Los lobos son buenos para la caza y la vegetación, según un...

Los lobos son buenos para la caza y la vegetación, según un estudio del proyecto LIFE Lobo Andalucía

Los lobos eliminan los individuos enfermos y viejos y ayudan a regenerar la vegetación de las zonas con grandes densidades de ciervos.

El lobo efectúa una labor de selección sobre los ungulados que la actividad cinegética llevada a cabo por el ser humano es incapaz de realizar, eliminando a los individuos enfermos y a los más viejos y propiciando una caza de mayor calidad, con ejemplares más salvajes y sanos. Además la presencia del lobo propicia que la vegetación natural se pueda regenerar en muchas zonas con enormes densidades de ciervos, que la fauna y la flora sean más diversas y más ricas, y que se restauren algunas funciones ecológicas perdidas. Estas conclusiones se recogen en la publicación “Buenas prácticas de gestión en zonas loberas”, que forma parte del proyecto LIFE Lobo Andalucía (LIFE Southern Wolves), cuyo objetivo es facilitar la coexistencia entre el ser humano y el lobo en una zona tradicionalmente ocupada por la especie como Sierra Morena. Su autor es Juan Carlos Blanco, biólogo que lleva más de 25 años dedicado al estudio y conservación del lobo en España. 

Blanco aborda la relación del lobo con la caza mayor en las fincas privadas de Sierra Morena provistas de cercados cinegéticos de gestión, una peculiaridad casi exclusiva del sur de España y muy poco estudiada. Cuando los ciervos u otras especies de caza mayor se encuentran confinados en recintos vallados y llevan décadas sin ser objeto de depredación por parte de grandes carnívoros, los lobos pueden ejercer sobre ellos una mayor labor de selección que la que causan sobre los ciervos que viven en condiciones naturales, influyendo muy positivamente sobre los ecosistemas donde viven. 

En la publicación se hace hincapié en la presencia cultural permanente del lobo en Sierra Morena desde tiempos inmemoriales, presentando también los aspectos más importantes de su gestión. Se reconoce que los conflictos se multiplican en los lugares donde el lobo reaparece tras décadas de ausencia, en buena parte porque la gestión ganadera no está adaptada a la presencia del cánido. Blanco expone que la mejor forma de proteger al lobo es evitar los conflictos y por ello conviene desarrollar donde sea posible proyectos de prevención y protección del ganado doméstico: vallas y barbacanas, uso de mastines, cerramiento nocturno…

Sistema ágil de indemnizaciones

El manual aborda también del papel de la Administración en la reducción del conflicto que se crea en torno al lobo, que a veces enfrenta a distintos sectores de la sociedad. Para Blanco es crucial un sistema ágil de indemnizaciones, para que los ganaderos cobren las pérdidas de forma muy rápida, pues si el dinero tarda mucho tiempo en llegar a los destinatarios, los perjudicados por los daños sienten como si no les hubieran pagado.

Se señala en el manual de Life Lobo Andalucía que algunas de las iniciativas propuestas en la Estrategia Nacional de Conservación del Lobo, consensuada entre el Ministerio de Medio Ambiente (2006), las Comunidades Autónomas y diversos expertos, pueden resultar muy útiles también en Sierra Morena. Entre ellas destaca, por ejemplo, la posibilidad de reconocer la buena gestión e incentivar medidas de gestión contractual y convenios de colaboración con fincas privadas que alberguen manadas reproductoras en las que se compruebe la supervivencia de los cachorros.

La publicación puede descargarse en formato pdf en la sección Fondo Documental – Materiales en www.lifelobo.es 

¿Qué es el LIFE ‘El lobo en Andalucía: cambiando actitudes’?

El proyecto LIFE ‘El Lobo en Andalucía: cambiando actitudes, una iniciativa europea sobre Gobernanza e Información Medioambiental’ (LIFE15GIE/ES/000962), Life Southern Wolves en su denominación en inglés, es una iniciativa europea para la conservación del lobo ibérico en Sierra Morena a través de una coexistencia sostenible entre la especie y las poblaciones rurales, en particular con sectores clave como el ganadero y el cinegético, para evitar así su extinción en Andalucía. Tiene una duración de 4 años, de 2016 a 2020, y cuenta con un presupuesto de algo más de 1,6 millones de euros, cofinanciados por la Comisión Europea.

Está siendo liderado y coordinado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y en él participan también la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, WWF-España, la Federación Andaluza de Caza (FAC), la Asociación de Propietarios Rurales, Productores de Caza y Conservadores del Medio Natural de Andalucía (Aproca), la Asociación empresarial de criadores y titulares de cotos de caza de Andalucía (Ateca) y la Asociación de Pastores por el Monte Mediterráneo (APMM).

El Life Lobo Andalucía se desarrolla concretamente en el área de distribución de la población de lobo más meridional de Europa: la zona centro-oriental de Sierra Morena (Andalucía). En total se actúa sobre 20 municipios, 10 de la provincia de Córdoba y 10 de la provincia de Jaén, 4 Parques Naturales de Andalucía, una Reserva de la Biosfera y sobre numerosos espacios incluidos en la Red Natura 2000.

El proyecto LIFE ‘El lobo en Andalucía: cambiando actitudes’ se encuadra de forma pionera dentro del Área de Gobernanza e Información Medioambiental del subprograma de Medio Ambiente. Su finalidad es que la ciudadanía participe en la gestión de la naturaleza, asumiendo responsabilidades en materia de protección de especies protegidas como parte fundamental de un patrimonio natural del que es deseable que disfruten las generaciones futuras. 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.