Mejora el alcance y reduce el tamaño de los identificadores de bolsas...

Mejora el alcance y reduce el tamaño de los identificadores de bolsas de sangre

Eva Ortiz.
Eva Ortiz.
Eva Ortiz.

La ingeniera telemática y máster en Telecomunicación Eva María Ortiz ha logrado con su proyecto final de posgrado mejorar notablemente las prestaciones de las antenas integradas en las etiquetas de las bolsas de sangre, posibilitando que su identificación sea mucho más rápida y fiable.
El Trabajo Fin de Máster de la estudiante de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) contribuye a mejorar la trazabilidad y seguridad de las transfusiones y agiliza la gestión de la sangre almacenada. También evita la colocación de aislantes junto a la antena, como los que se utilizan en los dorsales inteligentes de pruebas deportivas.

La investigación, que ha dirigido el profesor Alejandro Álvarez Melcón, ha optimizado el rendimiento de las etiquetas RFID (Radio Frequency IDentification) con diversos tamaños de antena. “Hemos triplicado el alcance con las dimensiones que se utilizan actualmente y lo duplicamos con antenas de proporciones un tercio más pequeñas, lo que reduce su coste”, resume el docente.

“Las antenas reciben la señal de radiofrecuencia del lector y activan un chip que emite la identificación con la información sobre la sangre”, explica la alumna. “El problema es que la sangre puede absorber la radiación y desintonizar la antena, por lo que hasta ahora el lector sólo era eficaz colocándose a entre 30 y 40 centímetros. Con nuestra antena se pueden detectar los identificadores hasta metro y medio, lo que posibilita la lectura de muchas más bolsas al mismo tiempo”, argumenta.

“Partimos de las antenas existentes en el mercado y las propuestas por la comunidad científica y las fuímos optimizando introduciendo y doblando unos dipolos entre dos placas metálicas”, detalla Ortiz. “Fue todo un logro que las mediciones realizadas en la cámara anecoica de la UPCT coincidiera exactamente con las simulaciones que Eva había realizado”, destaca su director.

La alumna, de 24 años y de Molina de Segura, está ahora codirigiendo un Trabajo Fin de Grado para mejorar las antenas de identificación de los tubos de sangre. La estudiante ha destacado también como becaria de la Cátedra Telefónica-UPCT al ser seleccionado su proyecto de una nueva arquitectura operativa para la utilización de Android desde dispositivos virtuales conectados en la nube como finalista nacional del programa de emprendimiento tecnológico Talentum Startups.

No hay comentarios

Dejar una respuesta