Museo Ibero de Jaén: los cuatro poderes de la cultura ibérica

Museo Ibero de Jaén: los cuatro poderes de la cultura ibérica

Guerrero de Porcuna, en el Museo Ibero de Jaén.
Guerrero de Porcuna, en el Museo Ibero de Jaén.

La Universidad de Jaén es el soporte científico del Museo Íbero de Jaén, un espacio que se hace realidad tras años de demanda y que nace para sacar el orgullo de esta provincia.

Hubo una época en la que la provincia de Jaén fue grande, tanto que se convirtió en uno de los puntos de máximo esplendor de una de las culturas más longevas. Durante los 700 años que duró la cultura ibera hasta la llegada de los romanos, Jaén ocupaba un papel central y era uno de los focos de cultura y económicos más importantes de la época.

Muestra de todo ese esplendor son los casi 550 yacimientos de esta cultura que han llegado hasta nuestros días, así como la gran colección de materiales arqueológicos, que hablan de una civilización más de desarrollada de lo que muchos se piensan y que introdujo elementos que todavía hoy se conservan, como las estructuras de las ciudades y herramientas para el trabajo agrícola.

Jaén, clave en el desarrollo de la cultura ibera

El esplendor de Jaén en la época ibera fue el resultado de un cúmulo de circunstancias que permitieron a esta provincia situarse a la vanguardia del desarrollo, que se enriquecía todavía más con las incursiones interiores de los pueblos que llegaban desde el Mediterráneo.

Toda esa cultura y el legado de los iberos es lo que ahora se recupera con el Museo Íbero de Jaén, un espacio abierto el pasado mes de diciembre y con el que la Universidad de Jaén ha establecido relaciones muy estrechas, en la medida en que la institución académica se ha convertido en el soporte científico del espacio museístico y una fuente conocimiento e investigación, para la puesta en valor de un patrimonio material y cultural, que hoy en día se enarbola para subir la autoestima de una provincia actualmente olvidada por los grandes proyectos de este país.

Los reyes y Susana Díaz presidieron la inauguración del Museo Ibero de Jaén.

Sentimiento de identidad con los iberos

“Este museo es el resultado de un sentimiento de identidad con los iberos, algo que se ha incrementado en los últimos años. Una seña de identidad especialmente relevante y que ha derivado en una especie de orgullo de ser de esta tierra. Un sentimiento de autoestima, que va en paralelo al anterior, tras comprobar que hubo un momento en la historia en la que la provincia de Jaén no estaba a la cola, sino todo lo contrario. Y existe también un elemento de la legitimidad”, explica el director del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica, Manuel Molinos.

Los responsables de este centro de la Universidad de Jaén llevan unos 40 años investigando sobre el legado ibero del conjunto del sur y este de la Península y, más concretamente, del localizado en la provincia de Jaén.

Sus estudios y sus investigaciones han servido para la puesta en valor de muchos de los espacios arqueológicos que hoy en día permiten reconstruir la cultura ibera y entender las relaciones de este pueblo con otros que llegaban desde diversos lugares del Mediterráneo.

Las aportaciones del Instituto al Museo Íbero de Jaén son fundamentales para este centro. Y se ha convertido en el soporte científico que necesita un espacio museístico nacido para divulgar el legado de una civilización que ha dejado una impronta única en la provincia de Jaén.

Vista exterior del Museo Ibero de Jaén.

Conocer y transferir el legado ibero

Es más, los responsables del Instituto de la UJA entienden que su trabajo de investigación sobre la cultura ibera no debe quedarse en sus artículos publicados en revistas internacionales, sino que debe ir mucho más allá, para transferir a la sociedad el conocimiento sobre el pasado de este pueblo. Y eso mismo es lo que han hecho en su primera colaboración ‘visible’ con el Museo Íbero, donde Manuel Molinos y Arturo Ruiz, investigador de la Universidad de Jaén y anterior director del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica, se han encargado de comisariar la primera exposición: La dama, el príncipe, el héroe y la diosa. Esta muestra está compuesta por piezas y materiales estudiados recientemente, con los que estos investigadores han construido un relato que permite conocer a los iberos a través de estas cuatro figuras fundamentales en su cultura.

Se trata de una exposición que no sería posible sin el trabajo realizado por los investigadores de la Universidad de Jaén, ya que el 70 por ciento de las piezas que la componen han sido aportadas por el Instituto Universitario y más de la mitad de todas ellas es la primera vez que se muestran en público, ya que pertenecen a investigaciones muy recientes, algunas de ellas realizadas apenas hace un año, por los equipos de investigación del Instituto de la Universidad de Jaén.

Manuel Molinos y Arturo Ruiz en el laboratorio de restauración de la UJA.

Laboratorio de restauración de la UJA

“Nosotros no entendemos la investigación como un simple recopilatorio de información y conocimiento, sino que no la vemos finalizada hasta que no se realice la transferencia. Por este motivo, nuestro laboratorio de restauración es clave para poder hacer que esos materiales y el contexto puedan llegar al museo”, afirma Manuel Molinos.

El trabajo de investigación que se realiza desde el Instituto de la Universidad de Jaén, unido ahora, al trabajo de divulgación del museo permitirán que el gran público conozca mejor una de las épocas de máximo esplendor de la provincia de Jaén. Manuel Molinos afirma que esta provincia “fue un lugar central, y el poder de los príncipes y de las sociedades ibéricas de la alta Andalucía fue tan potente que dejaron un legado mucho más numeroso que el de otros lugares del país. Por ejemplo, la provincia de Jaén atesora el ser el lugar donde más esculturas de esta época se han encontrado”.

La relación entre la Universidad de Jaén y el Museo Ibérico es intensa, al tiempo que supone un ejemplo de transferencia de conocimiento y de compromiso del campus con su entorno.

No hay comentarios

Dejar una respuesta