Murcia vuelve a ser la capital mundial de la Semana Santa

Murcia vuelve a ser la capital mundial de la Semana Santa

La Universidad Católica de Murcia acoge desde este jueves y hasta el domingo, la tercera edición del Congreso Internacional de Cofradías y Hermandades, organizado por la UCAM junto con el Cabildo Superior de Cofradías de Murcia. Hay que recordar que la UCAM fue designada ya hace tiempo por el Vaticano como sede permanente para la celebración de los congresos mundiales de cofradías y hermandades, convirtiendo a la ciudad como la capital de la Semana Santa.

El Templo del Monasterio de Los Jerónimos ha acogido esta mañana el acto de apertura del Congreso. El vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, Guzmán Carriquiry, ha impartido la conferencia inaugural, en la que ha disertado sobre la religiosidad popular, esta también a través del Papa Francisco. En la mesa inaugural han estado presentes José Luis Mendoza, presidente de la UCAM; Ramón Sánchez-Parra, presidente del Cabildo; Fernando López Miras, presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia; José Manuel Lorca Planes, obispo de la Diócesis de Cartagena, y Javier Celdrán, consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente de la CARM.

Mendoza ha recordado que la Universidad Católica de Murcia fue designada hace años por el Vaticano como sede permanente para la celebración de los congresos mundiales de cofradías y hermandades; además de para la organización de los Juegos Mundiales de Universidades Católicas. Asimismo, ha resaltado la importancia que tiene este acto para la institución a la que representa por su carácter de universidad católica: “Tenemos un objetivo fundamental, colaborar con la Iglesia en su misión evangelizadora. La UCAM no sólo ofrece enseñanza de calidad e investigación de excelencia sino que también facilitamos el encuentro con Jesucristo de nuestros jóvenes, siempre respetando su libertad”.

El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, ha agradecido a la UCAM y al Cabildo la organización de este evento que sitúa a la ciudad de Murcia y a la Región como epicentro internacional de la Semana Santa. Durante su intervención ha recordado que Murcia es la única provincia de España con tres Semanas Santa de carácter internacional, y otras muy importantes también de interés turístico nacional. “La Región de Murcia es una potencia mundial en Semana Santa, nuestro patrimonio cultural y religioso también lo es único en el país y a nivel internacional, y también tenemos que promocionarlo para que vengan a conocerlo”, ha asegurado.

Por su parte, Ramón Sánchez-Parra ha definido a Murcia como capital mundial de la Semana Santa, “que vean que en toda la Región de Murcia hay una Semana Santa espectacular, con unas imágenes impresionantes”, ha señalado, y ha agradecido la participación de las bandas de música que acompañarán a los 16 pasos que desfilarán el sábado por las calles de Murcia, con motivo de la Magna Procesión extraordinaria ‘Salvados por la Cruz de Cristo’. Para este acontecimiento también ha tenido palabras el obispo de la Diócesis de Cartagena: “En ella prácticamente van a estar representadas todas las sensibilidades de la Semana Santa de la Región, porque estarán pasos no sólo de la capital, sino también de Cartagena, Caravaca, Yecla, Lorquí, Jumilla, Cieza, Santomera”.

El vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, Guzmán Carriquiry, ha impartido la conferencia inaugural en la que ha disertado sobre la religiosidad popular, y cómo la vive el Papa Francisco. El ponente ha comenzado agradeciendo a los pueblos de Andalucía “porque es la madre nutricia de la primera evangelización americana, que sembró a través del pueblo andaluz que cruzó el océano”. Sobre cómo vive América Latina la Semana Santa actualmente, ha afirmado que son muchas las ciudades que mantienen las tradiciones originarias de la primera evangelización americana “en las que la Semana Santa se vive de modo similar a las de las ciudades españolas, y especialmente a las andaluzas”, y ha añadido “las cofradías y hermandades son protagonistas de esta religiosidad popular”. Asimismo, ha resaltado que “la religiosidad popular es una legítima manera de vivir la fe”. En referencia al Santo Padre ha asegurado que sólo tenemos que observar sus gestos “que dicen más que sus palabras”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta