el Rectorado en un espacio divulgativo de gran dinamismo y modernidad.

Con la nueva instalación se recrea para el visitante la experiencia de sentirse como uno de los muchos navegantes que llegaron a Málaga y pusieron su pie en los muelles del puerto fenicio, ubicado justamente en el sótano del Rectorado de la Universidad de Málaga.  La sensación de viajar a través del tiempo se complementa con ánforas que explican los muchos elementos que esos barcos transportaban y han forjado la ciudad de Málaga como suma de muchas culturas y encuentros.

El rector de la UMA, José Ángel Narváez, fue el encargado de inaugurar la exposición.

Para visualizar lo que aquellos barcos traían, los visitantes de la muestra no tienen más que pulsar el botón que hay junto a cada ánfora, y, por arte de magia, aparecen monedas, fotografías y más elementos que reconcilian con el pasado.

La intervención ha sido realizada por la empresa malagueña Proyectos MLK, y sitúa al Rectorado en el eje de los recorridos monumentales por la ciudad, al recuperar su posición de primer puerto y también puerta en la muralla, la Puerta de la Alcazaba, ‘Bab al Qasba’ en época musulmana. Una primera mirada a Málaga y su historia para el viajero que desde el Muelle Uno se dirige hacia la Alcazaba, el teatro romano, el Museo de Málaga (Aduana) o el Picasso.

El equipo de la intervención ha sido dirigido por la arqueóloga Leticia Salvago como directora científica, y por el realizador de cine José Antonio Hergueta (dirección artística). La banda sonora es del músico Antonio Meliveo y el tratamiento gráfico de las imágenes de vídeo, de Manuel Horrillo.

En la sala, los espectadores podrán asistir a un viaje donde se combinan piezas que se exhiben en muchos de los museos malagueños, desde piezas arqueológicas como la Lex Flavia Malacitana, el efebo de Antequera o el mosaico de Venus, hasta cuadros de los pintores Muñoz Degrain, Diego Santos o Bola Barrionuevo, pasando por textos de Vicente Aleixandre o Jean Cocteau, todos referidos a Málaga y su Historia.

Como dijo el rector en la inauguración, bajar hasta la Sala de la Muralla, una vez en el Rectorado, son 25 escalones físicos. Uno a uno, evocan multiculturalidad y patrimonio y todos ellos llevan hasta la ‘Puerta del Pasado’, esa por la que los visitantes deben cruzar para sentirse en la Málaga fenicia, romana y cercana a los ancestros.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.