La UPCT patenta un superplástico mejorado con grafeno

La UPCT patenta un superplástico mejorado con grafeno

Los descubridores de este nuevo superplástico muestran una pequeña lámina.
Los descubridores de este nuevo superplástico muestran una pequeña lámina.
Los descubridores de este nuevo superplástico muestran una pequeña lámina.

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) ha logrado la concesión en exclusiva de la primera patente con revisión previa (B2) que se concede a nivel mundial sobre una versión del plástico ABS mejorado gracias al grafeno (material cristalino de carbono puro hexagonal de un solo átomo de espesor).

El procedimiento descrito en la patente es capaz de lograr un “superplástico” más resistente, tenaz y elástico que el original, mediante la dispersión homogénea en su matriz del grafeno que el propio equipo investigador produce en sus laboratorios. Todo el proceso necesario para desarrollar este nuevo material ha requerido más de cuatro años de trabajo y ha sido financiado en su totalidad con recursos de la propia UPCT, por lo que la Politécnica es propietaria en exclusiva de todos los derechos sobre esta tecnología.

El Acrionitrilo-Butadieno-Estireno (ABS) es conocido como el plástico de la ingeniería, debido a que su elaboración y procesamiento son más complejos que los de los plásticos comunes. El ABS es un termoplástico muy utilizado en automoción y otros usos tanto industriales como domésticos por ser muy resistente a los impactos. También es uno de los principales materiales empleados para la impresión en 3D.

“La inmensa mayoría de las patentes sobre tecnologías relacionadas con el grafeno se solicitan desde china y son de tipo A1. Esto significa que solo son solicitudes y que no han pasado ningún tipo de revisión previa ni verificación de ninguna clase. Una patente tipo B2 ya es una concesión en firme que ha sido concedida tras un exhaustivo examen previo por parte de la Oficina de Patentes”, explica Beatriz Miguel, vicerrectora de Investigación.

“China está muy interesada en alcanzar a Europa en patrimonio tecnológico y desgraciadamente el ciberespionaje es algo a la orden del día en campos como la nanotecnología. Esta patente es muy robusta legalmente y protegerá llegado el caso los derechos de la UPCT en términos de propiedad intelectual e industrial”, añade”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta